dependencia.info

La realidad es que quien no llora no mama

jueves 24 de noviembre de 2022, 03:47h

La realidad es la que es y muchas veces, por más que nos empeñemos, intentar cambiarla es como pegar cabezazos contra un muro. No debería ser así cuando de lo que hablamos es de salud, de atender a personas, de cuidar a nuestros mayores.

La realidad es que el sector geroasistencial, ese que muchos políticos no entienden o al que no dan importancia y que siempre dejan para el final porque nunca hacen nada realmente efectivo al respecto, sufre gran parte de los problemas que tiene, por ejemplo, y sí se habla mucho de ella, la sanidad.

La realidad es que el mundo de la atención a las personas mayores en España tienen un gran problema de financiación, no hay dinero para todo lo que se pide o se necesita, como en la sanidad; y existe también un gran problema de personal, es decir, de profesionales cualificados, exactamente igual que sucede en la sanidad española.

La realidad es que los sanitarios se movilizan, salen a las calles, hacen huelgas, reivindican con paros laborales sus demandas, hacen fuerza, presión, ponen a la ciudadanía de su parte y los políticos, del signo que sean, se sientan con ellos y renegocian lo que tengan que renegociar.

La realidad es que los trabajadores de lo social (no voy a decir “los sociosanitarios”), es decir, muchos de los profesionales que trabajan cuidando a personas mayores en residencias, centros de día o en la atención a domicilio no saben protestar y dónde sí salen a las calles para pelear por lo suyo resulta que se hace con una notable carga política, esto es, con un interés que finalmente revierte en un partido o sindicato, como viene denunciando GESCA en Bizkaia.

La realidad es que el muro con el que se choca casi siempre el sector de la atención a las personas mayores o dependientes es político y esto es así porque a la política no le interesa este sector mientras no le haga daño electoralmente. Ya es triste que haya tenido que llegar una pandemia y comprobar que el colapso sanitario repercute principalmente en el eslabón más débil, que es el de las residencias, para que se prestara atención al sector.

La realidad es que a España le faltan 95.000 enfermeras y no se ve a la Administración con ninguna intención de solucionar el problema. A las residencias y centros de día les falta, no encuentran, no hay. No voy a entrar en el eterno debate de que se les paga poco y por eso se van a trabajar a la sanidad. ¡Pero si escapan también de los hospitales!

La realidad, igualmente, es que faltan médicos urgentemente. Pero los profesionales de la Medicina se dividen entre los que opinan que no hacen falta más médicos sino más especialistas y los que dicen que solo faltan trabajadores en determinadas zonas rurales, pero casi todos coinciden en que hay que controlar el número de graduados a través de los números clausus. El resultado es que no hay todos los médicos ni todas las enfermeras que se necesitan.

Comparar entre residencias de la 3ª edad en Madrid capital

La realidad es que a los pacientes que van a los centros de salud o a las urgencias siempre les ponen de excusa para justificar una lenta atención la falta de personal. ¿Pero cómo puede ser que una estudiante brillante en España saque un 13,1 en lo que antes llamábamos Selectividad y no pueda entrar en una Universidad pública de Medicina? ¿De quién es la culpa?

La realidad es que algo está haciendo mal el sector de la atención a las personas mayores cuando lleva años quejándose de lo mismo y nadie les hace caso. A lo mejor tendrían que negociar patronales y sindicatos para hacer frente común contra la Administración local y autonómica para que financie más y mejor. Y después exigirles todos juntos al Gobierno que pague sus deudas con las comunidades autónomas.

He simplificado mucho porque los problemas del sector son muchísimos y no hay más que ver, por ejemplo, cómo han subido los precios de todo simplemente porque se ha encarecido la gasolina y el diésel. Se demanda una estrategia para ser esccuchado porque si ha quedado demostrado algo a lo largo de la Historia de la Civilizaciones es que “quien no llora no mama”.

Javier Cámara, director de Dependencia.info.
Ampliar
Javier Cámara, director de Dependencia.info. (Foto: Dependencia.info)
Valora esta noticia
5
(2 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios