dependencia.info

DIRECTORA DE LA FUNDACIÓN EDAD&VIDA

María José Abraham: "Los servicios actuales deberán adaptarse al colectivo baby boomer"

martes 06 de abril de 2021, 03:14h
María José Abraham, directora de la Fundación Edad&Vida.
Ampliar
María José Abraham, directora de la Fundación Edad&Vida. (Foto: Fundación Edad&Vida)

Entrevista a: María José Abraham, directora de la Fundación Edad&Vida

1.- ¿A qué hora suena su despertador?

Empieza a sonar a las 7:15h y a las 7:30h me suelo levantar… ahora que muchos días trabajo desde casa me regalo 10 minutitos más… Soy muy noctámbula y por las mañanas me cuesta arrancar.

2.- ¿Cuál es su principal objetivo como directora de la Fundación Edad&Vida?

El objetivo de la Fundación Edad&Vida es mejorar la calidad de vida de las personas mayores y de todas aquellas que van a serlo, pero sobre todo concienciar a la población española de los retos que comporta la longevidad y la necesidad de afrontar esta etapa de la vida como cualquier otra.

Actualmente vivimos de media más de 85 años. Si nos jubilamos a los 65 años, tenemos por delante como mínimo 20 años que hay que preparar y planificar, tal como hemos hecho con el resto de nuestra vida.

3.- ¿Qué podría provocar que no se consiguieran estos objetivos?

No me planteo no conseguir el objetivo. El reto demográfico nos obligará a afrontar una serie de cambios que nos afectan a todos, iremos más rápido en explicar estos cambios y sobre todo a afrontarlos si somos capaces de encontrar la sensibilidad de empresas e instituciones a la hora de apoyar proyectos como el nuestro.

4.- ¿Qué le gustaría ser si no fuera directora de la Fundación Edad&Vida?

Ahora mismo no me lo planteo, aunque para ser sincera siempre me ha apetecido desarrollar un proyecto propio. En la actualidad, y por eso estoy muy agradecida a todo el Patronato de la Fundación, Edad&Vida se ha convertido en un proyecto muy personal y en el futuro construiremos una solución que ayudará a las personas mayores a entender y moverse mejor dentro del sistema.

5.- Ley de Dependencia, ¿cambiaría cosas o haría una nueva?

La Ley de Dependencia debe adecuarse a los nuevos retos del envejecimiento, y a una población cada vez más informada, más autosuficiente, y con mayor voluntad de decidir por sí misma. Debemos trabajar en estructuras complejas donde las personas mayores tengan capacidad de elección.

Nadie podrá decir que la Ley es una mala ley, pero nunca ha tenido la financiación que necesita. Además de este mal endémico será necesario hacer pequeñas o grandes modificaciones para adaptar la Ley a los baby boomers, una generación con unas necesidades diferentes, muy diversa y con otra manera de ver y vislumbrar su futuro.

6.- ¿Sigue España ofreciendo oportunidad de crecimiento empresarial en el sector geroasistencial?

Las perspectivas para los próximos años es que las necesidades de asistencia se hayan multiplicado por 2 o por 3, pero los servicios actuales deberán adaptarse al colectivo baby boomer. España sigue ofreciendo oportunidad de crecimiento empresarial dentro del sector, pero deberá adaptarse a las nuevas circunstancias.

Y es que hasta ahora las oportunidades empresariales estaban en el mundo residencial y en la institucionalización de las personas mayores. Pero en los próximos años las oportunidades estarán en la asistencia domiciliaria y en la economía vinculada a las personas mayores, no solo de servicios sociosanitarios, sino también de salud, ocio, cultura, etc.

7.- ¿Cómo ve hoy el sector residencial en España?

Es un sector que necesita reflexionar sobre las necesidades actuales de las personas mayores, teniendo en cuenta que los recursos son cada día más limitados. Cada vez más será necesario encontrar un punto intermedio entre las voluntades de las personas mayores y las posibilidades de atención a las que podremos acceder, sobre todo desde el sector público.

En el ámbito privado el sector deberá trabajar de manera más integrada y ser capaz de ofrecer soluciones integradas desde el ámbito social y sanitario para, en definitiva, aportar soluciones muy personalizadas en consonancia con la voluntad de las personas.

8.- ¿Cómo ve al sector residencial dentro de 10 años?

Creo que estará mucho más profesionalizado y mucho más especializado en los cuidados de larga duración y las enfermedades que anulen o imposibiliten la autonomía de las personas, que son las que precisarán una institucionalización. Creo que las residencias ya no serán tanto un sitio donde envejecer, sino donde recibir cuidados.

9.- Todo cambia, la población envejece… ¿para qué debe el sector estar preparado?

Para un usuario mucho más exigente, mucho más autónomo, conocedor de sus derechos, y conectado al mundo gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales.

10.- Faltan profesionales. ¿Cómo haría más atractivo el sector de la dependencia?

Para que sea más atractivo el personal debe estar mejor formado, y esto solo es posible con mejoras salariales. Mientras haya sectores afines, como la sanidad, donde la remuneración duplique o triplique la residencial, el sector no va a poder contar con el mejor talento.

11.- ¿Falta dinero o imaginación?

Las dos cosas, aunque creo que para cambiar primero hay que ponerle imaginación. Si somos capaces de crear soluciones innovadoras, el dinero lo encontraremos.

12.- ¿Qué haría si fuera Ministra de la Dependencia?

Crear plataformas lo suficientemente transversales para dar apoyo y formación a todas aquellas familias con personas en situación de dependencia, y poder acercarles los recursos tanto de servicios como económicos desde la profesionalidad y no el voluntarismo. Porque el sector debe estar en manos de profesionales cualificados, que sean capaces de crear competencia entre ellos e incentivar así el talento.

13.- ¿Qué le da miedo del futuro?

Que las cosas se queden como están, que la solución nos parezca tan complicada que nos quedemos analizándola sin realizar ningún cambio.

14.- ¿Qué ha aprendido de esta pandemia del coronavirus?

Que somos un sector muy expuesto, que el desconocimiento sobre el sector es muy elevado a nivel general, y que tenemos mucho camino por delante para poner en valor nuestro trabajo.

15.- Si inventara un robot… ¿qué haría este robot?

Debería ayudar a cuidar, hacer aquellas tareas que alivien la carga física del cuidado de las personas, pero en ningún caso sustituir la parte humana.

16.- ¿Cómo se imagina usted y dónde a los 90 años?

En mi casa, dedicando tiempo a aquellas actividades que me llenen, rodeada de las personas queridas, y acompañada por los mejores servicios profesionales que precise en función de mi situación. Me imagino siendo yo misma en la medida de lo posible.

Valora esta noticia
4
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios