dependencia.info

Fundación Pasqual Maragall da 10 consejos para pasar las vacaciones de verano con una persona con Alzheimer

Verano con una persona con Alzheimer.
Ampliar
Verano con una persona con Alzheimer. (Foto: Fundación Pasqual Maragall)
Por Dependencia.info
miércoles 29 de junio de 2022, 01:42h

Llega el verano y también las vacaciones, momento ideal para desconectar, viajar, visitar familiares y relajarse. No obstante, los escenarios pueden ser completamente diferentes cuando se comparten con una persona con Alzheimer. Cualquier alteración de los hábitos diarios puede afectar a las personas que sufren la enfermedad y, por lo tanto, hay que planificar las vacaciones con antelación para garantizar su bienestar y el de las personas cuidadoras.

Durante estos días es posible que puedan aparecer preocupaciones o inquietudes a la hora de planificar esta época del año. En esta previsión hace falta tener en cuenta acciones que permitan facilitar las rutinas y las adaptaciones al nuevo entorno para la persona con Alzheimer, así como procurar que la persona cuidadora disponga de tiempo de descanso y de ocio. Además, se debe intentar que esta pausa sea beneficiosa tanto para quien se ocupa de las curas como para quién las recibe.

Como explica la Dra. Nina Gramunt, neuropsicóloga de la Fundación Pasqual Maragall, "el verano y las vacaciones ofrecen opciones que podemos convertir en oportunidades para velar por el bienestar de la persona que sufre Alzheimer, facilitando que la persona cuidadora pueda descansar y tenga su propio tiempo de ocio".

En este sentido, la Fundación Pasqual Maragall ofrece recomendaciones para que las personas con Alzheimer y sus cuidadores puedan disfrutar en verano:

1. Intentar mantener las rutinas: es recomendable mantener los horarios de las comidas y de descanso.
2. Limitar los compromisos sociales: hay que tener presente que la actividad social intensa puede desestabilizar a la persona con Alzheimer.
3. Facilitar el proceso de adaptación al nuevo entorno: un cambio de hogar o de habitación puede causar desorientación y debemos procurar que sea lo menos traumático posible. Pequeños detalles como dejar alguna luz encendida por la noche, para evitar accidentes nocturnos, o incluir elementos cotidianos para crear la sensación de estar en un lugar familiar, pueden ser de gran ayuda.
4. Adaptar el entorno: si la persona con Alzheimer tiene que pasar un tiempo con un familiar con quien no convive habitualmente, hay que asegurar que conozca las costumbres y las rutinas básicas de su día a día y que intente mantenerlas. Si las vacaciones son en un hotel o apartamento, es recomendable avisar al personal de las instalaciones sobre nuestra situación para evitar malentendidos o situaciones indeseadas.
5. Prestar atención al calor: las personas con Alzheimer pueden ser especialmente vulnerables al calor porque debido a su alteración cognitiva, pueden no interpretar adecuadamente las señales de su cuerpo, como las sensaciones de frío o de calor. Por ello, es importante prestar mayor atención a las recomendaciones habituales ante las altas temperaturas para evitar complicaciones.
6. Dar vacaciones a la persona cuidadora: el verano puede ser un buen momento para facilitar el descanso de las personas que cuidan y, si es necesario, pedir ayuda y movilizar a familiares y amigos para garantizar que la atención de la persona con Alzheimer quede cubierta, para que el cuidador pueda relajarse.
7. Mantener la comunicación familiar: es necesaria una buena comunicación entre la persona cuidadora y el resto de la familia para llegar a acuerdos que le liberen un poco de la atención hacia la persona con Alzheimer.
8. Tener dosis extra de paciencia: se deben evitar las confrontaciones, aunque la persona afectada no pueda recordar los detalles de la discusión sí puede sentir las emociones negativas que haya experimentado durante la misma.
9. Consultar a los profesionales en caso de duda: cada caso es único y el equipo médico habitual puede aconsejar de manera personalizada y determinar si son recomendables o no los planes que tengamos pensados para las vacaciones.
10. Disfrutar: disponemos de un tiempo de vacaciones y debemos procurar encontrar espacios de desconexión de la rutina y bienestar personal.

El Alzheimer en cifras

La enfermedad del Alzheimer es la responsable del 75% de las demencias, alteraciones crónicas de salud que actualmente afectan a más de 900.000 personas en todo el estado. Esto es una de cada 10 personas de más de 65 años, y un tercio de las mayores de 85. Con la esperanza de vida en aumento, y si no se encuentra un cuidado efectivo que modifique su curso, en el año 2050 el número de casos podría triplicarse a nivel mundial, superando el millón y medio de personas en España.

Para más información sobre los consejos: Blog Fundación Pasqual Maragall

Valora esta noticia
0
(0 votos)