dependencia.info

¿Volverán las habitaciones de cuatro camas para atender a los mayores de la EGB?

domingo 19 de enero de 2020, 13:31h
Josep de Martí
Ampliar
Josep de Martí (Foto: Inforesidencias.com)

A medida que me voy haciendo mayor, empiezo a escuchar un murmullo de fondo cuando pienso o escribo sobre residencias y atención a personas mayores. La primera vez que di una conferencia sobre el tema fue el año 1993. Por aquel entonces era funcionario en activo y cuando hablaba de personas mayores y residencias pensaba en mi abuela, que gozaba entonces de buena salud. Hoy tengo 54, ya no tengo abuelos vivos y mi padre falleció hace tres años con lo que mi madre es la referencia más cercana que tengo a aquello que llamábamos tercera edad. Después ya estoy yo.

Ese es el murullo que escucho. Es una forma sonora de egoísmo que me dice “esa residencia de la que hablas será en la que vivirás tú si llegas a necesitar una”.

La realidad cambia según desde dónde la veas. “En 2050 va a resultar muy difícil encontrar profesionales para atender a personas mayores dependientes” tiene un significado totalmente diferente cuando consideras que esos mayores serán otros que cuando piensas que lo serás tú. Sé que no debería ser así, pero, aunque lo intento, el murmullo de fondo sigue allí.

Digo lo anterior porque últimamente me he entretenido mirando páginas web de residencias de países de los que no vamos a visitar en los viajes geroasistenciales. Quiero saber cómo son allí las residencias. Intento ver países emergentes en los que la proporción de personas mayores no es tan elevada pero ya empieza a ser un tema de debate entre los políticos y planificadores. Me interesa ver cómo están afrontando el reto.

Después de haber organizado 30 viajes geroasistenciales de Inforesidencias (en Marzo de 2020 nos vamos a Hannover a visitar, además de residencias, la feria más importante de Europa sobre atencióna mayores) y, como hemos ido casi siempre a países de centro y Norte Europa, lo que más conozco son modelos diferentes pero que tienen en común que se han encaminado hacia el funcionamiento en unidades de convivencia y lo que ahora llamamos Atención Centrada en la Persona. En esas residencias un dormitorio puede ser como éste:

Un espacio muy personalizado en el que los gustos y preferencias de la persona que vive se ven claramente. Como la fotografía es de Suecia, adivinamos en la parte inferior derecha una pequeña cocina; allí la Ley determina que cada habitación debe ser una vivienda completa con su cocina y su cuarto de baño.

A fuerza de hacer viajes a lugares como Dinamarca, Holanda o Noruega he ido consolidando en mi interior la idea de que cuando yo sea muy mayor así serán las residencias y, la verdad, me resultaba reconfortante, hasta que he empezado a dudarlo.

En el último viaje de 2019 a Suecia visitamos una residencia recientemente construida que había ganado un premio (ver vídeo). ¡Así es cómo a mi me gustan! Pensé. Cuando nos hablaron de lo que costaba ser atendido allí, alrededor de 240€ al día, me siguió gustando igual, pero... No sé si los que estudiamos EGB y las administraciones que tengamos dentro de 30 años podrán o estarán dispuestas a pagar cifras parecidas.

Es cierto que en Suecia una auxiliar gana el doble. El problema es que la diferencia de precio no se debe sólo a los salarios: la residencia del vídeo, de 54 plazas, está dividida en unidades de convivencia de nueve plazas; muchos metros cuadrados por persona, un enorme jardín y, sobre todo, una ratio global que hace que trabajen más personas a jornada completa que personas viven en la residencia. Me gustaría saber cuánto costaría construir y hacer funcionar esa residencia en Madrid, Barcelona o Valladolid.

Sigo creyendo que los modelos con unidades de convivencia y filosofía ACP son los que deben servirnos de ejemplo y por eso voy a seguir organizando viajes e intentando traer elementos de esos modelos que podamos adaptar a España, pero, ¿es lo que se piensa en todo el mundo?

He buscado por internet cómo son las residencias en dos lugares lejanos a nosotros en muchos sentidos, pero, con niveles de riqueza parecido. Para empezar, he viajado virtualmente a Hong Kong y me he fijado en la residencia Oasis, una residencia inaugurada en 2008 y que recientemente ha sido acreditada dentro del Programa Piloto de Vales de Servicio de Atención Residencial para Personas Mayores del Departamento de Bienestar Social. O sea, una residencia reciente bien considerada por la administración.

En la residencia Oasis (Ziyunjian Qinyi), según aparece en su página web, definen su modelo de atención como "profesionalismo, enfoque y respeto", y esperan proporcionar atención integral de alta calidad para cada persona mayor que allí recibe servicios en alguno de los cuatro niveles: "cuerpo, mente, comunidad y espíritu". Su meta es que las personas mayores vivan cómodamente en un ambiente de respeto pasando una vejez feliz.

Si seguimos repasando lo que ofrece la residencia a través de su web, todo se nos antoja bastante parecido a lo que se hace en España:

Atención personalizada

El equipo multiprofesional del hospital llevará a cabo una evaluación exhaustiva de cada uno de los residentes con regularidad, formulará y ajustará planes de cuidado personal, para que las personas mayores puedan disfrutar de su vejez de manera cómoda y feliz.

Comida sana

Los menús de la residencia están diseñados por nutricionistas, están equilibrados nutricionalmente y satisfacen las necesidades de los residentes. Todos los días contamos con un equipo de chefs profesionales para proporcionar comidas frescas, saludables y deliciosas.

Servicios de rehabilitación

Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales en el centro de rehabilitación mejorarán la capacidad de los residentes y su autoimagen a través de planes de evaluación y tratamiento, y ayudarán a los ancianos a enfrentar la vida con dignidad.

Por buscar algo diferente, es cierto que en la Residencia El Oasis ofrecen un servicio personalizado de medicina tradicional china y acupuntura; dejando eso a parte, podríamos estar leyendo la web de una residencia en cualquier ciudad española. Pero hay alguna diferencia.

La residencia Oasis ofrece 217 plazas en dormitorios cuádruples dejando algunas de menos tamaño como “de enfermería”.

Según la propia página web, el precio para las plazas “no subvencionadas” es de 9.840 Dólares de Hong Kong, o sea, unos 1.150 euros al mes. En el caso de las plazas subvencionadas el precio que se paga es de unos 250 euros al mes.

El salario medio mensual en Hong Kong es de 1.800 euros al mes.

Después de leer esto me pregunto: ¿A alguien le gusta más la habitación de cuatro camas que la que hemos visto un poco más arriba? ¿Por qué en Hong Kong han apostado por ese modelo? ¿No conocían el modelo escandinavo?

La respuesta posiblemente tenga que ver con el dinero.

Vuelvo a pensar en lo que pasa en España y vuelve el murmullo. La mayor parte de personas mayores que hoy viven en una residencia en nuestro país lo hacen en una que no existía cuando ellos tenían 54 años. Casi todo se ha construido en los últimos treinta años.

Viendo como van las cosas. “¿Volverán las habitaciones de cuatro camas para atender a los mayores de la EGB?”.

No me gustaría, pero me preocupa. Voy a mirar qué pasa en Singapur y lo explico la semana que viene.

Consulta aquí residencias de toda España

Valora esta noticia
4
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.