dependencia.info

Miguel Ángel Valero: "Es importante que exista la mejor tecnología para personas mayores para que pueda mejorar su vida independiente"

Miguel Ángel Valero: 'Es importante que exista la mejor tecnología para personas mayores para que pueda mejorar su vida independiente'
miércoles 10 de mayo de 2017, 20:11h
Congreso del COIT: Los centros sociosanitarios 'inteligentes' salvan vidas y mejoran la calidad de vida de los usuarios.

El director del Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT), Miguel Ángel Valero, ha explicado a NGD que "es importante que exista la mejor tecnología, en este caso fundamentalmente para personas mayores y personas con discapacidad, para que pueda mejorar su vida independiente".

Valero nos recordó que ellos, el CEAPAT, solo han sido los anfitriones del Congreso de Telecomunicaciones y Sanidad que organizó la semana pasada el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones (COIT), entre otras cosas porque -apuntó el director del centro- "los ingenieros saben de tecnología y si aplican bien su tecnología a la mejora de la calidad de vida son bienvenidos y el CEAPAT ayuda a los ingenieros y a las empresas a que descubran todo el potencial que tiene la tecnología para mejorar la vida de una persona mayor encamada en su casa, por ejemplo".

Preguntado sobre qué destacaba de este congreso, Valero hizo hincapié en lo que dijo el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, José Antonio López Trigo, cuando apuntaba que "97 de cada 100 mayores viven en su casa. Y quieren vivir en su casa". El presidente del CEAPAT señaló entonces que "o hacemos buena tecnología accesible y asequible para los mayores en su casa que permita su autonomía personal o estamos perdiendo una oportunidad social o socioeconómica a nivel mundial impresionante".

Matizó que "por supuesto, a los que están en las residencias hay también que atenderles lo mejor posible y sucede que haciendo ciertas traslaciones apropiadamente, la tecnología de residencias sirve para la casa". Insistió en que "no directamente, pero si uno diseña de forma centrada en las personas hay muchas cosas que pueden ser útiles para la casa sin llenar la casa de cacharritos".

Y hablando de cacharritos, que para eso es el que sabe de ayudas técnicas, está de acuerdo en que muchos de estos cacharritos (avisadores, localizadores, cámaras...) pueden ser muy útiles en una residencia para que no se pierda una persona mayor, pero, subrayó, "siempre y cuando el factor ético sea el que conduzca nuestras acciones". Y lo explicó: "Es decir, yo no quiero llenarle a la gente los bolsillos de cacharritos. Lo que queremos, como mostraba muy bien la película de Antonio Mercero “¿Y tú quién eres?”, es que si una persona con un fuerte deterioro cognitivo, que está en una residencia, sale de la residencia desorientada y está tres días por la calle perdido, nosotros queremos que si sale de residencia, en menos de 5 minutos lo sepamos".

Pero, concluyó dejando muy claro que "no queremos controlar a las personas mayores".

La tecnología salva vidas

Por otra parte, los centros sociosanitarios “inteligentes”, dotados con sistemas integrales de telecomunicaciones, salvan decenas de vidas cada año, según estima el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT).

El COIT pretende que hospitales y residencias sean diseñados como edificios inteligentes, con el objetivo de mejorar la asistencia, humanizar la estancia y evitar costes derivados de hospitalizaciones innecesarias, ineficiencias, y pruebas diagnósticas injustificadas.

Según un análisis elaborado por el COIT que se presentó en el congreso, en un hospital con 900 camas que atiende a 110.000 pacientes al año, la integración de una red integral de telecomunicaciones permite reducir el tiempo medio de permanencia en urgencias de dos horas y media a menos de 60 minutos. De ese modo se incrementa la capacidad asistencial de las urgencias en un 20% y se ahorran 800.000€.

El coste añadido de incluir un proyecto de telecomunicaciones en la fase de diseño del centro sociosanitario o residencia es de un 5% de la inversión total de la construcción, según el COIT. “Estos datos avalan que la inclusión de sistemas integrales de telecomunicaciones en la construcción de estos edificios ahorra costes, aumenta la eficiencia de los servicios que ofrecen, mejora la calidad de vida de los usuarios y de la sociedad en general”, señala el decano del COIT, Eugenio Fontán.

La admisión de un paciente en un hospital se prolonga de media unos 51 minutos, de los que 33 de ellos (65%) se pierden por una comunicación ineficiente, según un informe del Instituto Ponemon, de Estados Unidos. La coordinación de una respuesta de emergencia requiere 93 minutos de media por paciente y el 40% se pierde por el mismo motivo, lo que causa fallecimientos y otras secuelas que podrían haberse evitado, según los investigadores.

“Los hospitales y residencias conectados permiten a los profesionales sanitarios salvar vidas, ya que detectan los riesgos antes de que se produzcan, evitan errores, y logran una mejor coordinación de los profesionales sociosanitarios para atender una situación crítica”, destaca Eugenio Fontán. En estos centros, los usuarios están monitorizados en todo momento a través de sensores que envían los datos biomédicos al profesional sanitario en tiempo real y vinculan la historia clínica con su estado actual de salud.

En este sentido, un análisis publicado en la revista Critical Care del pasado mes de abril sobre los centros sociosanitarios revela que en los próximos años una de sus características será la monitorización constante de los usuarios. “Al ingresar, los pacientes estarán equipados con una serie de sondas o sensores multimodales no invasivos que evaluarán continuamente no sólo su frecuencia cardíaca y la saturación de oxígeno (mediante oximetría de pulso), sino también la presión arterial, la temperatura, la frecuencia respiratoria, la adecuación de la perfusión de la piel, los niveles de glucosa en la sangre, etc.” Para los autores, “estos datos serán transmitidos y controlados continuamente por una consola central (en el hospital o en otro lugar), lo que alertará a un pequeño equipo para verificar al paciente si es necesario”.

Sistemas para evitar pacientes errantes

Otra ventaja de integrar las telecomunicaciones en los centros sanitarios y residencias es mejorar la seguridad de los residentes y evitar que aquellos que padecen demencias o trastornos de memoria sufran desorientación o una situación de riesgo. A través de sensores se puede controlar los accesos de las personas que salen y entran y localizar a los usuarios en cualquier lugar del edificio, según se refleja en la Guía técnica para la elaboración de proyectos de infraestructuras comunes y servicios de telecomunicación en edificios sociosanitarios, elaborada por el COIT.

Los ingenieros de telecomunicación instan a las autoridades a que la normativa recoja que los centros sociosanitarios de nueva construcción incluyan un plan integral de telecomunicaciones para mejorar la asistencia, seguridad y calidad de vida de los usuarios, así como la protección de sus datos.

Decálogo del hospital inteligente

El COIT ha elaborado un decálogo sobre las prestaciones que debe proporcionar un hospital o una residencia “inteligente”:

1.- Hacer más humana, cómoda y amable la estancia de pacientes y residentes.

2.- Disponer de una red de telecomunicaciones que permita interconectar todos los sistemas que prestan servicios, inicialmente y en el futuro.

3.- Garantizar el derecho de los ciudadanos de acceso a la información.

4.- Permitir la monitorización de datos clínicos básicos y la asistencia de pacientes o residentes a distancia.

5.- Optimizar los recursos en todos los ámbitos (Respuesta rápida a emergencias, seguridad, accesibilidad, eficiencia energética, gestión...).

6.- Visualizar la ubicación de los residentes (control de errantes) y profesionales del establecimiento.

7.- Facilitar la comunicación con el exterior a los pacientes y residentes y su estimulación cognitiva. (redes de alta velocidad de los operadores).

8.- Controlar los bienes y propiedades tanto del establecimiento como de sus inquilinos (control de botiquín, ropa, etc.).

9.- Controlar los accesos a residentes y empleados, (CCTV, detectores de huella, video portero,…).

10.- En definitiva: mejorar la calidad de vida de los pacientes y residentes e incluso salvar vidas, mediante las tecnologías disponibles.

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios