dependencia.info

Ni somos lo mismo ni somos iguales

Por Vicente Botella
miércoles 08 de junio de 2022, 21:21h
El presidente de UPIMIR, Vicente Botella.
Ampliar
El presidente de UPIMIR, Vicente Botella. (Foto: UPIMIR)

Hace ya mucho tiempo en la época prepandémica, e incluso antes, con seguridad, en los inicios de nuestra patronal UPIMIR, tuvimos y tenemos aún con claridad la impresión de que las pequeñas y medianas residencias geriátricas cada vez están más alejadas de la dinámica y operatividad de los grandes grupos, de esos que anteponen rentabilidad y formas de trabajo por tal cuestión organizadas a lo que nuestros asociados entienden como válido, el trabajar por un salario digno, con dedicación a los usuarios, con presencia física y responsabilidades aceptadas, no buscando más que una honorabilidad y reconocimiento que mayoritariamente es cuestionada por culpa de quienes creen que por tamaño tienen más poder, esos que se atreven a cuestionar nuestra existencia, pero que en el fondo lo que tienen es temor a que sus premisas de empresa no sean las aceptadas.

Miremos varios datos, cuántas residencias hay en Cataluña de menos de 50 plazas, qué índice de ocupación tienen, en época COVID cuál fue su infestación y cuántos usuarios fallecieron, qué satisfacción muestran las familias de los ingresados en esta tipología de centro, en cuál de estas residencias se cuestiona la atención centrada en la persona y en cuáles las familias no pueden acceder a la dirección y/o a los técnicos del mismo sin traba alguna, qué rotación de trabajadores existe, qué pervivencia tienen los usuarios del centro, etc…

Si somos honestos podremos comprobar como todos estos ítems dejan claro el modelo de centro a seguir, evidencian que una patronal que solo dedique su interés a la pequeña y mediana empresa como es el caso de UPIMIR, en su participación como miembros de la junta directiva de PIMEC así como entidad social representativa de CONPIMES a nivel nacional, tiene total sentido, nos enorgullecemos de representar lo pequeño y mediano, no lo usamos como otros hacen para encubiertamente trabajar solo para los grandes lobbies del sector, no nos avergonzamos de lo que somos y lo que queremos ser.

Es evidente que todo es respetable, y cada uno pone la confianza en quien considera lo merece, pero alertamos, y pocas veces lo hacemos, que en los modelos propuestos por el Ministerio los grandes grupos se vanaglorian de intentar excluirnos como tipología de centro, y además con un criterio curioso y desvergonzado, dicen que económicamente no somos rentables, y por ello debemos desaparecer, es discutible si su rentabilidad del 7% sobre la inversión es rentabilidad o no, para UPIMIR ese porcentaje ni es lo que nos mueve ni es un modelo de empresa propio del sector social, tal vez de otros sectores más especulativos si lo sea.

Residencias de 3ª edad con precios en el Baix Llobregat

UPIMIR defiende puestos de trabajo como modelo de empresa y empresarial, centros de proximidad, con propietarios implicados en su funcionamiento y no parapetados en despachos suntuosos estudiando tablas de Excel, sino profesionales que cada día junto a nuestros residentes afrontemos los retos de futuro de nuestro sector asistencial, y que con total sinceridad entendamos que ni somos lo mismo ni somos iguales, no lo queremos.

El tiempo pondrá a cada uno en su lugar, de momento la prensa ya lo va haciendo, la falta de solidaridad y las zancadillas por la espalda de alguno no nos harán jamás desfallecer.

Valora esta noticia
5
(2 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios