dependencia.info
Crean en Inglaterra el Ministerio de la Soledad

Crean en Inglaterra el Ministerio de la Soledad

martes 06 de marzo de 2018, 01:27h

Cuando hace unas semanas leí un titular según el cual el Reino Unido iba a crear un Ministerio de la Soledad pensé que se trataba de una broma relacionada con que, si el 29 de marzo de 2019 ese país no alcanza un acuerdo sobre su salida de la Unión Europea (Brexit), se iban a quedar muy solos.

Pues no, la cosa va en serio, resulta que la soledad afecta a nueve millones de británicos (de un total de 66), además, la mitad de personas de más de 75 años viven solas, lo que supone unos dos millones.

Resulta que hace un par de años, una comisión creada en el Parlamento británico mostró lo terrible de una situación que llamamos “soledad”, pero que de verdad oculta un fenómeno aún más preocupante que es el aislamiento social de muchas personas, la mayoría mayores. El informe atribuye en parte este aumento a los cambios de modelos familiares y a la disminución de las relaciones entre personas que impulsaban tradicionalmente instituciones como la iglesia, los sindicatos, los pubs locales (en serio, mencionan los pubs, muy británico) y el lugar de trabajo (fuente).

El problema de la soledad no es algo exclusivamente británico ni mucho menos. Recuerdo un viaje geroasistencial a Suecia en el que un representante de una administración local nos dijo que ese era el país donde más personas mayores vivían solas. Cuando respondimos con expresiones de pena nos dijo que eso no era malo, lo que quería decir era que gracias a una extensión de los servicios de adaptación del hogar, teleasistencia y ayuda a domicilio, habían conseguido que toda persona mayor que quisiera seguir viviendo en su domicilio podía hacerlo. Quien tenía necesidad y prefería vivir en una residencia, también podía. Su reflexión era que la “soledad querida” no era un problema sino una opción de vida que debía respetarse. A mí me pareció convincente aunque ahora, a raíz de lo del ministerio, he estado buscando datos y me parece que lo de Suecia quizás sea más preocupante de lo que nos dijeron en el viaje, ya que cuatro de cada diez hogares suecos está ocupado por una sola persona. Como las estadísticas siempre tienen sus cosas, entre los hogares unipersonales suecos son muchos los llamados “Stockholmsäktenskap” (“Matrimonios de Estocolmo”), o sea, personas que viven en condiciones de pareja, pero están inscritas en diferentes direcciones postales. Aun así, el 40% es un número muy alto y existen otros datos que muestran la soledad como un verdadero problema incluso en el paraíso escandinavo: Un 25% de los suecos muere solo y nadie reclama su cuerpo.

En España, la soledad “física” afecta al 22% de las personas mayores (fuente) y, sinceramente, no creo que sea debido a que haya mucha teleasistencia y ayuda a domicilo sino a que, para muchos, la soledad es la única opción de vida que les ofrece su circunstancia personal. La soledad “percibida”, o sea, la de quienes se “sienten solos” aunque vivan con otras personas, es aún mayor.

La soledad no querida, la que genera aislamiento social, es mala para quien la sufre y para el conjunto de la sociedad. Quienes viven solos tienen un mayor riesgo de sufrir ansiedad y de acabar suicidándose. Además, la soledad, resulta ser un factor de riesgo para algunas enfermedades equivalente al de sufrir obesidad o fumar quince cigarrillos al día, lo que acaba incrementando la factura sanitaria.

O sea, que la “epidemia de la soledad” es algo que está ahí y que valdría la pena afrontar, pero ¿crear un Ministerio?

¿No podríamos intentar afrontar el problema sin generar nuevas estructuras administrativas?

En la novela 1984, de George Orwel, el superestado de Oceanía tiene cinco ministerios: el de la Abundancia, la Paz, la Verdad y el Amor. Esos nombres ocultan su verdadera finalidad: el racionamiento, la guerra, la propaganda y el lavado de cerebro. Me ha venido a la cabeza esa novela al pensar que crear un ministerio me parece algo demasiado burocrático y rígido.

Me imagino que en España se copia la idea y acabamos teniendo un ministerio, más diecisiete consejerías autonómicas, más 735 concejalías (una en cada municipio de más de 10.000 habitantes), todos con su presupuesto y sus aparatos burocráticos dedicados a luchar contra la soledad.

No sé yo…. Harían falta cientos, si no miles de funcionarios que, por lo menos se sentirían acompañados durante las horas de oficina.

Empiezo a pensar en el Ministerio de la Soledad y acabo pensando irremediablemente en el Ministerio de Andares Estúpidos que describieron en un hilarante sketch los inigualables Monty Python. ¿A ver si han sido ellos los inspiradores en el Reino Unido?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.