dependencia.info

La Generalitat planifica cerrar una de cada tres residencias de mayores (y quizás no se ha dado cuenta)

Por Josep de Martí
miércoles 19 de febrero de 2020, 01:58h
Josep de Martí
Ampliar
Josep de Martí (Foto: Inforesidencias.com)

El mapa de las residencias de mayores en Cataluña tiene una peculiaridad: de las aproximadamente 1.000 residencias asistidas que existen en la actualidad, 542 tienen menos de 50 plazas.

Es más, una de cada cuatro residencias asistidas para mayores en Cataluña tiene 25 plazas o menos.

Datos del Informe del Registro RESES de 2018

Es cierto que, si miramos el número de plazas totales, sólo un 10% del total está en residencias de menos de 25 plazas, y también que el número de residencias pequeñas lleva unos años disminuyendo, sobre todo por motivos inmobiliarios (se les acaba el contrato de alquiler y no se lo renuevan).

Esta peculiaridad hace que, en Cataluña exista una patronal, Upimir, que agrupa precisamente a pequeñas y medianas residencias.

Actualmente en el sector geroasistencial catalán se escucha un rumor de fondo que ha puesto en marcha la Generalitat al querer incrementar la ratio mínima que se exigen a las residencias de mayores (o sea, cuánto personal debe trabajar en una en relación con el número de residentes que atiende).

Actualmente la ratio es del 0,25 de atención directa y 0,10 de indirecta. Se exigen unas horas de dirección, otras de responsable higiénico sanitario y un complicado sistema cálculo del personal que debe trabajar en turno de noche:

La verdad es que cómo se llegó a establecerse ese escalado tan raro resulta sorprendente y no tuvo que ver con ningún elemento de lógica sino más bien de negociación entre administración y diferentes patronales que en 1996 actuaban en el sector geroasistencial catalán.

Siendo cierto que este sistema no tiene lógica, también lo es que, durante los veinticuatro años que lleva funcionando ha marcado el perfil de un sector, sobre todo, por el lado de los pequeños. Existe un sorprendente número de residencias de 35 plazas, el límite a partir del cual hacen falta dos personas en turno de noche y, el hecho de que hasta ese número de residentes pueda haber una única persona atendiendo en horario nocturno (más una localizable) ha permitido que se mantenga el elevado número de lo que podríamos llamar mini-residencias.

El pasado verano la Generalitat inició un proceso participativo para conocer opiniones sobre un proyecto de modificación de ratios mínimos, que supondría su ampliación y que en todo momento en todas las residencias deba haber dos empleados presentes. Yo me animé y participé en el proceso haciendo aportaciones y pidiendo, sobre todo, que, si el proyecto salía adelante, en algún punto analizase cuántas residencias deberían cerrar si se llevaba a cabo y cuál sería el coste. Por entonces no sabía que eso de los procesos participativos son pamemas con las que se entretienen los burócratas, no aceptaron las ideas de nadie y los cambios de lo original a lo que salió de allí fueron mínimos.

La propuesta que ha salido de aquel proceso participativo y que ahora va por el camino de convertirse en Decreto es la siguiente:

"Personal: disponer del personal de atención directa en una proporción profesional / persona atendida no inferior al 0,28, que garantice que el cómputo anual de horas se distribuye uniformemente y con frecuencia semanal. Se consideran personal de atención directa los auxiliares de gerontología o equivalente, los profesionales del grupo sanitario (diplomado / a en enfermería, médico / a y fisioterapeuta) y los profesionales del grupo social (educador / a social, terapeuta ocupacional, diplomado / a en trabajo social, y psicólogo / a).

"El ratio de presencia física mínima de personal de atención directa debe ser de 1/15 en horario diurno, de 7 a 21 horas. En el cómputo de este ratio se incluye la dedicación de 1 hora / semana para profesional / persona atendida de un profesional del grupo social o sanitario.

"En horario nocturno, de 21 a 7 horas, la atención se debe garantizar con un ratio de presencia física de auxiliares de gerontología de 1/35.

"En todo caso, hay que garantizar a las residencias, durante las 24 horas del día, la presencia física continuada de un mínimo de dos profesionales.

"También hay que disponer de personal de atención indirecta en una proporción profesional / persona atendida no inferior al 0,11, que garantice que el cómputo anual de horas se distribuye uniformemente y con frecuencia semanal. Se considera personal de atención indirecta el de limpieza, en una proporción profesional / persona atendida no inferior a 0,040; el de cocina, en una proporción profesional / persona dada no inferior a 0,030; el de lavandería, en una proporción profesional / persona atendida no inferior a 0,024; el de mantenimiento, administración, dirección técnica y las funciones de otro personal que quede acreditado, en una proporción no inferior a 0,016, que garantice la dedicación de la dirección técnica prevista en el artículo 20.3 de este Decreto, y que en todo caso no debe ser inferior a 10 horas semanales.

"En caso de que el servicio de cocina se preste mediante un servicio de catering, el centro debe disponer de personal de cocina en una proporción profesional / persona atendida no inferior a 0,008.

"Cuando el servicio de lavandería se preste mediante una empresa externa, el centro debe disponer de personal en una proporción profesional / persona atendida no inferior al 0,008".

La explicación que dan para el cambio se basa en que es una necesidad para mantener un nivel adecuado de calidad ante el perfil cambiante de los usuarios, además que el requisito ya lo cumplen las residencias públicas y las acreditadas.

Ahora estamos en la segunda fase del proyecto y es la información pública del proyecto. Llevo todo el día hablando con diferentes personas de este tema y el nivel de preocupación es importantísimo, sobre todo entre las de menos de 35 plazas, más o menos un tercio del total.

Para una residencia de 25 plazas la medida supone aumentar en algo más de dos personas la plantilla (el turno de noche previsto es de 10h que multiplicadas por 365 días y teniendo en cuenta que la jornada anual es de 1792 horas, da ese resultado). Algo que puede afectar la viabilidad misma de la residencia. Pero también las que son más grandes están sacando la calculadora y haciendo cuentas. Aunque la subida de ratios es en apariencia pequeña (del 0,25 al 0,28) y todas las que son colaboradoras y concertadas cumplen de sobras, el problema es que, pasar a gerocultores al turno de noche supone imponer cambios que afectan la conciliación de la vida familiar y pagar pluses de nocturnidad. Para residencias que trabajan con turnos de 12 horas (“semana corta/semana larga”) el nuevo requerimiento puede obligar a hacer cambios más profundos.

He estado hojeando el informe económico y dice que el aumento de ratio supone 7,1 millones de Euros para las residencias privadas. Para las colaboradoras o concertadas, el informe de afectación presupuestaria, dice que no supone incremento de gasto público

En la situación actual, si se lee lo que dijo la administración durante “el proceso participativo” queda claro que a la Generalitat le resulta totalmente indiferente que cierren doscientas residencias. Es posible que haya muchos propietarios de residencias más grandes a quienes tampoco moleste este incremento, si a cambio ven como se reduce la competencia con el cierre de unos cuantos centros.

Por supuesto, pueden aparecer soluciones sui generis, basadas precisamente en la naturaleza de muchas de esas mini-residencias que es que, en la mayoría de los casos, tienen naturaleza de auto-empresa, o sea, el propietario trabaja en ellas y les dedica tiempo, mucho tiempo. En algunos casos quizás los miembros de la familia propietaria, normalmente autónomos, vuelvan a trabajar en la atención directa, algo que era muy común hace unos años.

En otros casos puede suceder lo que nos presentaba la Voz de Galicia la semana pasada. O sea, que la gente empiece a ofrecer casas para “compartir con gente mayor que esté sola”. La noticia habla de un buen hombre con una casa muy grande que dice «Vamos a ver. Yo tengo una casa enorme, con todas las comodidades pero que se me ha quedado muy grande. Mi idea es alquilar las habitaciones y, de esta manera, hacer frente a los gastos de la vivienda de forma conjunta y ayudarnos mutuamente. Podríamos contratar a una persona para la limpieza de la casa y para que nos hiciese la comida. Como hay cinco habitaciones, cada uno tendría su intimidad pero compartiendo las zonas comunes. Es decir, habría autonomía y libertad total, pero dentro de un orden. Sí, sí. Saldría mucho más barato que una residencia de mayores, que son una auténtica estafa. Calculo que con unos 1.200 euros al mes se podría gestionar la casa con holgura. Así, cada uno aportaría unos 300 euros, aparte de los gastos para la comida. No solo saldría yo beneficiado, sino también cualquier otra persona que quiera vivir acompañado y quiera tener una buena calidad de vida».

Cuando empecé a trabajar como inspector de residencias en 1991 nos encontrábamos casas y pisos de este tipo. En apariencia un grupo que compartían, en realidad alguien “salía beneficiado”. ¿Es lo que queremos?

La realidad de las residencias es que, debido al reto demográfico cada año deberíamos estar añadiendo unas 2.000 plazas nuevas en Cataluña (entre 8.000 y 10.000 en el conjunto de España) a las existentes, ¡sólo para mantener lo que tenemos! Esto es así porque cada día hay más personas mayores.

Las políticas, por muy bien intencionadas, que puedan tener como resultado el cierre de residencias y disminución de plazas deberían considerarse con especial cuidado ya que pueden producir un efecto perverso.


Esta es la evolución de número de plazas en residencias sociales. En cinco años el número creció en 2.356 plazas, o sea que, lo que necesitábamos crecer en un año hemos tardado cinco.

Si cerrasen las residencias de menos de 25 plazas volveríamos a la situación de 2010.

Si es lo que quiere la Generalitat debería decirlo y defenderlo. Estoy seguro de que encontraría partidarios y detractores. Lo que no está bien es que pueda llegar a obtener un resultado no deseado sin, ni siquiera, haberlo dicho.

A ver qué pasa.

Encuentre residencias en Girona

Valora esta noticia
4,5
(2 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios