dependencia.info

El factor de riesgo individual más importante para el cáncer es el envejecimiento

El factor de riesgo individual más importante para el cáncer es el envejecimiento
miércoles 07 de febrero de 2018, 21:12h
Más del 53% de las personas con cáncer en España se cura, según la Sociedad Española de Oncología Médica.

Con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer que se celebró el pasado 4 de febrero, AESTE quiso poner de manifiesto la alta incidencia que esta enfermedad tiene en el colectivo de personas mayores de 65 años.

Como adulto mayor, la edad no es un condicionante por sí solo en relación al tratamiento del cáncer, aunque puede resultar un desafío mayor o más complicado, debido a la mayor propensión a tener afecciones de salud crónicas como diabetes o enfermedad cardíaca. Incluso en los casos en que se goce de buena salud, el cuerpo de estos pacientes responderá de manera diferente al de una persona más joven.

La situación personal del paciente mayor de 65 años es decisiva a la hora de determinar el tratamiento adecuado a seguir, debiendo tener en cuenta los posibles desafíos sociales y emocionales del paciente y de su entorno familiar, la capacidad de movilidad del paciente, su facilidad para las relaciones sociales, su estado de nutrición, su habilidad para cuidarse o realizar sus actividades habituales, su seguridad financiera y sus ideas personales acerca de una muerte digna o en paz.

En aquellos casos de pacientes con capacidad de entendimiento plena, es importante definir el concepto de calidad de vida para el paciente, y conocer de antemano los efectos secundarios del tratamiento puede marcar una diferencia importante en la calidad de vida. Con todos estos datos, el médico, el paciente y los familiares más cercanos deberán hacer un balance de los objetivos, riesgos y beneficios del tratamiento y a partir de ahí, tomar las decisiones más convenientes en cada caso.

Si el cáncer ha sido diagnosticado en un estado inicial, la cirugía es una opción de tratamiento que puede aportar la curación, pero cuanto mayor sea la edad de la persona y más deteriorado esté su estado de salud, mayores son los riesgos de un acto quirúrgico y también del postoperatorio. Lo mismo ocurre con la quimioterapia y la radioterapia, que son tratamientos agresivos con importantes efectos adversos que pueden afectar de forma notable a la calidad de vida del paciente.

Sin embargo, hay que afrontar esta enfermedad en la población mayor con un halo de esperanza ya que más del 53% de las personas con cáncer en España se cura, habiendo conseguido un incremento de 10 puntos porcentuales en los últimos diez años.

En contra de lo que la gente piensa, apenas el 10% de los cánceres son hereditarios, mientras que el 40% es evitable. En concreto el tabaco se relaciones con el 33% de los tumores, el alcohol con el 12%, la obesidad con el 4%, una dieta inadecuada con el 9%, y las infecciones (sobre todo el papiloma y la hepatitis) con el 15%. Según la Asociación Española contra el Cáncer, estos factores coinciden muchas veces en la misma persona, lo que multiplica su efecto perjudicial.

Desde AESTE recuerdan que los mayores que residen en los centros que representa esta asociación tienen un mayor control y adherencia a los tratamientos oncológicos ya que disponen de un seguimiento médico, social y humano muy cercano, al contar con profesionales cualificados e implicados en el cuidado diario de los residentes.