dependencia.info

La residencia y centro de día Mossèn Vidal i Aunós sirve texturizados para personas con dificultades digestivas

La Residencia y Centro de Dia Mossèn Vidal i Aunós de Barcelona, gestionada por Fundació Vella Terra, implementa la texturización en el centro para las personas residentes con problemas de deglución y digestión.
Ampliar
La Residencia y Centro de Dia Mossèn Vidal i Aunós de Barcelona, gestionada por Fundació Vella Terra, implementa la texturización en el centro para las personas residentes con problemas de deglución y digestión. (Foto: Fundació Vella Terra)
Por Dependencia.info
miércoles 13 de octubre de 2021, 19:51h

Una buena alimentación y una dieta equilibrada y variada es una de las bases para ayudarnos a mantener la salud y la calidad de vida. Con los años y a causa de diferentes enfermedades, las personas pueden tener problemas para masticar, tragar o ingerir los alimentos en su consistencia habitual. La disfagia es el término médico que se utiliza para referirse a estos trastornos de la deglución y que se define como la dificultad para mover y/o tragar alimentos líquidos y/o sólidos.

La disfagia puede comportar graves desequilibrios nutricionales que afectan a la salud de las personas y su bienestar.

La texturización es una técnica que permite preservar el sabor, el olor y propiedades de los alimentos a la vez que asegura una consistencia segura y atractiva de los alimentos para las personas con disfagia. Así facilita que las personas con disfagia o con dificultades digestivas puedan degustar los mismos platos que en la dieta basal (dieta general para personas que no requieren una alimentación especial), puesto que su sabor es el mismo.

Desde finales del 2020, en la Residencia y Centro de Día Mossèn Vidal i Aunós, gestionada por Fundació Vella Terra, han implementado la técnica de la texturización adquiriendo la maquinaria y formando al personal de cocina para la preparación de los menús del centro.

Así, este pasado mes de septiembre, se hizo una presentación-degustación a familiares donde se ofrecieron varios platos tratados con la “texturizadora”. Para Marta Zaera, directora del centro “la introducción de esta técnica de texturización en los menús diarios es un beneficio que las personas residentes han apreciado desde el primer día. Con la texturización podemos cuidar el sabor y la apariencia visual del alimento, favoreciendo que disfruten de aquello que comen y disminuyendo los riesgos que comportan los problemas de deglución.

La dieta texturizada, sin perder sabor ni apariencia, permite tragar sin masticar, tiene la humedad suficiente para evitar que la masa se enganche en los interiores de la boca y nos ayuda a mejorar el bienestar y el estado nutricional de las personas residentes”.

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios