dependencia.info

Fundación Pilares pide que no se discrimine a las personas mayores en la salida del confinamiento

Pilar Rodríguez.
Ampliar
Pilar Rodríguez. (Foto: Javier Cámara)
miércoles 22 de abril de 2020, 17:38h

Comunicado de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal sobre el desconfinamiento y la no discriminación de las personas mayores en la crisis del coronavirus:

Ante el próximo desconfinamiento de la población, cuando se decida por la autoridad sanitaria, y ante la hipótesis de que pudiera considerarse que las personas mayores deban quedarse durante más tiempo que el resto en casa, desde la Fundación Pilares para la Autonomía Personal se aportan una serie de consideraciones con el propósito de ayudar a la reflexión sobre este tipo de medidas.

1) En primer lugar, hemos de destacar que las personas adultas mayores gozan de la condición plena de ciudadanía como cualquier otro grupo de población, a excepción de quienes tengan la capacidad modificada judicialmente, circunstancia que igualmente puede producirse a cualquier otra edad. Por tanto, tienen derecho tanto a la seguridad como también a la libertad a tomar sus propias decisiones, y ambos derechos constitucionales deben ser respetados de forma ponderada.

2) En caso de estimarse la necesidad de que se garantice la seguridad de algunos grupos mediante las medidas de protección pertinentes, estas estarán determinadas, no por la edad de las personas, sino por otros factores como ciertas enfermedades, situaciones de inmunodeficiencia u otras causas vinculadas a la salud que pudieran suponer un riesgo directo de contagio.

Creemos que nunca debe establecerse un criterio de edad porque ello linda con la vulneración de los derechos individuales y podría incurrirse en una
discriminación. Eso sí, todos estamos obligados a conocer que, además del derecho a tomar decisiones, también nos compromete el deber ciudadano de tener una actitud responsable para cuidar nuestra propia salud y también la salud pública.

3) Resulta necesario recordar que, fruto de décadas de educación para la salud promoviendo el envejecimiento activo, se ha logrado incorporar como hábito saludable generalizado la práctica del ejercicio físico, desde la convicción de que, en el caso de las personas mayores y de las personas con determinadas patologías cardiovasculares, osteoarticulares, respiratorias, musculares y otras, caminar diariamente de 30 a 45 minutos actúa como elemento preventivo en todos los casos.

Además del abandono forzoso de esta actividad, el confinamiento prolongado, que dura ya 5 semanas, comienza a pasar factura en el estado psíquico y anímico de todos los grupos de edad, y esto no excluye a la población mayor, que también sufre estrés por la situación de encierro.

4) Asimismo, se insiste en que el ejercicio de los derechos individuales no está reñido con el cumplimiento de los deberes de solidaridad y civismo en el
cumplimiento de las medidas y recomendaciones de las autoridades sanitarias. Las personas mayores han dado sobradas muestras de saber ponerse al frente de los cuidados y de la defensa del bienestar de sus familias y comunidades a lo largo de la historia. No las tutoricemos ahora como si no supieran cuidar de sí mismas.

5) Por todo ello, Instamos a que el Gobierno tenga en cuenta la opinión de equipos multidisciplinares y que, además de abordar las cuestiones epidemiológicas que indudablemente requiere la pandemia del COVID 19, se consulte a las entidades de personas mayores, a las asociaciones profesionales, fundaciones, sociedades científicas, etc., que centran sus actividades y su razón de ser en las personas de más edad, y se consideren también los aspectos psicológicos, sociales y los conocimientos que la gerontología y la geriatría aportan.

6) Por todo lo anterior, pedimos que se respeten los derechos de las personas mayores, que han sido las que más se han visto afectados por esta pandemia, y no se restrinja su salida del confinamiento con medidas diferentes al resto de la población, lo que significaría someterlas a una “sobreprotección” paternalista que podría incurrir en una nueva forma de discriminación (edadismo).

7) Por último, ratificando la necesidad de que se reconozca la condición de ciudadanía de pleno derecho que las personas adultas mayores tienen, recordamos que lo que debe propiciarse, tal como recomienda la OMS, es la distancia física entre las personas y no la distancia social porque la cercanía de la comunidad es la que nos permite desarrollar la empatía y el compromiso para que nadie se quede atrás en la salida de esta pandemia.

La Fundación Pilares para la autonomía personal es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito estatal cuya misión es contribuir a la mejora de la sociedad apoyando el mantenimiento de la dignidad a lo largo de la vida, mediante la innovación, el conocimiento y la cooperación, teniendo como base el modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP).

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios