dependencia.info

¿Cómo ha vivido el personal de las residencias la pandemia? Una visión científica

martes 27 de abril de 2021, 01:25h
Josep de Martí, director de Inforesidencias.com
Ampliar
Josep de Martí, director de Inforesidencias.com (Foto: Dependencia.info)

Hace unas semanas escribí sobre cómo la literatura científica estaba observando la vida de las personas mayores residentes durante la pandemia. Para ello me basé en un artículo publicado en la revista Work, Ageing and Retirement, (Shenjiang Mo, Junqi Shi, The Psychological Consequences of the COVID-19 on Residents and Staff in Nursing Homes, Work, Aging and Retirement, Volume 6, Issue 4, October 2020, Pages 254–259). Recomiendo mucho la lectura del mismo y de muchas de las fuentes que cita y me voy a permitir seguir repasándolo desde la segunda perspectiva que trata. Las consecuencias psicológicas sobre el personal que trabajó en las residencias de mayores durante las primera y segunda olas, o sean antes de que la vacuna marcase el principio del fin de la pandemia en residencias.

Los elementos más claros que afectaron al personal de las residencias en esos momentos de confinamiento, distanciamiento, ausencia inicial de EPIs y de suficientes medios de diagnóstico fueron, según recogen las autoras del artículo:

Incertidumbre

Las residencias de ancianos sufrieron entre marzo y mayo de 2020 la rápida propagación del virus COVID-19, con múltiples casos de contagio y fallecimientos relacionados. Para muchas residencias de mayores con residentes con síntomas susceptibles a COVID-19, el primer proceso de sectorización resultó especialmente difícil por la falta de experiencia y la recepción de instrucciones que iban cambiando cada poco tiempo. Así, al personal se les pidió que trabajasen en condiciones que planteaban riesgos para su salud y bienestar. En un primer momento sin suficientes elementos de protección, haciéndolos de forma artesanal y, cuando empezaron a llegar, utilizándolos todo el tiempo tras una formación básica que a veces planteaba dudas además de incomodidad. Y a pesar de dodo, si el virus entraba en la residencia sabían que existía la posibilidad de que pudieran contagiarse y contagiar a otros al más mínimo descuido o incluso sin que éste se produjese (el conocimiento sobre los medios de contagio han ido avanzando y a veces se han planteado hipótesis que no se han acabado confirmando) lo que generó incertidumbre, ansiedad y preocupación.

Impotencia

La gran mayoría de profesionales que trabajan en residencias están acostubrados brindar atención a las personas y ayudarlas a mantener una buena salud y calidad de vida. Aunque es normal que alguien muera en una residencia, el ritmo en que se han producido fallecimientos, la sensación de no poder hacer nada y el no poder tener contacto físico con los residentes incluso en su final de vida ha causado una negativa sensación de impotencia. Según el artículo, en particular, las enfermeras se mostraron muy vulnerables e indefensas cuando había muy pocas opciones para ayudar a los residentes que estaban gravemente enfermos debido al COVID-19, incluyendo en este sentimiento el saber que en algunos casos no se permitían derivaciones hospitalarias.

El personal vió morir a residentes que conocían desde hacía años. No podían hacer mucho para ayudar a esas personas mayores y no tenían un contacto personal directo con las familias de los residentes. Tales sentimientos de desesperanza pueden ser devastadores. La emoción no solo compromete la sensación de bienestar y estabilidad de un trabajador de residencia, sino que también puede privar a una persona de la motivación necesaria para utilizar los recursos disponibles o emprender acciones adicionales.

Sobrecarga de trabajo

La pandemia de COVID-19 provocó una sobrecarga de trabajo para las enfermeras y el resto del personal que trabajaban en las residencias de ancianos. Específicamente, debido a la escasez inesperada de personal, las altas demandas laborales y los bajos recursos durante el período de la pandemia, muchos profesionales tuvieron que llevar a cabo funciones que normalmente no les correspondían.

Algunas residencias vieron una doble situación en la que un grupo importante de trabajadores estaban de baja por enfermedad o por haber estado en contacto con enfermos mientras los que quedaban trabajando lo hacían de una forma mucho más intensa y dedicada.

Conflictos de roles

En las residencias de ancianos, las enfermeras se enfrentan con frecuencia a tensiones estresantes y desconocidas entre ellas, los residentes y sus familias. Particularmente durante el período de la pandemia, pueden enfrentar muchos desafíos de conflictos de roles. Por ejemplo, las enfermeras quieren abrazar instintivamente a los residentes mayores a los que se les diagnostica COVID-19 y que sienten dolor, pero ellos, como profesionales de la salud, se dan cuenta de la importancia de usar equipo de protección personal completo y mantener una distancia segura (Ouslander & Grabowski, 2020 ). Por lo tanto, es probable que las enfermeras que brindan atención a los residentes infectados tengan dificultades para encontrar soluciones que puedan equilibrar la compasión y la seguridad.

Además, las enfermeras entienden que puede ser emocionalmente traumático para las familias que no pueden visitar a sus seres queridos durante la pandemia ( Ouslander & Grabowski, 2020). Sin embargo, nuevamente ellos como profesionales deben restringir las visitas de acuerdo con la política de distanciamiento social. Es probable que tales conflictos de roles sean muy altos cuando experimentan escenarios trágicos, incluso potencialmente deshumanizantes, como personas que mueren aisladas de sus familias. Por lo tanto, a la mayoría de las enfermeras les puede resultar extremadamente difícil tomar o implementar una decisión ética dada su propia respuesta humana y las expectativas y normas de sus profesiones ( Morley et al., 2020 ).

Posibles intervenciones para abordar los desafíos anteriores

Los investigadores enfatizaron que proporcionar recursos y apoyo suficientes para salvaguardar el bienestar físico y mental del personal es esencial para el éxito del sistema de atención en residencias de ancianos durante un período de crisis (Fallon et al., 2020 ; Mo et al., 2020). Primero, todo el personal del hogar de ancianos, en particular aquellos que brindan atención a los residentes con síntomas de COVID-19, deben recibir orientación suficiente sobre el control de infecciones y el uso de recursos para mitigar sus preocupaciones sobre las incertidumbres. En segundo lugar, se deben proporcionar sesiones de tutoría para el personal en residencias de ancianos (American Geriatric Society, 2020). Específicamente, sesiones de educación y capacitación en habilidades sobre manejo del estrés laboral, aclaración de los roles laborales y de la vida, y toma de decisiones éticas (Morley et al., 2020) son beneficiosos para las enfermeras para mejorar el bienestar psicosocial, así como para movilizarse rápidamente a nuevos entornos de atención durante cambios como la pandemia actual. Estos son especialmente valiosos para aquellos empleados de más de 50 años con menor capacidad de trabajo (Cádiz, Brady, Rineer y Truxillo, 2019). Además, se debe invitar a psicólogos externos y profesionales de la salud mental a formar equipos médicos de intervención psicológica durante un período de crisis (Chen et al., 2020). Estos equipos pueden proporcionar cursos en línea para orientar al personal del asilo de ancianos a lidiar con los problemas psicológicos comunes de los residentes, las familias de los residentes, los colegas y ellos mismos. Estos psicólogos también pueden ayudar al personal del asilo de ancianos a abordar el autocuidado (por ejemplo, practicar la meditación y / o la atención plena) y el manejo del estrés al ofrecer materiales, suministros y mejores prácticas (Abramson, 2020).

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios