dependencia.info

¿Cuáles son las oportunidades y retos para llevar a cabo un proyecto de Cohousing?

martes 02 de abril de 2019, 21:42h
Cristina Cuesta Lerín
Cristina Cuesta Lerín

En primer lugar, cabe preguntarse ¿para quién es el Cohousing?

El Cohousing o Vivienda Colaborativa es para cualquier persona que piense que el modelo podría ser válido para sí. En materia del alojamiento, es posible hacerlo en régimen de alquiler, propiedad o en régimen de cesión de uso. Esta última modalidad es la preferida por consistir en que la cooperativa es la propietaria del edificio, no las personas, y cede el uso a los individuos durante el tiempo estipulado, transmisible, y a un precio asequible, lo que evita la especulación y favorece la continuidad del proyecto en el tiempo.

En cuanto a la ubicación, se puede hacer en entorno urbano, rural o periurbano. Pero lo esencial es tener muy claros los valores necesarios, la finalidad del proyecto, y el deseo de vivir en una comunidad de personas afines que facilita el encuentro, provee de apoyo y donde se comparten los recursos y las habilidades con las que cuenta cada miembro, porque el grupo va a organizarse para llevar una vida comunitaria de la mejor manera posible.

Con estas premisas, cada proyecto será diferente, un traje a medida para el grupo, pero es claro que el modelo no es válido para quien busca únicamente un alojamiento con servicios compartidos ó que le den todo hecho. Un Cohousing no es un residencial donde los vecinos se limitan a compartir piscina, salas o jardines, sino que es un colectivo de personas con un fin, donde cada miembro tiene un rol dentro de la comunidad. Es una comunidad que diseña, proyecta y gestiona cómo, dónde y con quién quiere vivir, mediante procesos participativos.

El proceso de creación de un proyecto Cohousing implica retos y oportunidades. El reto más importante, y que constituye el pilar fundamental para el éxito del proyecto, es la construcción y consolidación de la comunidad desde el punto de vista de las interacciones y relaciones humanas. El concepto de viviendas colaborativas tiene mucho de dar y de recibir, de generosidad, de solidaridad y también de renunciar a ciertas cosas a nivel particular a cambio de ganar para el bien de todos.

Los proyectos que de entrada se focalizan principalmente en cómo será el edificio o la ubicación, sin haber estudiado previamente el modelo, y trabajado con profundidad los valores, la dimensión comunitaria, los objetivos y la cohesión humana del grupo, suelen fracasar en el momento de asumir responsabilidades mayores como puede ser el adecuado cumplimiento de las tareas acordadas o la aportación de capital.

El proceso de iniciar y desarrollar un proyecto cohousing es apasionante y muy enriquecedor a nivel humano, pero también complejo, ya que requiere un elevado nivel de compromiso y entrega personal de sus miembros. Por tanto, podemos decir que es un modelo válido para personas que lo enfocan como proyecto de vida, crecimiento personal y enriquecimiento mutuo.

Clarificadas estas premisas, se recomienda que las personas interesadas sigan un proceso de aprendizaje común y autoaprendizaje, para que el grupo sea lo más autónomo posible a medio y largo plazo para poder autogestionarse y buscar las soluciones que precisen. Para ello, se hace necesario contar con profesionales que les formen y acompañen en las habilidades necesarias durante las fases y cuestiones donde la comunidad no es lo suficientemente solvente y/o ágil.

Para desarrollar el proyecto, el grupo puede elegir entre liderar el proyecto por sí mismos con ayuda profesional, delegar la gestión del proyecto a profesionales, o delegar el desarrollo y gestión del proyecto a un promotor.

En base a muchas experiencias prácticas y literatura, ¿cuál es, en líneas generales, el proceso seguir y los hitos recomendables a para el buen desarrollo de un proyecto de Cohousing senior?

En una primera fase, el “grupo semilla” o promotor del proyecto (se recomienda que no sea muy grande), se forma y estudia sobre cohousing: qué es y qué posibilidades ofrece a nivel multidimensional. También evalúa los perfiles y capacidades personales y trabaja el diálogo, la escucha activa, la comunicación asertiva y la gestión de conflictos. Se toman las primeras decisiones: definición de valores, necesidades y motivaciones individuales y colectivas. Se estudian los objetivos, las capacidades colectivas, los compromisos, la organización y las actividades que desearán desarrollar. Se trabaja el perfil básico del proyecto (colectivo humano, relaciones, marco de convivencia, actividades, cuidados, rangos presupuestarios, ubicación) y también se define la misión y visión y modelo del proyecto como si de una empresa de nueva creación se tratase, porque, de hecho, lo va a ser.

En una segunda fase, el grupo difunde y anexiona más miembros (“grupo embrión”). Se trabaja la consolidación del grupo, se definen los roles, la base organizativa y los grupos de trabajo. También el sistema de comunicación interna y externa, de decisiones y de reuniones. Se realizan actividades lúdicas periódicas, talleres y formación. Se trabaja el consenso en el grupo: necesidades personales y confluencias del proyecto colectivo, y se define de forma consolidada los valores del grupo. También se aborda la capacidad financiera, los presupuestos y las opciones de financiación. Además se comienza la búsqueda de suelo/inmuebles disponibles y su viabilidad. Hitos: base organizativa del grupo, grupos de trabajo, sistema de comunicación, valores y proyecto colectivo definidos, con opciones reales de suelo/edificios.

En una tercera fase, el grupo se amplía con llamamiento a nuevos socios (“grupo final”). Se selecciona a los miembros, y se les facilita el proceso de acogida y formación. Continúan las reuniones y actividades periódicas, y se profundiza en las necesidades y expectativas individuales frente al proyecto grupal. También se desarrolla la inteligencia inter e intrapersonal, y el aprovechamiento de los talentos individuales para el proyecto. Se desarrolla y fortalece el compromiso del grupo, se define el presupuesto máximo, la capacidad económica y los miembros toman decisiones de continuidad o no. Se revisan las bases del proyecto, y se define la forma jurídica, el régimen de tenencia, los principios e ideario, los estatutos y el reglamento interno. Ya se cuenta con opciones de suelo / inmuebles disponibles para valorar su viabilidad. Hitos: Grupo comprometido con la inversión económica. Boceto del programa de necesidades y atención. Grupo organizado y documentado en valores, ideario, estatutos y reglamento. Relaciones externas potenciadas. Comienzan las primeras aportaciones económicas.

En una cuarta fase, se procede al co-diseño: organizativo, presupuestario y del programa de necesidades, actividades y cuidados. Hitos: forma jurídica creada. Presupuestos e inicio de aportaciones económicas. Adquisición de suelo / edificio. Programa de actividades y cuidados

En una quinta fase, se procede al co-diseño arquitectónico y dotación de equipamientos, elaboración del proyecto, y construcción.

En la sexta fase, ya se materializa la convivencia.

Concluiré remarcando cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta desde las fases iniciales de un proyecto Cohousing: afinidades, valores y abordar con detenimiento y proyección de futuro las necesidades y la finalidad del cohousing, esto es cómo manejar la sostenibilidad del proyecto a largo plazo en cuestión de relevos, así como el abordaje de las situaciones de vulnerabilidad de sus miembros y otras contingencias cuando éstas se presenten (necesidades económicas y de dependencia).

Como explicaba en mi anterior artículo https://dependencia.info/noticia/2593/opinion/cohousing-se-puede-atender-adecuadamente-la-dependencia-en-una-vivienda-colaborativa-o-cohousing.html, no podemos olvidar que, si el proyecto tiene carácter finalista, es decir, hasta el final de la vida, se hace imprescindible anticiparse a las situaciones futuras, para dimensionar, planificar y organizar adecuadamente el cohousing desde el principio (número de personas, diseño, equipamientos, organización, economía y servicios), porque la dependencia puede llegar en cualquier momento por un accidente o enfermedad, no solamente en la vejez, y el diseño con accesibilidad universal no debería suponer un sobrecoste.

Valora esta noticia
4,3
(3 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.