dependencia.info

Lo suficiente, lo óptimo y lo excelente (primera parte)

jueves 09 de mayo de 2019, 04:46h
Josep de Martí
Ampliar
Josep de Martí (Foto: Inforesidencias.com)

Esta tribuna me ha salido muy larga y la he dividido en dos.

Antes de nada, quiero recordar unas cifras que deberían estar grabadas a fuego en la cabeza de cualquier persona que se dedique a planificar servicios sociales y atención gerontológica en nuestro país:

Un 19% de la población española tiene hoy más de 65 años. De entre éstos, uno de cada tres tiene algún tipo de dependencia y uno de cada veinte necesita vivir en una residencia de personas mayores.

Dentro de unos años, el número de mayores de 65 superará el 35% de la población por lo que la cantidad de dependientes y de quienes necesiten vivir en una residencia será casi el doble de en la actualidad, habiendo, en proporción menos jóvenes para trabajar.

Hoy, en España, unas 360.000 personas mayores viven en residencias geriátricas, o sea, un 4% de los 8.900.000 mayores de 65 años; o un 13% de los 2.800.000 mayores de 80 años. Si queremos mantener esa proporción en los próximos 25 años deberíamos estar incorporando un saldo positivo de unas 25.000 plazas residenciales al año. Más o menos un 7%. El incremento actualmente no supera 1% anual.

Si dejasen de venir inmigrantes, la población española se reduciría en casi un 10% de aquí a 2050.

La atención a personas mayores dependientes se va a convertir en los próximos años en uno de los ámbitos de intervención pública, económica y política más relevantes para nuestra sociedad por lo que, cualquier cosa que se haga debiera plantearse teniendo en cuenta la evolución demográfica (tanto el aumento proporcional de personas mayores como la disminución correlativa de jóvenes) y la sostenibilidad económica.

Un momento fundamental en el que tener esto en cuenta es aquél en el que nuestros gobernantes se plantean modificar las normativas sobre requisitos de funcionamiento de las residencias de personas mayores; el sistema de colaboración público/privada o el establecimiento de precios públicos y de concertación.

En los últimos tiempos hemos estado viviendo ejemplos de las tres cosas en varias comunidades. Ejemplos en los que se dejan bastante de lado los factores demográficos y de sostenibilidad.

En la segunda parte vuelvo a ello con algún ejemplo, antes querría plantear que, cuando vemos cómo viven la mayoría de las personas mayores dependientes podríamos clasificar esa forma de vida en tres niveles a los que me atrevo a poner nombre: “suficiente”, “óptimo” y “excelente”.

  • Suficiente: Esta persona estaría en una residencia como lo estaría alguien con dependencia en un domicilio “estadísticamente normal” sin demasiados recursos económicos, acompañado por unos descendientes que trabajan y la dejan unas cuantas horas al día sola, o por un cónyuge que también es dependiente. Si vive en casa, su vida se vería muy afectada por la rutina del resto de miembros de la familia. Quizás debería esperar a comer o cenar, una comida que no habría elegido, a una hora que se ajustase a las necesidades comunes y pasaría tiempo sola, inactiva, esperando. Su aseo personal y salidas del domicilio, también se deberían ajustar a las posibilidades, necesidades y opciones de sus cuidadores familiares. Podríamos decir que es el mínimo por debajo del cual hablaríamos de desatención, o incluso maltrato. No es cómo nos gustaría vivir, pero si lo pensamos fríamente, es como viven muchas personas mayores en la actualidad. Podría existir una versión “residencial” de esa vida. En una residencia suficiente, la persona, que posiblemente comparte dormitorio y baño, recibe alimentación, atención sanitaria cuando la necesita e higiene; está en un lugar limpio, aunque con espacio limitado, con algunas actividades programadas, pero también, con algunas limitaciones que le obligan a adaptarse.

  • Óptimo:En este nivel la persona recibiría un servicio más constante y personalizado en un entorno adaptado y que tendría en cuenta más sus necesidades específicas y sus preferencias. Me imagino a una persona mayor dependiente con bastante capacidad económica que convive en su domicilio con algún miembro de su familia. Gracias a que puede pagarlo, se ha adaptado el baño y se ha comprado mobiliario muy cómodo. Tiene apoyo profesional algunas horas al día, pero todavía se tiene que adaptar. La residencia óptima cuenta con espacios más generosos que la suficiente, quizás tenga alguna habitación doble pero casi todas son individuales con baño propio; cuenta con más instalaciones y un equipo de profesionales y programa de actividades más amplio que le ofrece posibilidades de elegir mayores, como opción entre dos menús o entre un abanico más amplio de actividades. Aún así el mayor deberá adaptarse a unas reglas y horarios.

  • Excelente: Este nivel es diferente para cada persona. La clave la marca la individualización y la adaptación a necesidades y preferencias únicas. En una residencia excelente cada habitación puede ser como un pequeño domicilio, totalmente adaptado y personalizado. La persona no tiene que esperar para ver cumplidos sus deseos; elige cuándo se sienta en la mesa (a la hora que le da la gana) lo que quiere comer; elige también entre un número infinito de actividades que se adaptan a él o ella. Y cuenta en todo momento con la posibilidad de estar acompañada. La residencia excelente es más un objetivo que una realidad ya que, necesariamente la superindividualización traería conflictos causados por necesidades y preferencias contrapuestas de diferentes residentes, salvo, por supuesto, que construyésemos residencias para una sola persona.

Estas categorías no pretenden ser algo científico ni permiten hacer una clasificación exhaustiva de las residencias o la vida de las personas, pero creo que ayudan a plantearse varias cosas:

¿Por qué querría alguien vivir en una residencia suficiente en vez de en una óptima o excelente? ¿Por qué querría alguien gestionar una residencia mínima? ¿Por qué no hacer una Ley que obligue a todas las residencias a ser excelentes y se prohíben las suficientes? Exactamente: por el dinero.

Aunque existen cambios que permiten ser mejores sin incrementar el coste, casi siempre que una residencia avanza hacia la excelencia ve incrementados sus costes y, en la medida en que alguien (la administración, el residente o una combinación de ambos) deberá pagarlos, se genera una íntima relación entre lo que exija la administración; lo que puedan pagar las administraciones y ciudadanos y las residencias que acaben existiendo.

La semana que viene, en la segunda parte, planteo cómo interviene la administración y cómo, a veces, intentando mejorar la calidad, podemos conseguir efectos perversos.

Valora esta noticia
4,4
(5 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.