dependencia.info

La terapia con animales tiene resultados muy positivos con las personas que viven con alguna demencia

Animalterapia, terapia con animales.
Ampliar
Animalterapia, terapia con animales. (Foto: Sanitas)
miércoles 25 de julio de 2018, 02:07h

Ayuda a mantener rutinas diarias, a estar más relajados, dormir mejor y a relacionarse con el entorno social.

El pasado 21 de julio se celebró el Día Mundial del Perro. Por esta razón, desde Sanitas Mayores recuerdan que existen infinidad de estudios en campos como la educación, autismo, enfermedad de Alzheimer, drogodependencia o enfermedades mentales, entre otras, que destacan los beneficios que "el mejor amigo del hombre" aporta a sus dueños y a otros públicos durante las intervenciones terapéuticas.

La médica de la dirección asistencial de Sanitas Mayores, Conchita García Alonso, apunta que estas terapias sirven para incrementar la calidad de vida de las personas y favorecen “poder trabajar objetivos individuales físicos, cognitivos y/o sociales”.

En esta línea se pronuncia también la terapeuta ocupacional de Sanitas Mirasierra, Lucia Calviño, que afirma que “los animales son seres muy estimulantes y motivantes que favorecen la rehabilitación. Si un usuario está motivado, su respuesta de trabajo es mayor, al igual que si un residente se muestra estimulado, la capacidad de interacción con el entorno también aumenta”.

Este es precisamente uno de los centros de Sanitas Mayores en el que se realizan actividades con perros para favorecer el bienestar de sus residentes, especialmente a la hora de trabajar con personas que sufren alguna demencia. Y es que, entre todas las posibilidades que ofrece la terapia asistencial con animales (TAA), su empleo con personas que viven con alzhéimer tiene resultados muy satisfactorios altamente evidenciados en informes y estudios clínicos.

Por ejemplo, los trabajos del Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias (CREA) del Imserso concluyen que las terapias con perros reducen la tensión arterial, evitan los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia (SCPD) y favorecen las conductas prosociales.

El director asistencial de Sanitas Mayores, David Curto, confirma que en los centros residenciales de Sanitas también se han comprobado estos resultados: “Trabajar con perros ayuda a las personas que viven con alzhéimer a mantener unas rutinas diarias, a estar más relajados y, por tanto, a dormir un poco mejor. También les obliga a realizar cierta actividad física y a relacionarse con su entorno social. Además, pueden sentirse más queridas, pues las mascotas suelen ser compañeras fieles, por lo que se fomenta su autoestima”.

Trabajar con terapias asistidas con animales

Al respecto, muchos de los centros de Sanitas Mayores tienen mascotas propias, como peces, conejos y aves, y otros muchos colaboran con asociaciones para desarrollar talleres y terapias asistidas. Es el ejemplo de la residencia Sanitas Mirasierra, que colabora con la asociación Canaimara, que entrena a perros procedentes de protectoras para realizar estas intervenciones. Así, el beneficio es doble, porque no solo ayudan a los mayores a vivir mejor, también ofrecen una segunda oportunidad a perros abandonados.

Hay que saberque las terapias con animales forman parte del grupo de terapias no farmacológicas, ya que son actividades realizadas por profesionales formados en las mismas y que además tienen un gran interés terapéutico. Habitualmente, son las personas de los propios centros de animalterapia los que imparten las sesiones, siempre acompañados por los terapeutas y personal clínico de cada centro.

Curto recomienda dividir la actividad en función de las características cognitivas de los residentes y hacer grupos de demencias moderadas y otros de demencias avanzadas. Esto es porque las funciones, tanto físicas como cognitivas, presentan una evolución diferente y así cada grupo tiene la oportunidad de trabajar aspectos diferentes. La duración recomendada de las sesiones es de entre 40 y 60 minutos por grupo y es importante “que los residentes tengan algún tipo de interacción con los animales, aunque sea mínimo”, concluye el doctor el director asistencial de Sanitas Mayores.