dependencia.info

PROLONGA EL MÉTODO I FEEL

'El planazo', cápsulas formativas para "abrir la mente y ver otra realidad en la atención a las personas mayores"

La directora del Centre Geriàtric de Lleida y co-fundadora del Método I FEEL, Carol Mitjana.
Ampliar
La directora del Centre Geriàtric de Lleida y co-fundadora del Método I FEEL, Carol Mitjana. (Foto: Centre Geriàtric de Lleida)
jueves 20 de abril de 2023, 00:02h

Gran3dad ha preparado para profesionales del sector de la geriatría y la dependencia Cápsulas Formativas PRESENCIALES con el fin de proyectar y descubrir nuevas habilidades transformadoras que respeten los ciclos vitales de las personas mayores.

"Pero lo que iba a ser una cápsula formativa intensa para aprender una nueva técnica llamada 'El planazo', que sirve para crear hojas de rutas reales para las personas que viven en una residencia, se convirtió finalmente en una experiencia vital abierta al cambio nutrida de grandes profesionales del sector que cargaron pilas para seguir transformando la atención a las personas mayores".

Así explican en el Centre Geriàtric de Lleida lo que está suponiendo este curso que desarrolla y extiende el Método I FEEL, que explica su directora Carol Mitjana, también Co-Founder y CEO de esta metodología, que propone "abrir la mente (open mind) y ver otra realidad en la atención a las personas mayores respetando su ciclo de vida y sus biorritmos".

Aboga por "ser atrevidos, por ser grandes profesionales del sector y, sobre todo, por estar preparados para todas las evoluciones que vayan sucediendo". Carol Mitjana, con la pasión que le carateriza, lo explica todo con más detalle:

Para ubicar, ¿en qué consiste exactamente este curso?

'El planazo' es un curso de unas 6 o 7 horas que es como una cápsula. Lo llamamos así, cápsula, porque lo impartimos sobre todo en la residencia (Centre Geriàtric de Lleida) que es lugar donde está aplicada 100% la metodología.

Para nosotros es muy importante que sea ahí porque, ya que explicamos 'El Planazo', que en realidad es una herramienta facilitadora para diseñar un PIAI/PIA pero un poco más elevado de lo normal para poder organizarnos, para poder hacer una verdadera atención dirigida a la persona, es muy importante que las mismas personas que se están formando vean in situ como es el día a día, para que se puedan impregnar de esta manera de vivir, de funcionar, puedan conocer a los equipos y las personas usuarias del centro.

Para nosotros está inmersión es muy importante porque hay formaciones en las que te explican muchas cosas, pero cuando utilizas el ejemplo y lo puedes palpar, lo puedes tocar, preguntar e intervenir, es un más a más.

¿Qué es lo que más te entusiasma de este curso y por qué?

Lo que más me motiva es el poder explicar y expandir una manera diferente de hacer las cosas porque el objetivo es otro, es vivirlo cada día y ver que cambiando pequeñas cosas hay grandes cambios. Me entusiasma que al compartirlo y debatirlo con gente del sector, con grandes profesionales que vienen a impartir la formación, todos aprendemos. !Es muy chulo!

¿Cuál es la principal habilidad o conocimiento que se llevan las personas que han hecho el curso, esta cápsula formativa?

'Open mind', abrir la mente. Ver que existen otras maneras de hacer las cosas. Nosotros siempre decimos una cosa: "Os vamos a explicar nuestra experiencia, cómo lo hemos hecho, cómo lo hacemos y qué resultados obtenemos. Al final, todo lo que queráis aprender de nuestra experiencia, que nos ha funcionado y que nos ha funcionado muy bien, perfecto. Pero también es muy importante que entre todos entendamos que estamos en un sector donde vamos a ser escogidos, es decir, que tiene que haber muchas opciones".

Es como cuando hacemos los viajes geroasistenciales con Inforesidencias.com, que vamos a otros países y vemos otras realidades. Esto nos abre la mente. No quiere decir que lo que veamos en otro país tengamos que copiarlo y aplicarlo aquí porque allí funciona muy bien, no. Son diferentes culturas, edificios y equipos. Pero sí que nos permite abrir la mente y entender que no solo hay un camino, sino que tenemos que ser abiertos, ser evolutivos, entender que podemos hacer las cosas de otra manera y, sobre todo, no tener miedo. Todo lo contrario, tenemos que ser atrevidos, ser grandes profesionales del sector y estar preparados para todas las evoluciones que vayan sucediendo.

¿Cómo sabes que los participantes han captado y aprendido realmente el objetivo del curso? ¿Cómo sabéis que vuestro mensaje ha calado?

Primero de todo, porque se crea un ambiente profesional muy bonito, muy de tú a tú, hablamos de cosas muy reales y, además, lo hacemos dentro de una residencia, del gran cowork, pero que está dentro del centro, un lugar en el que todos nos sentimos muy cómodos porque somos profesionales del sector y hablamos el mismo idioma.

Decimos que es una cápsula de aprendizaje mutuo porque nos explicamos muchas cosas y hablamos desde el corazón. Porque este es un sector del corazón, de pasión, y se crean unas sinergias muy bonitas. Por eso, después, todas las personas que han estado en la cápsula y lo quieren, tenemos un contacto posterior.

A las personas que realmente les impacta y te dicen que quieren trabajar para reconocer su marca, para reconocer mejor sus valores, nosotros les acompañamos. Estamos viendo cosas maravillosas, porque al final de una experiencia de unas horas que compartimos pueden abrir la mente, y viendo que se pueden hacer las cosas de otra manera, quitarse esos miedos, consiguen variar la estructura de esta forma de trabajar tradicional que durante muchos años ha sido fija.

Por el hecho también de que comparten con los acompañantes de vida, con el equipo gerocultor, con los técnicos y participan en la formación. Ellos también explican su punto de vista. También participan usuarios. Por eso es tan importante realizarlo dentro porque es cuando se produce toda esta mezcla tan bonita que nos enriquece a todos continuamente.

Este curso lo hacéis de manera presencial y experiencial pero los interesados también pueden seguirlo de forma on line... ¿Hay diferencia entre hacerlo de una forma y de otra?

Así es, lo hacemos a través de la plataforma de TIC Formación. Y sí, son diferentes los cursos por razones obvias. Yo soy más de que te sumerjas dentro. Hoy en día estamos muy acostumbrados a mucha información y formación y de muchos temas y a veces es bonito parar, tocar, sentir, abrazarnos...

¿Qué diferencias más evidentes existen entre otros métodos de ACP y el Metodo I feel que impartís vosotros?

La ACP es un concepto que se ha utilizado mucho y de muchas maneras. Por eso, es un concepto en el que no me gusta encajarme porque quiere decir muchas cosas y al final cada uno se queda con el lado que cree importante. Creo que el Método I Feel, lo que lo diferencia, y así lo definimos, es esta atención dirigida a la persona.

La gran diferencia es que entendemos que cada persona es única, que cada persona hemos vivido y vivimos siguiendo nuestros biorritmos, nuestro ciclo vital, lo que nos hace despertar cada día, lo que somos en cada una de nuestras facetas de la vida, pero hay un momento, por las razones que sean, que nuestras capacidades varían o nos aparecen nuevas necesidades. Pero esto no significa que la persona cambie. Carol no cambia pero quizá tengo dificultades para determinadas cosas o hay unas capacidades que me han variado.

Creo que la responsabilidad del sector es estar preparados para recibir a cada persona con su ciclo vital, saber conocerla, pero de verdad, no solo con tres preguntas. Entender cómo vive, qué la mueve, qué la hace despertar, qué es lo que te ha pasado, qué necesitas y en qué y cómo te puedo ayudar. Esto es muy importante porque también en el mundo residencial durante muchos años hemos creído que lo que conviene es lo que se tiene que hacer.

Escuchar y respetar y entonces poder dar estar herramientas que le faciliten el día a día a esta persona para que pueda continuar con su ciclo vital. No es solo que vayan a la residencia y digan que tal usuario está muy bien, no, es que digan que está bien porque hemos respetado su ciclo vital y le ayudamos en esas cosas y ofrecemos estas herramientas para que ellos tengan autodeterminación y sigan con sus ritmos y biorritmos.

Si no tenemos algo por lo que despertarnos a los 15, a los 25, a los 40, a los 65, a los 80 o a los 90... ¡esto es vital!

¿Qué recursos adicionales o apoyo brindáis después de terminado el curso?

Gran edad, al final, es una consultoría y lo que hace es ayudar en este cambio. Con la metodología y con diferentes sistemas que tenemos, acompañamos en lo que necesiten en cada uno de los centros. Cada uno de los grupos nos van diciendo qué necesitan.

Residencias de 3ª edad con precios en el Baix Llobregat


¿Qué recomendación haces a alguien que esté considerando hacer el curso pero que todavía no está seguro?

Que lo haga. Porque aplique o no, es muy importante empezar el viaje dando el primer paso y el primer paso es conocer, palpar, sumergirse porque es un sector muy evolutivo. Es verdad que el miedo de dar el primer paso lo hemos dado todos, pero es muy importante abrir la mente, ver otra realidad.

Para terminar, ¿puedes compartir alguna anécdota significativa que hayas vivido en el curso?

Pasó una cosa muy bonita un día que estábamos en el gran cowork, empezábamos la cápsula, nos estábamos conociendo y justo en el centro de vida, donde hay una cristalera grande y la puerta estaba entreabierta, estaban haciendo un taller de cocina con unas alumnas de 4º de Enfermería y entró una usuaria en nuestra sala con un pastel que habían cocinado. Se presentó y estuvieron todos hablando. Los que hacían la cápsula le estuvieron preguntando cosas y ella contestaba y preguntaba también al mismo tiempo.

Explicó dónde vivía, que resultó ser una casa muy autónoma, se sentó con todo el grupo y dijo que se iba a quedar a una parte de la formación porque la encontraba muy interesante. Estuvo durante una hora con nosotros. Las personas de la formación se mostraron muy integradas con esta usuaria. Hablábamos en 'El Planazo' de lo importante que es entender el ciclo vital de la persona y que cuando hay algún aspecto que varía, saber aplicar las herramientas adecuadas para que la persona pueda seguir con sus ritmos, sus biorritmos, que tenga autodeterminación para seguir haciendo las cosas.

Lo bonito fue que esta persona que nos había enseñado el pastel y se había sentado con nosotros a explicar qué hace y cómo vive y a escuchar tiene alzhéimer diagnosticado y en una fase un poco avanzada. Entendimos sus biorritmos, lo que le gusta y le facilitamos las herramientas. La cosa es que les pregunté cómo habrían actuado, cómo se habrían dirigido a ella, como profesionales, si les hubiera dicho antes que esta persona tenía esta enfermedad.

Fue como un replanteamiento porque muchas veces, desde el punto de vista de los profesionales, sin querer, estamos más pendientes de los diagnósticos, de sus necesidades y no de sus capacidades. Dejamos de dirigirnos a las personas de una manera neutra para poder entender las necesidades y en qué quieren ser escuchados.

PUEDE DESCARGAR AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN

O SOLICITAR MÁS INFORMACIÓN EN hello@ifeelelmetodo.es

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios