dependencia.info

AESTE PIDE "CAPACIDAD DE REACCIÓN ANTE LOS REBROTES QUE VENDRÁN"

Jesús Cubero: "Esta crisis ha puesto de manifiesto que el perfil de persona mayor que vive hoy en las residencias requiere una mayor atencion sanitaria"

Jesús Cubero, secretario general de AESTE.
Jesús Cubero, secretario general de AESTE. (Foto: Jesús Cubero)
miércoles 08 de julio de 2020, 12:06h

La pandemia de la covid-19 no ha sido fácil para nadie y especialmente para las residencias de personas mayores. Entre las conclusiones que se pueden sacar de esta experiencia, el secretario general de AESTE, Jesús Cubero, apunta que "esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que el perfil de persona mayor que vive hoy en día en las residencias es una persona que requiere una mayor atencion sanitaria en su día a día".

Así, Cubero apuesta por "adaptar el sistema de atención a la dependencia para adecuarlo a las necesidades que tienen hoy las personas mayores: una mayor atención sanitaria".

Antes de hacer un nuevo llamamiento a todos los responsables políticos "para que antepongan los intereses de los mayores y los intereses de la sociedad, a cualquier otro condicionante político o ideológico" y repasar por dónde pasa el futuro modelo de atención a las personas mayores, el portavoz de la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad considera fundamental "tomar las medidas adecuadas para mejorar la capacidad de reacción de la sociedad ante los rebrotes que vendrán".

¿Qué valoración hace de lo que ha pasado en los últimos 4-5 meses en España con el sector residencial?

Una pandemia es algo horrible que probablemente sólo veamos una vez en nuestra vida, por lo que como sociedad, es algo muy impactante. En el caso concreto de la Covid-19 se ha cebado de forma especial con las personas mayores, y dentro de este colectivo, con el sector más vulnerable: las personas mayores que tienen situaciones de gran dependencia y que por tanto están viviendo en las residencias de mayores.

¿Saca algo positivo de la experiencia vivida?

Parece frívolo hablar de algo positivo cuando han fallecido tantas personas. Creo que debemos tomar las medidas adecuadas para mejorar la capacidad de reacción de la sociedad ante los rebrotes que vendrán, y por otro lado debemos adaptar el sistema de atención a la dependencia para adecuarlo a las necesidades que tienen hoy las personas mayores: una mayor atención sanitaria.

¿Cree que todo esto puede ser una oportunidad y servirá para que las administraciones apuesten más -y gasten más- en los servicios de atención y cuidado a las personas mayores?

Creo que esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que el perfil de persona mayor que vive hoy en día en las residencias es una persona que requiere una mayor atencion sanitaria en su día a día. Por un lado debemos reforzar los servicios que permiten que el mayor permanezca el mayor tiempo posible en su propia casa, como pueden ser la Teleasistencia, la ayuda a domicilio, los centros de día, el servicio de comida a domicilio, etc.... Y por otro lado, debemos establecer una acreditación por niveles de los centros residenciales, para diferenciar aquellos que pueden tener una estructura más profesionalizada y unas instalaciones que permitan ofrecer un componente adicional de atención sanitaria adecuada a las necesidades de las personas mayores.

Esto no será posible en todos los centros y por ello es necesario que se haga una acreditación de todos los centros residenciales, clasificándolos por sus capacidades y por su estructura profesional.

¿Qué hay que hacer desde las administraciones para evitar que mueran más personas en las residencias si se produjera un rebrote masivo y generalizado?

Desde AESTE ya hemos trasladado a todas las Comunidades Autónomas y al Gobierno cuáles deben ser las medidas a tomar ante un posible rebrote, y vemos que han calado, a tenor de las medidas que comienzan a dictar: sistema de alertas tempranas ante un posible rebrote, stock de seguridad de EPIs si el mercado se bloquea y no permite acceder al mismo a los operadores privados, test generalizados para residentes y trabajadores, y por último un plan de contingencia individualizado para cada centro donde se contemple la coordinación sociosanitaria y donde se fije cómo se atenderá a los residentes en todos y cada uno de los centros.

¿Y desde las propias residencias?

En las residencias hemos aprendido mucho sobre el comportamiento de este virus. En las residencias más profesionalizadas tenemos las estructuras preparadas para sectorizar los centros, atender a los residentes en función de su contagio, y sobre todo tenemos abiertos los canales de diálogo y derivación con el Sistema Público de Salud de cada Comunidad Autónoma para derivar a los residentes en caso necesario.

No debemos olvidar que hoy por hoy, en las residencias cuidamos, pero no curamos.

¿Algún temor al respecto de responsabilidades judiciales por la gestión de las residencias?

La inmensa mayoría de las residencias de nuestro país han actuado según ordenaban los protocolos que tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas han ido dictando en cada momento. Otra cosa es que esos protocolos se hayan mostrado ineficaces y por eso hayan tenido que ser modificados en varias ocasiones. Por nuestra parte y por la parte de los profesionales, creo que hemos cumplido estrictamente lo que se nos ha ordenado en cada momento, y que hemos hecho todo lo humanamente posible.

La Fiscalía está archivando todas las diligencias informativas que ha ido abriendo porque está comprobando que se han cumplido de forma rigurosa las Órdenes vigentes en cada momento. En cualquier caso, si alguno de los 5.400 centros residenciales no hubiera cumplido los protocolos de actuación, por su puesto que debe atenerse a las consecuencias de dicho incumplimiento.

¿Por dónde cree que pasa irremediablemente el futuro del sector residencial?

El futuro del sector pasa por una mayor capacidad de diálogo entre la Administración, las asociaciones de mayores, los trabajadores y las empresas. Entre estas cuatro partes debemos definir el futuro del sector y diseñar un modelo que sea económicamente sostenible para la sociedad, y que satisfaga las necesidades reales de las personas mayores durante los próximos años.
Tenemos la responsabilidad de diseñar un sistema de cuidados y atención a la dependencia que aborde los principales retos de nuestra sociedad en relación al cuidado de los mayores:
- Atención de la mayor demanda de atención sanitaria de las personas mayores.
- Acreditación de centros por niveles. No todos los centros están preparados para atender al mismo tipo de residente.
- Servicios que permitan la estancia durante el mayor tiempo posible de las personas mayores en sus propios hogares, mediante servicios alternativos como la Teleasistencia, ayuda a domicilio y centros de día.
- Prevención de la soledad no deseada de los mayores, y medidas de actuación ante este problema.
- Mayor profesionalización del sector. Aquí se incluye una mayor transparencia de todo el sistema de cuidados a los mayores, una fuerte autorregulación del propio sector, y una mayor profesionalización y especialización del personal que trabaja diariamente con los mayores.
- Potenciar la colaboración público-privada, porque se ha comprobado que es la forma más eficiente de ofrecer una atención de calidad al mayor número posible de personas mayores. Sólo con este modelo de gestión avanzaremos en calidad, sostenibilidad, y eficiencia del sistema.
El diseño de un futuro adecuado y sostenible para los cuidados de los mayores, es algo en lo que las patronales, las asociaciones de mayores y los sindicatos venimos trabajando ya durante las últimas semanas. Esta tarea de diseño del futuro es nuestra responsabilidad como agentes sociales que somos, y nos sentimos orgullosos de trabajar en el sector de atención a las personas mayores.
¿Un llamamiento final a alguien?
Quizás habría que realizar un nuevo llamamiento a todos los responsables políticos para que antepongan los intereses de los mayores y los intereses de la sociedad, a cualquier otro condicionante político o ideológico. Estamos ante un momento histórico para nuestra sociedad y debemos estar a la altura, haciendo un ejercicio de generosidad y compromiso con una generación de personas mayores que ha sido fundamental en la historia de España. Soy un optimista convencido, y creo que debemos afrontar este reto con amplitud de miras y con ambición, para diseñar un sistema que recoja todas las necesidades de los mayores, y que les ofrezca la atención y los cuidados que necesitan.
Y por último.... mostrar mi agradecimiento personal y el de AESTE y todos sus asociados, a los medios especializados que han apoyado sin dudarlo a todas las empresas y profesionales del sector durante los momentos más duros de esta pandemia. Quiero realizar un reconocimiento público al director de Inforesidencias.com, Josep de Martí, una persona de gran talla intelectual (acorde con su estatura), una solidez asombrosa en sus posicionamientos éticos, y con la valentía para decir las verdades incómodas que nadie quiere decir. Gracias de verdad por todo vuestro compromiso con las empresas, profesionales y con las personas mayores de nuestro país.
Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios