dependencia.info

¿Cambiar para que nada cambie?

El Secretario General de AESTE comparte su visión sobre las claves que afronta la atenión a personas mayores

jueves 07 de junio de 2018, 02:12h

Estamos en época de cambios, de movimientos políticos, de renovación de ministra y de consejera en la Comunidad de Madrid, de ciclo de expansión económica, de avance y progreso, de continuar innovando y mejorando cada día la atención a los mayores... y sin embargo, los avances en la Mesa de Negociación del Convenio Estatal no se hacen notar.

Nuestro sector necesita contar con unos sindicatos fuertes y recuperar el respaldo de los trabajadores, y las patronales han de mostrar también su unión y defender fielmente los intereses empresariales que dicen representar. Sólo si recuperamos la unión de los agentes sociales, la confianza mutua y el trabajo en común, podremos presentar nuevos retos a las Administraciones regionales, impulsar nuevos avances para los trabajadores del sector, y mejorar los indicadores de calidad de todas nuestras empresas.

Nos encontramos con una realidad de más de 5.500 residencias cuya ocupación mayoritaria corresponde a las plazas privadas puras y cuyos niveles de ocupación han crecido en los últimos años, pero no es menos cierto que también ha crecido la calidad exigida por los residentes, una población cada vez más formada y que demanda una tipología de servicios diferente de los de hace unos años.

Desde AESTE apostamos firmemente por la calidad en todos y cada uno de nuestros servicios, exigiendo unos altos estándares, y para ello queremos contar con los trabajadores mejor formados, con los más implicados y con aquellos que no quieran estar “de paso” en nuestro sector. Y para conseguirlo tenemos que adaptar el Convenio Estatal a la realidad del sector, contando con una clasificación profesional real y ajustada, con una definición de puestos que profesionalice el sector y, por supuesto, con unas mejoras en las condiciones laborales y salariales que hagan atractivo el sector de atención a la dependencia.

Atrás quedaron aquellos años de bonanza en el sector servicios en los que costaba encontrar profesionales que quisieran permanecer en las residencias y debemos hacer todos los esfuerzos que estén en nuestra mano para retener el talento. Y cuando hablo de talento, hablo de voluntad de trabajo, de cariño, de esfuerzo, de dulzura, de paciencia y de compromiso. Ése es el verdadero talento de nuestro sector; un sector eminentemente femenino y sobre cuya experiencia reside la buena atención a los mayores.

Desde AESTE hablamos de generosidad entre las patronales, de superar viejos miedos y resquemores, de avanzar todos juntos, de buscar objetivos comunes, de mirar por el interés de los trabajadores, de los mayores y de las empresas. Hablamos de compromiso, de no hacer discursos huecos, de “hacer sector” de verdad, no sólo mientras nos ilumina el disparo de un flash. Hablamos de lealtad institucional, de respeto, de compromiso, de respetar la palabra dada. Hablamos de un Convenio moderno que identifique las carencias del sector y resuelva las más de 700 consultas que se han realizado a la Comisión Paritaria, hablamos de evitar descuelgues piratas de empresas que “mal pagan” a sus trabajadores y hacen competencia desleal a los que cumplen la ley. A ese tipo de “empresarios”... no queremos representarles, y de hecho no vamos a hacerlo. Vamos a exigir calidad a todo el sector, analizando la problemática que puede darse por ubicación geográfica o por el tamaño de cada centro, pero sin que nos tiemble la mano en identificar, señalar y denunciar a los empresarios del sector que vulneran la ley.

Hablamos de formación, de investigación, de mejoras, de transparencia, de modernizar nuestro sector, de poner en común las mejores prácticas de nuestros centros, de compartir experiencias y reconocer la labor de los profesionales que nos ilusionan con su ejemplo. Hablamos de mostrar orgullosos esa cara de nuestro sector, de que alguien pueda escribir orgullosa de su profesión de gerocultora, de conseguir que una enfermera de una residencia no salga corriendo cuando en verano abran las bolsas de empleo de los hospitales públicos. Hablamos de orgullo de la profesión. Hablamos de profesionalidad. Hablamos de cambiar para que todo cambie.

Ése es el camino que desde AESTE hemos decidido trazar y en el que hemos invitado a caminar a nuestros compañeros del banco patronal. Ahora tan sólo nos queda descubrir quién está dispuesto a caminar por ese sendero al final del cual encontraremos el verdadero cambio que tanto necesita nuestro sector.

Jesús Cubero

Secretario General de AESTE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.