dependencia.info

Sobrecarga de los cuidadores

Por Inmaculada Cerejido
viernes 05 de noviembre de 2021, 19:20h
Inmaculada Cerejido, directora general de AMADE.
Ampliar
Inmaculada Cerejido, directora general de AMADE. (Foto: JC/Dependencia.info)

Los trabajadores del cuidado están expuestos a importantes factores de riesgo profesional, de hecho, sólo el sector de la construcción está por encima en las tasas de siniestralidad de nuestro sector. El puesto de auxiliar según los indicadores de riesgos laborales está en los niveles más altos de riesgo de accidentes laborales tanto físicos como psicosociales.

La movilización y atención para ofrecer las ayudas necesarias de personas dependientes conlleva acciones de levantar, bajar, sostener, desplazar, estirar o empujar, lo que puede provocar lesiones y sobrecargas y por tanto sufrir afecciones músculo-esqueléticas. El cuidado implica relación con otro ser humano, un ser humano que es fuertemente demandante, lo que expone a estos profesionales a un gran desgaste emocional.

Los cuidadores además de trabajar duro físicamente son el apoyo emocional de otros. A lo que debemos sumarle la penosidad que implica el trabajo a turnos. La combinación de todos estos factores hace que el nivel de estrés al que se ven sometidos los cuidadores profesionales sean alto. Existe evidencia científica de que el estrés crónico produce liberación de distintas hormonas (cortisol y noradrenalina) que se asocian a un estado preinflamatorio y que predispone a enfermedades psiquiátricas, inmunológicas, inflamatorias, cardiovasculares, dislipidemia, diabetes y obesidad. Lo que tiene un importante impacto en la calidad de vida.

Es importante tomar conciencia de la realidad del 80% de los profesionales del sector de atención a la dependencia e incorporar programas destinados al cuidado de los cuidadores.

Centrados en la persona, debe significar en TODAS las personas que conforma un servicio de atención al mayor dependiente. Ponemos de manifiesto, que se hace necesario un programa dirigido a la minimización de los riesgos laborales de los cuidadores debe formar parte de los planes de formación dirigidos a estos trabajadores.

Será importante sensibilizar a los trabajadores para que hagan un buen uso de las ayudas técnicas de las que se disponen para la movilización de los mayores, a sus supervisores para que apliquen de manera adecuada los principios de autonomía que tanto disminuyen el estrés emocional, la incorporación de herramientas de apoyo emocional dirigidas a estos profesionales y por último la incorporación de programas de apoyo vital a las familias de estos profesionales en las líneas de actuación de la RSC de las compañías para las que trabajan.

Son muchas las empresas del sector construcción y limpieza quienes ya disponen de programas de RSC en los que se ofrece apoyo psicológico para profesionales y sus familiares, acciones para la prevención del abandono escolar de los hijos de sus trabajadores, apoyo en los problemas de convivencia o violencia doméstica, apoyo académico para hijos de trabajadores, prevención de dependencias, becas para al estudio…. Y muchas más iniciativas, que nuestro sector puede poner en marcha a través de la RSC.

El nuevo modelo de atención centrada en la persona, debe poner a la persona en el centro. A todas las personas que intervienen en el acto de atención socio-sanitaria, sólo así es posible transformar instituciones en hogares.

Los cuidadores son las manos que hacen realidad los modelos, los procesos y quienes contribuyen de manera muy directa a hacer viables las inversiones y las propuestas empresariales que cada empresa pone a disposición de sus usuarios. Son una pieza fundamental en la cadena de valor. La fortaleza de una cadena es la de su eslabón más débil.

Inmaculada Cerejido, directora general de AMADE

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios