dependencia.info

EL RINCÓN DEL DIRECTOR

¿Me la juego o no?

Opina sobre este caso práctico en la gestión de residencias y envíanos lo que harías tú en esta situación.

En la residencia la Marismas, de la que por cierto eres el/la director/a, se ha planteado uno de esos casos que, según la forma que elijas de afrontarlo, puede marcar el futuro del centro.

Todo empezó hace un año con una situación peculiar: una residente que había ingresado desde el hospital sufriendo demencia y con una úlcera por presión bastante grande en la espalda empeoró al poco de ingresar y volvió al hospital. A parecer en esa segunda estancia hospitalaria la herida se infectó con una bacteria resistente llamada MRSA. Cuando nos llamaron del hospital para decirnos que nos la volvían a enviar nos avisaron de que vendría con un protocolo para evitar que la bacteria pudiera contagiar a otros residentes y con un plan de curas de las úlceras que iba a requerir una intervención bastante intensiva por parte de la enfermera del centro.

Como siempre hemos colaborado con el hospital aceptamos el reingreso y vimos que el protocolo obligaba a tener a la residente apartada del resto en una habitación individual, con unos requisitos de higiene y unos circuitos de ropa a los que no estábamos acostumbrados. Como la usuaria ocupaba habitación doble tuvimos que arreglar las cosas y hacer cambios para asignarle una individual y finalmente sobrecargamos a una de las enfermeras y tuvimos que comprar algún material que era necesario para aplicar el protocolo pero que el hospital no nos facilitó.

Todo ello nos supuso un sobrecoste que tuvo que aceptar la propia residencia ya que la familia dijo que no podía asumirlo y no teníamos esa circunstancia prevista en el contrato. A pesar de todos los esfuerzos, la residente murió al cabo de tres meses. Al comunicarlo informalmente al hospital nos han dicho que, a pesar del desenlace están muy contentos de cómo hemos atendido a la paciente y hemos aplicado el protocolo y el plan de curas.

Como residencia social estamos obligados a tener unas horas de enfermera y por la normativa autonómica otras de médico, pero sabemos que no somos un centro sanitario por lo que la experiencia pasada nos dejó un sabor agridulce.

Ahora se nos ha presentado un caso que nos ha preocupado mucho:

Hemos tenido una baja de una persona que ocupaba una plaza concertada y nos han enviado desde servicios sociales el expediente de la persona que ingresará en el centro dentro de 48 horas proveniente del hospital a ocupar la plaza. Es un hombre de 84 años diabético y con deterioro cognitivo al que han amputado recientemente ambas piernas y que ingresará con una sonda y con plan de curas que, de nuevo precisará de una intensa intervención sanitaria.

De forma urgente hemos reunido al equipo y tanto la médico como las enfermeras han dicho que con la situación actual de los residentes, si ingresamos a otros con el perfil del nuevo necesitarán que aumentemos la plantilla ya que de otra forma no se puede garantizar el servicio.

Lo hemos comentado telefónicamente con nuestra persona referente en servicios sociales y se ha mostrado molesta. Nos ha dicho que no podemos elegir y que estamos obligados a aceptar el ingreso de una persona que viene a ocupar una plaza concertada. Que si nos negamos a aceptarlo podríamos perder el concierto.

Hemos hablado con el hospital y nos han dicho que tenemos buena fama y que seguro que podemos hacerlo.

Nuestros profesionales dicen que sí, siempre que se amplíe la plantilla. De otra forma no se podrá ofrecer una atención adecuada al resto de los residentes.

Parece que hagas lo que hagas te la juegas. ¿Qué harías tú?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Me la juego o no?

    Últimos comentarios de los lectores (9)

    230 | Joan R - 28/11/2017 @ 17:37:16 (GMT)
    En primer lugar, cuando aceptamos tener residentes que ocupan plaza pública, sabemos que algunos pueden venir con mucho mas dependencia que la reconocida por la Lapad. No es menos cierto que tambien tenemos algun que otro residente, quizas los menos, que tienen reconocida una dependencia superior y "nos dan poco trabajo" y de este no nos quejamos tanto, en fin unos son mas "rentables" que otros. Ahora bien, a nivel de atención, en el caso del paciente con MRSA las residencias acostumbran a valorar el bienestar del paciente y que estara mejor en el centro que en un hospital. Los hospitales de aquí son buenos curando, pero no me cabe duda que nosotros somos infinitamente mejores cuidando o si no veamos como nos vuelve un residente despues de unos dias en el hospital: mas ulcerados, si hay deterioro cognitivo atados, etc.. Si aceptamos estos casos es por el paciente y tambien para quedar bien con el hospital que es quien es un buen prescriptor, no lo olvidemos. En cuanto al comentario de la referente, nada la tipica "amenaza" del típico funcionario que se cree superior, al menos tal cual esta redactado en el caso.
    229 | Marga Chacón - 27/11/2017 @ 17:39:52 (GMT)
    Mara: cualquier resindencia debe cumplir unos requisitos y entre ellos está el tener un equipo interdisciplinar.
    228 | Marga Chacón - 27/11/2017 @ 17:32:49 (GMT)
    En una residencia concertada, debéis acoger a los ancianos que puedan o no puedan valerse por sí mismos y con sus enfermedades. Si hay una enfermedad grave se puede llevar a un hospital, pero no garantiza que la devuelvan a la residencia . En cualquier caso se ha de reunir todo el equipo para saber cómo tratar el asunto. , Director,Medico, enfermera, fisioterapeutas,(en caso de ser necesario) psicólogos. Cada uno tiene su función, pero es necesaria una buena coordinación, y asistente social que presente el caso, que es quien sabrá los datos necesarios para poder actuar. Los auxiliares aquí son muy importantes, así que sería conveniente que estuvieran presentes
    227 | Carmen B E - 27/11/2017 @ 10:10:22 (GMT)
    Considero que al ser un centro público socio-sanitario se debería aceptar al paciente y cuidarlo debidamente, los costes del material o medicamentos los debería sufragar la administración, quizá pediría supresión semanal desde el hospital para asegurarme de la buena evolución del paciente y tener responsabilidades compartidas. Haría cambios de personal poniendo atención especial de enfermería a este tipo de pacientes mas delicados, las auxiliares mas experimentadas cuidando a los residentes habituales e incorporaría auxiliares de prácticas para el trabajo mas básico. Creo que deberíamos ir todos de la mano y ayudarnos para atender mejor las necesidades de la población que necesitan estas atenciones. Creo que para esto se han creado los socio-sanitarios. Carmen B E
    226 | Andrés Rueda - 25/11/2017 @ 01:00:41 (GMT)
    1. Si este perfil de pacientes iria así a su casa, puede ir a la residencia. 2. Bajo que condiciones? bajo aquellas que la ley nos obliga, ni menos, ni más. 3. Por parte de los servicios sanitarios públicos se le debería cubrir el servicio que exceda al que deba prestar el centro por si ratio correspondiente 4. Asumir más asistencia implica asumir las consecuencias derivadas de ello, especialmente ante complicaciones que terceros quieran rentabilizar en forma de demandas. Esto podría derivar en acusación de posible imprudencia temeraria y eso quiere decir vérselas con el código penal. Ahí dejo esto para reflexionar. La normativa actual nos expone a serios riesgos. Este es un tema apasionante de muchísimo calado. Saludos!
    225 | Juan Jose Rodriguez Campos - 23/11/2017 @ 13:49:56 (GMT)
    Evidentemente el caso tiene dos partes, la primera con la residente de la bacteria no admitir a la residente mientras tenga la bacteria y en todo caso de llevarla al Centro con el compromiso de la Seguridad Social, que es al responsable, de que todos los gastos añadidos y todo el material que necesite esa residente deben de suministrarlo ellos, ni la residencia ni la familia, pues si se quedara en el hospital lo asumirían, ademas de que es su obligación. En segundo lugar el residente con las piernas cortadas. Cuando tu entras al concierto, acuerdo o lo que tenga cada autonomía, no se especifica que te tengan que mandar residentes con un cierto estado de salud. Al ser plaza publica debes aceptarlo. Porque también tiene este caso una segunda lectura, si fuera por plaza privada seguro que lo aceptábamos. Dicho esto, estoy con Mara en que somos centros sociales y no sanitarios. Este invento de CENTROS SOCIOSANITARIOS, les ha venido muy bien a las Administraciones.
    224 | Oscar - 23/11/2017 @ 12:48:06 (GMT)
    Buenos días. Dado que dudo mucho que pudiera perderse el concierto, en primer lugar trasladaría el rechazo a dicho ingreso a través de un informe justificativo completo y exhausto exponiendo las razones de dicho rechazo (motivos sanitarios, organizativos, materiales e incluso legales). Sin embargo, esto provocaría un poblema de otra índole; nuestra negativa supondría una peor (no me cabe duda) atención a Manuel (ya lo he bautizado!) que se vería afectado por una problemática ajena a su situación... Por tanto, la decisión se debate realmente entre "delimitar el alcance de los servicios y atenciones sanitarios en la residencia a costa de que Manuel pague las consecuencias" o "atender al residente y perder la oportunidad de marcar los límites de nuestras obligaciones". Y como hay que mojarse, me mojo: mi decisión sería aceptar el ingreso y en paralelo reclamar al organismo responsable del concierto marcando los límites de nuestras obligaciones como residencia.
    223 | Mara - 21/11/2017 @ 12:02:18 (GMT)
    somos centros sociales, no sanitarios; se nos está haciendo asumir trabajo y responsabilidades sanitarias para las que no estamos preparados. dicho esto, parece que en un principio habría que aceptar el ingreso pero con posterioridad se debería derivar al hostipal ante cualquier problema sanitario, no administrar nunca medicación intravenosa ya que es algo absolutamente clínico y no hacer nada que no hiciéramos en un domilicio. Tenemos que marcar de una vez los límites que nos están suponiendo un gran sobre esfuerzo de recursos y riesgos de complicaciones para los que servicios sociales no estamos preparados ni tenemos porqué estarlo.
    218 | Rafael Gonzalbez Sisamon - 16/11/2017 @ 18:42:19 (GMT)
    Buenas tardes; No queda más remedio ante el riesgo que supone perder el concierto que ingresar al Sr. esto está bastante claro para mi. Así que no va a quedar mas remedio que incluirlo en las "rondas" de curas y asumir que es un residente más con unos cuidados un poco especiales en cuanto a tiempo e intervalos. No aumentaría la plantilla,sin embargo si que informaría a la trabajadora social de las limitaciones como centro tenemos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.