dependencia.info

JOSÉ PASCUAL, PRESIDENTE DE DIGNITAS VITAE

“La Ley de Dependencia ha obligado al tercer sector residencial a profesionalizarse”

“La Ley de Dependencia ha obligado al tercer sector residencial a profesionalizarse”
martes 05 de diciembre de 2017, 16:43h
El que fuera presidente de Lares Comunidad Valenciana durante más de 13 años explica a NGD las dificultades por las que pasan las residencias del Tercer Sector a raíz de la burocratización y profesionalización que exige la Ley de Dependencia.

Su experiencia como director de varias residencias de personas mayores, así como de presidente de Lares Comunidad Valenciana durante más de 13 años, le ha puesto ahora al servicio de Dignitas Vitae, empresa de la que actualmente es presidente. Y especialmente para el desarrollo de uno de sus programas Interim Manegement, que permite a las residencias, sobre todo del Tercer Sector, mejorar su gestión y adaptarse a las nuevas normativas.

¿Hay alguna diferencia entre Consultoría y las labores que desarrollan con su programa Interim Manegement?

El Interim Manegement es una consultoría, con la ventaja de que es un encargo. La ventaja es que el directivo o la persona que va a realizar la consultoría se instala para hacer un trabajo por encargo por un tiempo predeterminado y con una finalidad muy concreta.

Por ejemplo, en una residencia que desde el punto de vista de la gestión va muy mal, nuestro objetivo sería hacer un estudio, ver como está, lo que funciona, lo que no funciona. En este caso la Consultoría prepararía el informe y ese centro o esa empresa puede hacer caso a lo que se recomienda hacer para mejorar la gestión o no. En nuestro caso no es así, se desplaza un directivo nuestro al centro y durante un tiempo sustituye una labor concreta en la residencia. Si en el centro lo que falla es la gestión económica por un problema de gerencia, pues se apoya al gerente que hay durante un tiempo o se le sustituye. Sería como un alquiler de un directivo.

¿Cuáles son los problemas o los fallos que mas han detectado ustedes en la gestión residencial?

De todo. Nosotros, aunque trabajamos para todos, realmente la mayor demanda que tenemos viene del tercer sector, de congregaciones religiosas, fundaciones, es decir, estamentos donde no hay una finalidad de lucro.

Hasta ahora estos trabajan con muy buena voluntad y con muy buenos criterios y mucho amor propio, pero falta mucha profesionalidad. Aunque los centros se han ido modificando poquito a poco, y sobre todo en los últimos 10 años en los que han cambiado los protocolos generales y los profesionales tienen un perfil más económico gerencial en un sector donde muchos directores de residencias eran psicólogos, trabajadores sociales o gente que había trabajado en la misma residencia e iba escalando puestos hasta que llegaba a la gerencia.

Hoy en día el profesional que trabaja en los centros de las residencias tiene que conocer el sector muy bien y sobre todo la gestión económica.

Ahí es donde ha venido el fallo. Además se han visto pillados con la aparición de la Ley de Dependencia y los nuevos criterios de conciertos y de subvenciones más exigentes. Han sido muchos los centros que no reunían las condiciones, viéndose obligados a profesionalizar su gestión para adecuarse a la nueva normativa. Hace unos años la mayoría de residencias no tenían medico en plantilla, ni trabajador social o les faltaba terapeuta ocupacional. Eso, hoy en día, se ha cubierto y entre ellos como no, el tema de la gestión también.

¿El concepto de dar atención residencial por caridad ha cambiado ya en las residencias de este sector?

Claro, ese concepto ya ha cambiado. Hoy en día estamos en vías de cambiar todo un modelo por el de Atención Centrado en la Persona, pero aún se conservan muchas residencias con la mentalidad esa de la labor social, religiosa. Lo que pasa es que todo el mundo se tiene que adaptar a las cosas. El residente, además, es mucho más exigente. Antes, todo lo que se ofertaba en las residencias estaba bien. La gente que acudía a estas residencias era la mayoría gente de la postguerra y lo que se les ofrecía era bueno, pero hoy en día no es así.

Ha cambiado el perfil del usuario. Antiguamente, por ejemplo, las Hermanitas de los Pobres o instituciones muy consolidadas hacían lo que podían. Pero tras aparecer la Ley de la Dependencia las plazas son subvencionadas o concertadas con la Administración, es decir la plaza que se ofrece al residente es una plaza pública. Pueden competir con el sector mercantil, y lo pueden hacer mejor porque no tienen que repartir beneficios con nadie, ni tenemos que dar explicaciones a los que han invertido en las empresas.

El tercer sector tiene que competir a nivel de todo pero con otro perfil, que es un perfil mucho más dedicado al usuario, que no digo que los mercantiles no lo sean pero también lo es del inversor. Lo que pasa es que los beneficios no tenemos que dedicarlos al inversor, sino que recae otra vez en el propio centro.

En las residencias se está estableciendo el modelo de la Atención Centrada en la Persona. Muchas de las residencias están ubicadas en edificios que pertenecen a las congregaciones que suelen ser edificios antiguos y con muchos residentes. ¿Ha notado un cambio por este nuevo concepto? ¿Se están haciendo reformas para poder aplicarlo?

Si queremos llevar adelante ese nuevo concepto bien, tendrá que haber un cambio mucho mas grande. Pero el cambio de las estructuras no es a raíz de la ACP, es anterior. El modelo nuestro es antiguo y ha tenido que adaptarse a las nuevas exigencias. Sí que es verdad que en los últimos 10-15 años se ha legislado mucho sobre autorizaciones de residencias dentro de cada autonomía y eso conlleva reunir una serie de requisitos, de estructura, de todo.

Y luego aparte del personal, de los profesionales y de la forma de hacer las cosas. Por ejemplo, no se ha exigido hasta ahora el cumplimiento de un sistema de calidad unificado como puede ser la ISO, sino que ha sido un poco a voluntad. A parte de que con los nuevos conciertos se están exigiendo programas de calidad, innovadores, lo de los cuidados centrados en la persona. La ACP no ha sido lo que ha dado el movimiento, es parte del movimiento.

En cuanto al personal que atiende en estas residencias, muchas de ellas atendían por vocación, o se veía como un acto de caridad para el prójimo. ¿Ahora mismo se les exige formación y la misma cualificación que en el resto de residencias?

Todo eso se ha acabado. A nivel de residencia hay varios convenios laborales que exigen unos ratios de personal con unos profesionales, con unas titulaciones. En estos momentos en las residencias, así como antiguamente entraba una persona y hacia tanto labores de limpieza, como de auxiliar, eso hoy en día no es así. Se les exige a todos una formación, una serie de técnicos que deben existir en las residencias, como los médicos, todos los puestos están definidos y además por ratios. Y cada día más extenso porque cada día hace falta mas personal para el tipo de anciano que llega a las residencia.

Otra de las patas esenciales en las residencias del sector no lucrativo son los voluntarios. ¿Debería exigírseles una formación adecuada para ejercerlo?

Te doy mi opinión como persona que formaba parte de LARES en la Comunidad Valenciana, donde sigo estando como asesor. No hay obligación, pero sí que hay un movimiento de cuidado y de promoción del voluntariado.

El voluntariado no suple al trabajo, no debe suplir los malos ratios en una residencia. Realmente tiene muchas labores de acompañamiento, de vigilancia, tiene mucha importancia cuando lo trabajas. Pueden ofrecer su servicio, para ir a leer, para pasear, para acompañar…es infinito.

¿Usted cree que es suficiente el dinero que da la Generalitat valenciana para sufragar los gastos de una plaza residencial?

La gente quiere estar hasta el ultimo momento en su casa, pero la falta de plazas esta haciendo que las que hay se ocupen a marchas forzadas. Muchas residencias que no ocupaban sus plazas, hoy en día están casi llenas, y eso hace seis años no pasaba y es porque la demanda es muy alta, y no hay mas demanda porque ¿quién va a pagar lo que vale una residencia? Cuidar es caro y la gente busca en su casa alternativas, sucedáneos.

Si en una residencia tenemos que ofertar una serie de servicios esto tiene un coste, y si el coste de un servicio es muy bajo, es porque no es el adecuado para el tipo de anciano que tenemos. Ya no es el anciano que antes iba a la residencia y que no tenía familia, o no tenía casa. Hoy en día no hay sitio en las residencias para ese tipo de persona, los dependientes ocupan ya todas las plazas. Antes en las residencias podíamos tener dentro todos los grados de dependencia los podíamos tener repartidos, pero ahora no, la mayoría va con un grado de dependencia de grado III.

¿En las residencias mercantiles en las que han intervenido, los problemas son también de gestión?

En los cuatro años que llevamos realizando el programa de Interim Manegement, la mayoría de las intervenciones han sido en el Tercer Sector por problemas de gestión. En el sector mercantil los problemas son de ocupación, ya que realmente la residencia produce beneficios si tiene todas las plazas ocupadas, muchísimas veces es un problema simplemente de ubicación, de comunicación…

Hay zonas, donde el sector mercantil esta muy bien valorado. Normalmente en el tercer sector el índice de ocupación suele ser muy, muy alto; y en el mercantil suele ser mas bajo, aunque estas también conciertan al igual que el tercer sector con la administración. Cuando nos llaman no es porque estén perdiendo dinero, sino que previamente han detectado algo y llaman para resolverlo, a lo mejor es un problema de personal, de funcionamiento, de adaptación a la normativa, de marketing…

Así como con el tercer sector los problemas suelen ser mucho mas generales, en el sector mercantil los problemas son muy específicos. Pero ya digo que en el sector mercantil nuestra experiencia es mas pequeña y no podemos sacar conclusiones como en el tercer sector donde hemos trabajado más.

Otro de los programas que trabajan desde Dignitas Vitae es el de acabar con las sujeciones en las residencias. ¿Cuántas residencias hay en la Comunidad Valenciana que trabajan aún con sujeciones?

Todas. Todas las residencias trabajan con sujeciones. El por qué del programa es ese. De entrada nosotros intentamos llegar al máximo posible para por lo menos que baje el número de centros que utilizan la sujeción como recurso de cuidados, aunque nuestro objetivo final es eliminarlas todas. Dentro de Lares tenemos un programa específico para Lares Comunidad Valenciana y llevamos 31 residencias a la vez que ya están en las últimas fases para acabar con las sujeciones.

En el programa va incluida también la parte farmacológica de control. No hacemos un programa específico para eliminar las sujeciones químicas, pero va incluido. No hay mas remedio que eliminar parte de la medicación que se utiliza para sujetar químicamente porque una de las cosas que promocionamos es la movilidad, los espacios, la mejora de los desplazamientos y si una persona esta muy medicada su estado no es el correcto para moverse con seguridad y el riesgo de caída es mayor.

Trabajamos también para que cambie la mentalidad de la gente, nuestra preocupación máxima es que nadie utilice la sujeción como un método para limitar la autonomía de la persona, aunque esa persona tenga demencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.