dependencia.info

Innovación y residencias: Robots para los cuidados a las personas mayores

Robot Roni de Ilunion Sociosanitario.
Robot Roni de Ilunion Sociosanitario.
Por José Luis Monserrat
miércoles 13 de octubre de 2021, 12:38h

Tras la irrupción del SAR-Cov2, el planteamiento del cambio de modelo en el ámbito residencial para personas mayores dependientes se ha puesto en boca de todos, incluso gran cantidad de personas ajenas al conocimiento de la realidad de este sector están dando gratuitas opiniones sobre este tema, divagando y proponiendo medidas que distan de modelos de equidad en nuestra sociedad. Aunque existan diferentes interpretaciones y validez de las propuestas, sí que existe el consenso de todos que el modelo tendría que cambiar y se ha de mejorar la atención directa al usuario.

Es conocida por todos la tendencia evolutiva de nuestra pirámide de población, en la que cada vez existirá mayor número de mayores de 65 años, y por tanto una mayor cantidad de personas con dependencia, que requieran cuidados especializados.

Ante esta situación, cualquier actuación debe plantearse teniendo en cuenta la evolución demográfica (por el aumento de personas mayores tanto en valor absoluto como relativo) y sobre todo teniendo en cuenta la sostenibilidad económica.

Así que partimos de la base de que se requerirán más servicios, con menos personas que los ofrecerán, y con la voluntad de una mayor calidad relacionada con una mayor necesidad de atenciones, y con la contrapartida que ha de existir una sostenibilidad económica. Ante esta situación expertos como Josep de Martí plantean ideas de servicios “suficientes, óptimos y excelentes”, y que cada propuesta necesita estar acompañada obligatoriamente del correspondiente “análisis demográfico y de costes” para ser tomada en cuenta.

Ante la disociación de cómo se podrán dar los cuidados a un grupo creciente si cada vez hay menos personas que puedan darlos, se debería empezar a buscar soluciones imaginativas a este problema inminente y no se puede descartar que una de ellas sea la incorporación de la mano de obra no humana en las atenciones.

Los servicios sociales en nuestro país podríamos considerarlos como un sector joven, en cuanto a la gestión, pudiendo encontrar fácilmente desperdicios (o mudas) en la gestión eficiente de recursos y procesos. Esta juventud hace que sea posible beneficiarse de las bondades de sistemas más eficientes de gestión tras salvar las reticencias al cambio que esto puede conllevar, tanto a las entidades proveedores de servicios como las administraciones, usuarios, entornos familiares o la sociedad en su globalidad.

Otros sectores están mucho más avanzados en este proceso, y han llegado a incorporar robots para fabricar coches, atendiendo la recepción de un hotel en Japón o dirigiendo el tráfico y dando indicaciones en Dubai.

Esta posibilidad debe estudiarse pero preguntándonos si se ha tenido en cuenta lo que pasaría con las relaciones humanas e interacciones en la dispensación de cuidados, si estamos preparados para este posible cambio o si las personas aceptaríamos ser cuidados por robots.

Algunos estudios ya muestran que las personas en hogares sustitutorios de la vivienda habitual aceptarían el uso de robots para algunos quehaceres básicos como la medicación o la asistencia en el hogar, pero sienten preocupación a la pérdida total de contacto con las personas, sobre todo por las actuaciones de carácter más íntimo como la higiene. Aunque puede que con las nuevas generaciones de nativos digitales quieran tener más intimidad y prefieran todo lo contrario.

Todavía no se ha llegado a plantear este extremo y se puede encontrar que gran parte de la población reticente a la incorporación de tecnologías en el ámbito residencial, pero es un proceso que inevitablemente se irá incorporando, y justificable analizando los ámbitos en los que podemos encontrarlos.

Desde hace muchos años está implando el sistema del botón de Teleasistencia en los domicilios, pero progresivamente vemos otras opciones como aplicaciones, Smartwatch que pueden avisar en caso de caídas, asistentes virtuales como Siri o Alexa, sensores de presencia o alarma tipo detectores de humo, pastilleros inteligentes, servicios de mayordomía o pequeños robots sociales.

A pesar de la falta de celeridad que se podría pensar por parte de las administraciones nos encontramos que ya han implantado email, firmas digitales, registros de entrada virtuales y forzando a los centros residenciales a implementar programas de gestión para optimización de recursos

Actualmente ya no es extraño a nadie ver a un residente usando un teléfono móvil o incluso sobre todo con la situación vivida por la pandemia, haciendo videollamadas, y que sabemos que este proceso continuará.

Contrariamente a lo que muchas personas piensan, la tecnología no va a sustituir los puestos de trabajo, sino que va a mejorar la atención a los residentes, y el motivo es porqué tras una análisis de ineficiencias, como podría ser los desplazamientos verticales de los centros, nos encontramos que parte del tiempo de los empleados no están en relación directa con los usuarios, por lo que minimizando estos tiempos se podría dar una mejor atención a las personas que conviven en los centros.

Otra cuestión a decidir es que tipo de tecnologías o formas eficientes de trabajo pueden ayudar a este objetivo de dar una mejor atención, por lo que la mejor opción sería analizar con detalle en otras publicaciones algunas de ellas.

Lo suficiente, lo óptimo y lo excelente https://dependencia.info/noticia/2722/opinion/lo-suficiente-lo-optimo-y-lo-excelente-primera-parte.html

¿Aceptaríamos que los cuidados personales puedan ser sustituidos por robots? https://seegg.es/2019/05/16/aceptariamos-que-los-cuidados-personales-puedan-ser-sustituidos-por-robots/

¿Cómo conseguir las residencias que necesitaremos en los próximos 30 años? https://dependencia.info/noticia/4437/opinion/como-conseguir-las-residencias-que-necesitaremos-en-los-proximos-30-anos.html
Valora esta noticia
5
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios