dependencia.info

TENDENCIAS DE LOS SENIOR EN ESPAÑA

La Silver Economy es una oportunidad para las empresas

Informe de tendencias. Los sénior de España 2021.
Informe de tendencias. Los sénior de España 2021. (Foto: Silver Economy Consulting)
miércoles 10 de marzo de 2021, 04:16h

Cada día es más importante enfocar la actividad de muchas empresas hacia la comercialización de productos y servicios dirigidos a las personas mayores de 55 años. La razón es tan sencilla como que cada día hay más y viviendo más años.

El director general de Silver Economy Consulting, José de Juan Saboya, lo tiene claro: “La Silver Economy es una oportunidad para las empresas” y lo refrenda el “Informe de tendencias. Los sénior de España 2021” que han elaborado y que aporta una visión muy certera de cómo es el mayor de hoy, qué quiere, qué busca y qué espera mañana.

En definitiva, este informe supone una aproximación al perfil vital de las personas entre 55 y 75 años a través del análisis de 12 comportamientos de consumo y de hábitos con los que se aborda qué consumen, de qué manera viven y cómo se sienten las personas que forman este colectivo en nuestro país.

¿Qué es la Silver Economy?

Es un subsector de la economía que agrupa todo lo que tiene que ver con los servicios y los productos para los mayores de 55 años. La traducción es “economía plateada” y se refiere a todo lo que se vincula con la gente mayor, desde residencias hasta adaptación de viviendas pasando por servicios de dependencia y aparatos de ayuda para las personas que tienen problemas de movilidad, pero también viajes para seniors, entre otros.

¿Por qué decidís hacer un informe sobre ‘Los seniors de España 2021’?

La principal razón para e hacer este informe es que percibimos que se dan una serie de paradojas en nuestra sociedad por las cuales hay una imagen bastante distorsionada de lo que es ser mayor. Una de estas paradojas es que está muy extendido “el edadismo”, que significa pensar que ser joven es mejor que ser mayor o aplicar a la persona mayoro un componente negativo.

Otra paradoja es que, siendo la experiencia y el conocimiento algo muy valorable y escaso, sin embargo, muchas veces, se deshecha. En las empresas se tiende a desvincular de la compañía a las personas mayores de 55 años e, incluso, en los medios de comunicación no se suele tener mucho en cuenta la opinión de los mayores.

Igualmente, en un momento en el que cada vez va a haber más gente mayor que va a vivir más años, las etapas vitales se dan de una manera muy acelerada. Ahora, un niño, rápidamente tiene acceso a una cantidad de información y de recursos que antes solamente podía tener un adulto. Y lo mismo ocurre con la gente mayor, de manera que decimos que a la gente le gustaría vivir dos o tres vidas. Es decir, una persona que en 2021 ha vivido 80 años, probablemente ha vivido muchas más cosas diferentes que una persona de esta edad hace 50 años.

¿Cuál es la principal conclusión a la que se llega en este informe?

Pues que hay muchas oportunidades para que las empresas y las instituciones, públicas y privadas, innoven. La gente está teniendo una oportunidad muy importante de adaptar sus productos o servicios y su comunicación para llegar a un colectivo que, por otro lado, va a ser todavía más el más numeroso y que tiene el mayor nivel de renta.

Las empresas van a tener una oportunidad muy grande de poder mejorar su negocio si son conscientes de esto. Quizás aquí son las instituciones las que están un pasito por delante respecto a la empresa privada.

¿Qué necesidades y oportunidades económicas y sociales más concretas se nos presentan?

Un ejemplo es que cualquier marca saca muchas versiones sobre un mismo producto (cerveza, sin alcohol, artesana, en lata, sin chapa…) pero no están dirigidos a las necesidades de las personas mayores. No se enfoca, según el ejemplo, hacia las personas que tienen problemas para abrir una lata o tomar un determinado producto.

Otro ejemplo puede ser la ropa. Nadie piensa en hacer prendas que sean fáciles de poner para personas con alguna dificultad de movilidad. No se piensa en la persona que tiene dificultades para ponerse una camisa porque tiene problemas articulares y no puede mover bien el hombro.

Algo que sí existe ya en el mercado son los viajes adaptados para mayores de 55 años, en los que no se valora ver muchas cosas muy rápido, sino ver las cosas con más tranquilidad y dedicando mas tiempo a comer o descansar. El producto viajes no tiene sentido que sea igual para una persona joven de 20 años que hace interraíl que para una persona de 30 que para otra de 70.

En este apartado quizá haya un poco más de oferta, pero en otros muchos sectores, productos y servicios todavía no.

Necesidad de estar cerca de la familia y los amigos. ¿Hay mucha preocupación por la soledad?

Si, de hecho se produce biológicamente, y principalmente en las mujeres (los hombres, estadísticamente, se mueren antes), un fenómeno a partir de los 70-75 años que es la soledad no deseada. Esto es un reto para la sociedad, pero también es verdad que esas personas solas, a día de hoy, tienen más recursos intelectuales y económicos que los que tenían la misma generación hace 50 años.

Lo que necesitan es una oferta de servicios y de posibilidades más extensa de la que hay ahora mismo. Además, lo dicen las estadísticas, es el grupo social con mayor nivel de renta porque cada hay más gente que se jubila con una jubilación mayor respecto de lo que ocurría antes, cada vez se jubila más gente con una formación superior y secundaria y por tanto han podido tener unas carreras profesionales con unos puestos profesionales en los que han cotizado más.

Otro aspecto es que cada vez más se jubilan los dos miembros de la pareja porque se está jubilando toda la generación que se incorporó masivamente al mercado laboral en los 70 y los 80. En muchos casos, además, rescatan un fondo de pensiones y/o tienen más de una vivienda en propiedad que genera una renta adicional.

Otro aspecto que destaca el informe es que quieren seguir viviendo en su casa, adaptándola a sus futuras necesidades… ¿Se plantean en algún momento la posibilidad de vivir llegado el caso en una residencia?

Hay de todo. Por supuesto que sí, pero lo que vemos es que hay una tendencia a replantearse el futuro. Es decir, con esta ola de cada vez más gente mayor, el modelo generalizado no puede ser la residencia, que siempre quedará para las personas que tienen un nivel mayor de dependencia.

Será así en muchos casos el nivel de dependencia lo que va a marcar que la mejor solución sea la residencia frente a vivir en su propia vivienda, pero adaptada. Uno de los retos es convencer a las personas mayores de que tienen que adaptar su vivienda. Importante las escaleras o quitar bañeras y poner duchas o bajar armarios altos o retirar alfombras y poner tecnología que controle las caídas.

Muchos de estos servicios ya están disponibles y otros muchos son los que se tienen que desarrollar.

Por otra parte, está también el modelo de vivienda en residencias, pero muy diferentes a las actuales, tipo cohousing o unidades de convivencia, es decir, vivir en apartamentos pero compartiendo zonas comunes y servicios. Además, esta distribución de personas permite ir diferenciando por grados de dependencia y organizados por intereses o aficiones.

Para terminar, ¿se está haciendo caso a estas recomendaciones, existe concienciación de la Silver Economy, socialmente y empresarialmente?

Si nos comparamos con otros países, como por ejemplo Francia, tenemos mucho camino por recorrer. Allí esto está mucho más desarrollado y tiene un apoyo institucional.
Valora esta noticia
5
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios