dependencia.info

“Quien no te conozca, que te compre”

Por Josep de Martí
jueves 02 de diciembre de 2021, 01:49h
Josep de Martí, director de Inforesidencias.com
Ampliar
Josep de Martí, director de Inforesidencias.com (Foto: Dependencia.info)

Cuando era pequeño me explicaron un cuento del que recuerdo el argumento, pero sobre todo la última frase: “Quien no te conozca, que te compre”. Para escribir esta tribuna he tenido que buscarlo en internet (aquí está el enlace) y por un rato he vuelto a mi niñez. Cómo sólo se requieren tres o cuatro minutos para leerlo, lo recomiendo a todos los que estén deslizando su mirada por estas líneas.

Una vez hecho, volvamos a nuestra realidad, una en la que el Gobierno se manifiesta constantemente como defensor de un estado social del que la dependencia es pilar y en el que se prometen incrementos de financiación inmensos.

Vaya por delante que soy defensor de que se incremente de forma considerable el gasto social hasta casi doblarlo en relación con el actual y con su peso sobre el Producto Interior Bruto, algo que nos pondría al nivel de otros países de nuestro entorno.

Pero, aunque el aumento de la financiación de plazas públicas es importante, también lo es que quienes tengan que pagarse una plaza privada vean gravado su precio con impuestos lo más razonables y moderados posible. No olvidemos que, si de verdad todas las personas con gran dependencia que necesitan una residencia viesen cumplido el derecho que propugna la Ley de Dependencia, la tendrían en una plaza pública o concertada. Dicho de otra forma, la existencia de plazas privadas en residencias de personas mayores son un apoyo al sistema de dependencia.

Si esto es así, ¿por qué no se reconoce tributariamente esa situación imponiendo a ese servicio el tipo mínimo de IVA (4%)? ¿Cómo puede ser que una residencia que presta exactamente el mismo servicio a diferentes clientes les esté facturando a unos con un IVA del 4% y a otros con uno del 10%? No tiene lógica más allá del “así son las cosas”.

Y como no tiene lógica, algunos partidos políticos iniciaron un procedimiento de enmienda a los presupuestos que hubiera permitido esa rebaja. Y por el mismo motivo, patronales, sindicatos y otras asociaciones pidieron al Gobierno que no vetara la discusión de la enmienda. O sea, que permitiese su discusión y votación en el Congreso de los Diputados.

Pero nuestro Gobierno, defensor de la dependencia, los dependientes y los servicios sociales, no escuchó y vetó. Al hacerlo no ha incumplido ninguna Ley, ya que el ordenamiento jurídico le permite vetar la discusión de las enmiendas que restan ingresos o aumentan gastos. Pero, aún así, podría no haber vetado. Podría haber dejado que fuese cada partido quien defendiese públicamente su posición al respecto y que al final se hubiese votado.

A nivel presupuestario, lo que las arcas públicas dejarían de recibir sería en proporción muy poco, pero si hacemos un cálculo y se lo aplicamos a una familia de clase media veremos la realidad sobre la vida de las personas.

Si el precio medio de una plaza privada en una residencia en España es de 1.830 euros al mes (datos del informe sobre precios medios de residencias de tercera edad de 2021) y el IVA que se aplica es del 10% resulta que cada mes quien pague la plaza paga 183 euros sobre el precio de tarifa. Euros que cobra la residencia, pero no se queda, sino que ingresa en las arcas públicas. Si el IVA que se aplicase fuese del 4% éste equivaldría a 73,20 euros. O sea, en un caso la persona pagaría 24.156 euros al año y en otra 22.838. O sea, 1.318 euros menos.

¿Es eso mucho o poco? Depende desde qué lado lo mires. Para muchas familias puede ser la diferencia entre poder asumir el precio durante el tiempo que se necesite o no hacerlo. Eso puede llevar a retrasar la decisión del ingreso sometiendo a personas a situaciones insostenibles.

Yo creo que valorar los pros y contras de la unificación del tipo de IVA para las residencias de mayores en el 4% hubiese merecido un poco del tiempo de nuestros representantes en el Congreso de los Diputados. El Gobierno no lo ve de la misma forma.

Como mínimo, ahora cada uno se ha retratado. Quizás cuando se acerquen las elecciones y nos vengan a vender sus proyectos, tendremos que hacer como el tío Cándido del cuento, acercarnos a ellos y susurrarles “quien no te conozca, que te compre”.

Valora esta noticia
4,7
(3 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios