dependencia.info

Plan de Choque para impulsar el Sistema de Dependencia: ¿una seria necesidad para el sector o un brindis al sol?

El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, junto al vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias.
El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, junto al vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. (Foto: Dani Gago)
miércoles 14 de octubre de 2020, 20:27h

El Plan de Choque para impulsar el Sistema de Dependencia presentado por Vicepresidencia del Gobierno y que contará, entre otras medidas y novedades, con 600 millones de euros para mejorar y simplificar la gestión del SAAD, reducir la lista de espera, avanzar hacia un sistema de cuidados que facilite la atención domiciliaria, ampliar las prestaciones y servicios, potenciar la teleasistencia, priorizar la prestación directa de servicios frente a las prestaciones económicas y, especialmente, asegurar una financiación adecuada de estas medidas, no parece haber gustado a todos por igual.

LARES valora muchos de los puntos de este plan de choque: "Nos parece muy bien todo lo relacionado con la teleasistencia, que ya hace tiempo, lo planteamos como una seria necesidad para el sector. Toda persona que lo necesite debe disponer de una teleasistencia básica. Es un gran servicio que, incluso, pedimos se desarrolle más para que lleguemos a una teleasistencia avanzada que, al tiempo, muestra algunos comentarios críticos que sobre el Plan, que deben ser tenidos en cuenta".

Del mismo modo para los representantes del sector solidario es fundamental revisar el modelo de asistencia domiciliaria: "El actual solo interesa a las grandes empresas, muchas de ellas en manos de constructoras, que son quienes prestan la ayuda a domicilio en nuestro país. A este tipo de empresas, interesa y mucho. Tanto como a los sindicatos, porque así mantienen sus estatus y cuotas de representación".

Desde LARES, se señala que el modelo de Autonomía y Atención a la Dependencia debe ser "intensificado y mejorado" pero muy especialmente, para las personas de dependencia severa y gran dependencia: "Resaltamos la figura del asistente personal para las personas mayores, y, sobre todo, pensando en el mayor del ámbito rural, y aquellas personas que quieran seguir trabajando. El asistente cubre, aquí, un papel esencial, en el contexto de la discapacidad".

Un brindis al sol

Sin embargo, desde la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), Ignacio Fernández Cid, considera que es "un brindis al sol": "El plan empieza muy bien, entonando el mea culpa. Lo hemos hecho mal. No hemos puesto el dinero que teníamos que poner. Hay 270.000 personas en lista de espera con el derecho a la atención reconocido. Hay 180.000 solicitudes más pedidas, de las cuales 150.000 consideramos que tendrán derecho a prestación o a servicio... ¿Y ahora qué hacemos?".

El portavoz de la patronal recuerda que con este plan se va a promover que la gente se quede en su casa y advierte: "Las residencias solo somo el 4,22%. Es decir, el 95,78% restante ya está en su casa. Si se pretende a todas esas personas con dependencia, incluso, severa en su casa es un error. Primero, porque no le va a dar buen servicio. Un día tiene 24 horas. ¿Qué intensidad le va a dar a esa atención? En una semana son 168 horas y en máxima intensidad están pensando en aumentarlo a 20 o 30. Pues se queda un poco cojo, es totalmente insuficiente".

Además, Fernández Cid opina que 600 millones es insuficente: "Me parece que los números de lo que se necesita andaban por 1.000". Y se pregunta cómo los van a destinar: "En el plan no diven nada. Es un documento muy genérico. Es muy difícil no estar de acuerdo".

También se dice, subraya, "que las residencias son residencias y que, por tanto, el servicio sanitario tiene que venir dado por el servicio público". "Por fin empiezan los responsables políticos a decir nuestro mensaje", destaca para concluir "pero no deja de parecer un brindis al sol porque no concreta".

Para la FED es un buen propósito mejorar los servicios de ayuda a domicilio para las personas que se encuentran en situación de dependencia leve o moderada, pero sería necesario dotar de presupuesto suficiente para atender a las más de 70.000 personas que, presumiblemente, esperan en lista de espera para recibir este servicio. Además de las carencias del servicio desde el punto de vista cuantitativo, se hace necesario abordar el componente cualitativo para dar respuesta eficaz a las necesidades de los usuarios, a las expectativas de unos empleados considerados esenciales y a las exigencias que impone un contexto excepcional como el generado por la COVID-19.

Esto pasa, continua la patronal, por establecer unos precios/hora actualizados a tales perspectivas. Como fuere, entienden que el servicio de ayuda a domicilio no es capaz de solucionar el problema de los dependientes graves o severos que necesitan una residencia.

Potenciar las camas residenciales

Fernández-Cid es claro: "Si de verdad nos creemos que estamos en un modelo centrado en la persona, no podemos ni debemos priorizar ningún servicio, sino estudiar cada caso y ajustar el recurso a las necesidades. Somos partidarios de que la persona retrase al máximo su salida del entorno familiar. Por esa razón, nos parece bien potenciar los servicios domiciliarios, pero llegará un momento en que la gravedad de su dependencia aconseje, por su bien y los de su familia, trasladarse a una residencia, por lo que hay que reforzar y potenciar las camas residenciales. En este caso estamos hablando más de un 15% aproximadamente de los casos. Hoy en día no tenemos camas para ellos y están en lista de espera no por lentitud en los trámites, sino por falta de camas o por falta de presupuesto".

De esta forma, la FED considera que la colaboración entre el sector público y el privado es el que mejor permitiría acometer el desarrollo necesario del sector, garantizar la calidad de atención de las personas dependientes, posibilitando además la creación de empleo y la reducción del déficit público.

Igualmente, opina que para afrontar el desarrollo del sector y cubrir la ratio del 5% de plazas recomendada por la OMS, la iniciativa privada está dispuesta a invertir en España 4.800 millones de euros en la construcción de 80.000 nuevas plazas para atender a aquellas personas que se encuentran en lista de espera y carecen de recursos para recibir la atención adecuada. Sin coste alguno para la Administración, crearía 40.000 puestos de trabajo directos más todos los empleos indirectos.

Para terminar, la FED propone que el Gobierno y las Comunidades Autónomas convoquen concursos para poder ayudar a las personas más vulnerables y sufragar así los gastos de los servicios. Los gastos de los conciertos derivados podrían solicitarse a fondo perdido con cargo a los Fondos Europeos durante los dos primeros años. Con este dinero se lograría así crear empleo y atender la lista de espera, además de reducir el déficit público durante diez años.

Si no llegaran esto fondos, concluyen, y la Administración española tuviera que atender los gastos del concierto, también se reduciría el déficit público a lo largo de seis años.

1.000 millones, no 600

En este apartado del dinero, LARES avisa ya que el próximo día 20 de octubre, el Departamento de Estudios y Análisis del Grupo Social LARES va a hacer público un trabajo de investigación, exhaustivo, en virtud del cual se creen necesarios la inversión de 1.000 millones de euros, anuales, desde ahora, y hasta 2030, para cubrir todas las necesidades de las personas dependientes, y de las que se irán incorporando a esa condición en la próxima década. En este documento, apuntan, "se podrán ver los parámetros de obligado cumplimiento, para no dejar a nadie atrás, de verdad. Y entonces, tal vez, será bueno compararlo con los 600 millones de euros, que prevé el Gobierno".

En este sentido, Lares lanza varias preguntas: "¿A qué se van a dedicar esos 600 millones? ¿Qué hay del copago justo? ¿Llegará algo a los trabajadores para que el trato digno llegue no solo a los dependientes, sino también, a quienes cuidan de ellos? Y un ruego: "No se puede excluir del futuro de la Dependencia, a quien es la Voz de la Dependencia, en el Tercer Sector de Acción Social, sin ánimo de lucro. ¡No nos hagan invisibles!

LARES lamenta su exclusión del debate sobre el futuro del sector

"Nos parece inadmisible que, para tratar un asunto relacionado con la Dependencia, se nos deje fuera de dicha reunión a quienes representamos el Tercer Sector de Acción Social, sin ánimo de lucro, y nos tengamos que enterar por los medios de comunicación.

Lo público, y quienes representamos los valores del cuidado desde la solidaridad y no dejar a nadie atrás, de verdad, debemos estar presentes en todos los foros en los que se esté dilucidando el futuro de nuestro sector. LARES es la Voz de la Dependencia, la Voz de los Mayores y de los Cuidadores, y no se nos puede ignorar o silenciar.

Resulta muy decepcionante que quienes han sido definidos como empresas sustentadas en fondos buitre, ahora, para el Gobierno sean los únicos interlocutores de un sector como el nuestro. Es curioso que la economía esté por encima de lo más importante, sin duda, que son las personas. Todo debe estar centrado en la persona que, además, en este caso son las más frágiles y golpeadas por la pandemia. En LARES, lo tenemos muy claro.

Entendemos este tipo de encuentros y exclusiones, como una toma de postura del Gobierno, en sentido contrario a lo manifestado hasta ahora. El Gobierno apuesta por el sector con ánimo de lucro".

Valora esta noticia
4
(2 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios