dependencia.info

Crece la dificultad para atraer enfermeras a las residencias

Crece la dificultad para atraer enfermeras a las residencias
miércoles 13 de septiembre de 2017, 13:13h
¿Por qué a pesar del elevado desempleo no se cubre la demanda de profesionales de enfermería en las residencias privadas?

La dificultad de encontrar enfermeras dispuestas a trabajar de forma estable en residencias, tanto públicas como privadas, es un problema que puede afectar a la atención de los residentes. Según declara a NGD el secretario general de la FED, Alberto Echevarría, “se trata de un problema estructural, especialmente en algunas comunidades como Valencia, Andalucía o las dos Castillas donde nos resulta muy difícil encontrar enfermeras, y que se ha visto agravado este verano porque, entre otras razones, en años anteriores en la Sanidad Pública no se cubrían vacaciones, y este año sí, por lo que nos hemos encontrado que las enfermeras pedían una excedencia en la residencia para irse a trabajar a la Sanidad o bien compatibilizaban los dos trabajos”.

En esta línea, el presidente de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontología (SEGG), Fernando Martínez Cuervo, coincide con Echevarría en que la situación se agrava especialmente en los meses de verano, cuando las enfermeras se van a hacer las sustituciones a los servicios de salud, apuntando también a la duración de los contratos: “Más largos que en las residencias. Este es uno de los grandes inconvenientes. A lo largo del año es más fácil encontrarlas, sin embargo las condiciones económicas que rigen los convenios de salud, y los convenios entre centros residenciales públicos y privados, hace que muchos profesionales se decanten más por la Salud que por los Servicios Sociales”.

Según un estudio comparativo de los sistemas sanitarios en los países de la Unión Europea, publicado por el Ministerio de Sanidad, nuestro país cuenta con 5,2 enfermeros por cada 1.000 habitantes, muy lejos de los 15,4 enfermeros que tiene Dinamarca que encabeza la lista y muy por debajo de la media comunitaria de 8,2 enfermeros por cada 1.000 habitantes.

Unos ratios que dejan a muchos profesionales fuera del mercado laboral en el ámbito sanitario. Así lo explica el presidente del Consejo General de Enfermería,Máximo González Jurado: “Hace diez años la enfermería era una profesión sin apenas paro en nuestro país. En cambio, la situación ha dado un vuelco sin precedentes en la historia de la sanidad española. El paro se ha disparado hasta acumular más de 20.000 profesionales desempleados, no se cubren apenas bajas y, mucho menos, relevos generacionales y los recién graduados no tienen oportunidad alguna de trabajar ni un solo día al año para poder acumular experiencia”.

Entonces, ¿por qué a pesar de ese elevado desempleo no se cubre la demanda de profesionales de enfermería en las residencias privadas? Echevarría apunta a que “el trabajo en el sector residencial es muy vocacional, si no, la enfermera prefiere trabajar en el ámbito sanitario”.

El dinero, como siempre

Otro de los factores, y en el que todos coinciden, es el económico. La secretaria del Sector Salud, Sociosanitario y Dependencia de UGT, Gracia Álvarez, apunta a una diferencia de hasta 300 euros al mes entre trabajar en una residencia pública o privada. Así, “para una enfermera que trabaje en una pública el salario base con una serie de complementos fijos sería de 1.612,42 € al mes, y para una enfermera que trabaje en la privada 1.316,95 € al mes. El problema del salario está sobre todo en los complementos, además de esa diferencia inicial que hemos dicho, los festivos son a 18 euros en la privada y a 32 en la pública; la antigüedad, 30 euros en la pública y 18 euros en la privada. Y luego sobre todo, el estatutario en las CCAA cobra más, esta asignada en torno a 2.000 euros brutos”.

Salarios que según el secretario general de la FED les gustaría pagar en la privada, pero a los que no pueden hacer frente ya que también hay una gran diferencia entre “el coste de una plaza en una residencia pública que asciende alrededor de 4.500 euros, y los 1.500 euros que cuesta en una privada de media. Ante un mismo servicio, el coste es de tres veces más. Lo que pedimos es acomodar la realidad del coste. No nos pueden tener acogotados con los precios del concierto porque los números cantan y están ahí”.

Denuncia que ya señalaba la pasada semana la presidenta de CEAPs a NGD al hablar de los ratios de personal en las residencias. Cinta Pascualentiende que “no es asumible que para las plazas de las residencias públicas se valore un coste de entre 3.000 y 4.000 euros, y que para las privadas este coste se estime entre 1.500 y 1.700 euros. Lo que habría que hacer es una auditoría precisa sobre el coste del cuidado de una persona dependiente y ajustarlo en todos los casos. Habría que prohibir que se saquen plazas por debajo de un precio determinado, porque la misma atención requiere un dependiente en Asturias, que en Madrid o en Cataluña, por ejemplo".

Las condiciones laborales

Otra de las razones por la que las enfermeras no quieren trabajar en las residencias privadas es, según Gracia Àlvarez, por las condiciones laborales: “A la hora de que se respeten los turnos, de que no te cambien las ratios del personal, del trabajo que tú tienes que hacer en una residencia... Por ejemplo, si una enfermera tiene que estar sola como ha salido publicado con 300 y pico enfermos, pues no tiene nada que ver con el trabajo que puede ser de una comunidad autónoma, a nivel estatutario”.

Sobre este aspecto, el secretario general de la FED muestra su desacuerdo: “Porque en la mayoría de residencias privadas se respeta el convenio colectivo, pero hay diferencias entre convenios de la pública y privada. La diferencia, por ejemplo, es de 60 horas menos de trabajo al año en la pública. Pero insisto, en la inmensa mayoría de residencias se cumplen los convenios, y están sometidas a la inspección de Trabajo, al control de los sindicatos y al de las propias empresas, eso en la gran mayoría”.

Los problemas se unen a un convenio que está paralizado a nivel estatal, “porque las empresas que cogen las concesiones se descuelgan del convenio. Ofrecen un precio tan bajo que no les llega ni para pagar a los trabajadores, y al día siguiente se descuelgan del convenio. Las administraciones públicas tienen que ponerle solución a ese asunto. En el tema del cuidado parece que las personas somos lo más importante, que deberíamos estar por encima del dinero y de otras cuestiones y todo esto queda pospuesto. No se da valor al trabajo que realizan las personas que cuidan de nosotros, de otras personas cuando están en una situación de vulnerabilidad. Con la remuneración de estos trabajos lo que reconoce es que esto, no tiene valor”, concluye la secretaria del Sector Salud, Sociosanitario y Dependencia de UGT.

La FED apunta a las administraciones como responsables “ya que el 60% de la adjudicación de los contratos sigue dependiendo del precio, si dependiera de la calidad, sería otra cosa. Por ejemplo se está hablando de la Atención Centrada en la Persona, me parece muy bien, estamos de acuerdo en todo esto, pero no se puede llevar al mismo coste, esto lleva más personal, más metros cuadrados, me parece una falacia lo que está haciendo la administración. No, tú paga lo que es justo pagar, para que pueda funcionar, como se paga en los países de norte de Europa donde se ha puesto en marcha, pero donde a los operadores de la privada se les paga la plaza a 6.000 euros, o en Alemania a 4.800 euros, y en España se paga a 1.500 euros la plaza”.

Valora esta noticia
5
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

3 comentarios