dependencia.info

El Grupo Social Lares celebra el anteproyecto de la ley de atención residencial en Castilla y León

lunes 10 de mayo de 2021, 22:29h
Una residencia durante la pandemia.
Ampliar
Una residencia durante la pandemia. (Foto: TVE)

“Este es el camino”, ha subrayado Jorge Sainz, presidente de Lares Castilla y León. La consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León ha presentado el anteproyecto de la ley reguladora del modelo de atención residencial para cuidados de larga duración que preserva el derecho de los usuarios a decidir qué tipo de atención quieren recibir y a definir su propio proyecto de vida, frente al modelo anterior donde los profesionales prescribían los servicios de apoyo.

La futura ley, que afecta tanto a mayores como a personas en situación de discapacidad, eliminará las sujeciones físicas y biológicas salvo en casos extremos, establecerá un profesional de referencia y un gestor de caso y evaluaciones periódicas para vigilar la calidad de los centros y la atención.

“Estamos ahora en plena fase de negociación con la Administración, pero el borrador que han presentado supone un muy buen punto de partida ya que recoge algunas de las reivindicaciones de Lares, entre otras, el derecho universal a la sanidad independientemente de dónde vivas”, ha explicado Sainz.

Una futura ley asentada sobre tres pilares

El texto en el que viene trabajando el Ejecutivo autonómico desde hace diez meses, está abierto ahora a las sugerencias de la sociedad civil y se sustenta en tres principios
fundamentales:

El primero es asegurar la protección de los más vulnerables, abordando su atención desde un enfoque ético. Ello implica supeditar los cuidados asistenciales a la autodeterminación de las personas que los reciben, a sus expectativas y deseos, al fomento de los afectos y de las relaciones comunitarias, al bienestar emocional, a la inclusión social y al desarrollo personal. Se trata, en definitiva, de reconocer la dignidad de los mayores y respetar su proyecto de vida.

El segundo rasgo diferencial de esta norma es su apuesta por la modernidad y la innovación, al introducir mecanismos para promover y evaluar la calidad de los servicios
residenciales a partir de estándares europeos. Esta medida constituye una oportunidad para favorecer alianzas, compartir conocimiento, pilotar experiencias y gestionar
proyectos de forma conjunta entre los agentes del sistema, aprovechando la financiación europea.

En tercer lugar, Castilla y León se anticipa a las necesidades futuras con esta ley, que es pionera tanto por la regulación que efectúa sobre los cuidados a los mayores, como por
los significativos cambios que introduce en su organización y funcionamiento. “Lares ha defendido siempre que nuestras residenciastienen que considerarse hogares. Con este
proyecto, estamos más cerca de conseguirlo. Sin embargo, no podemos quedarnos solo en el ámbito de Castilla y León.

Es imprescindible contar con el apoyo del resto de CCAA para que este cambio en la consideración de la atención residencial sea una realidaden toda España. Impulsaremos iniciativas que obliguen a trasladar al Consejo Interterritorial de Salud los aspectos positivos que contempla esta nueva ley para dotarlos de carácter obligatorio en todo el Estado”, ha comentado Sainz.

La calidad de las residencias, a examen

La Junta de Castilla y León evaluará la calidad de los centros residenciales de mayores y personas en situación de dependencia, con un baremo de centros que permita a los usuarios conocer los mejor y peor valorados, y unas notas que serán determinantes para que los privados accedan a la concertación de servicios con la administración.

En esta evaluación se tendrán en cuenta los resultados en la calidad de vida de sus usuarios y la contribución de los apoyos profesionales y los servicios prestados, lo que dará lugar a un informe anual de los centros y una baremación de los mismos, establecida a partir de un conjunto de parámetros objetivos. Los resultados de los exámenes de calidad se publicarán en un informe para que los futuros usuarios puedan elegir con garantías el centro al que quieren acudir.

Para Jorge Sainz, presidente de Lares en Castilla y León, “cualquier elemento que sirva para velar por la calidad de la atención prestada es bienvenido. Nuestros centros siempre se han caracterizado por ofrecer el mejor servicio que solo se consigue contando con los mejores profesionales y en diálogo constante con familiares y amigos de nuestros residentes”.

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios