dependencia.info

ACP extremo

Por Josep de Martí
Personas mayores y dependientes.
Ampliar
Personas mayores y dependientes. (Foto: JC)

La Atención Centrada en la Persona es algo que se toma muy en serio en la residencia Las Marismas, de la que, por cierto, eres directora. Siempre que se plantea algún tipo de duda o conflicto intentáis analizar, no sólo las necesidades de cada residente sino también, y de forma importante, las preferencias. Esta forma de trabajar os ha permitido ajustar algunas actividades de la residencia y, aunque no siempre se puede conseguir que todo esté adaptado a lo que querrían todos y cada uno de los residentes, consideráis que vais avanzando por el buen camino.

Eso pensábais hasta que la señora Margarita Altán ingresó trayendo con ella una “mochila” bastante peculiar.

La Sra. Altán es viuda, tiene tres hijas: Alba, Berta y Carla. Si hablas con ella te dice que está hecha una piltrafa, que no se acuerda de nada y que, sólo espera irse a dormir un día y no despertarse. Lo cierto es que, a pesar de un leve deterioro cognitivo y una cojera que le obliga a caminar con un bastón o un andador, doña Margarita está bastante bien. El motivo por el que vino a la residencia fue bastante sencillo: en la portería de su casa había un tramo de seis escalones antes de llegar al ascensor y poner un elevador era tan caro que los vecinos retrasaron tanto la decisión que al final, ante la gran dificultad de subirlos, entre Margarita y sus hijas decidieron que ingresase en una residencia. De eso hace nueve meses.

Alba, la mayor, es quien le “lleva las cosas” a su madre (básicamente una cuenta corriente donde cobra su pensión más la renta que le produce el alquiler del piso donde vivía hasta el ingreso y un fondo que contiene unos pequeños ahorros que acumuló junto a su difunto marido). Lo hace porque tiene un poder muy amplio que le firmó su madre hace unos años. Alba viene de visita una o dos veces a la semana, se hace cargo de todo lo material.

Berta y Carla nunca han estado de acuerdo con que su hermana mayor administrase los bienes de su madre. Por eso hace dos años, iniciaron un proceso de incapacitación, pero, estando ya en la residencia y tras análisis de médicos forenses, el juez determinó que no había causas para dictar su incapacidad y el nombramiento de un tutor.

Cuando habláis del tema con Doña Margarita ella siempre lo esquiva y dice que “lo del dinero ya está arreglado” y lo lleva Alba.

Berta acude casi cada día a la residencia y, aunque sólo se queda unos minutos, charla un rato, algo que Margarita aprecia mucho. Durante esas visitas suele conectar a su madre con su hermana Carla a través de videoconferencia. A veces, alguna auxiliar ha escuchado como durante las visitas las hermanas pequeñas intentan convencer a su madre para que les deje administrarles las cuentas o para que “reparta algo” ahora que tienen necesidad. Doña Margarita siempre desvía el tema o se hace la tonta.

Esta situación no es extraña comparada con la de otros residentes, hasta que de alguna forma os han involucrado en lo que deberían ser relaciones familiares.

Con la cercanía de un puente, Carla os ha comunicado que va a llevarse a su madre a su casa a pasar esos tres días. Berta os ha dicho que le parece muy bien y que, a partir de ahora, ella también se la llevará a su casa algunos días sueltos. Vosotros habéis hablado con Margarita y ella os ha dicho que le hace mucha ilusión irse esos días.

Al cabo de unos días y antes del puente, Alba ha tenido una conversación tensa contigo en la que te ha dicho que le parecía muy mal que no le hubieses comunicado la intención de sus hermanas de sacar a su madre de la residencia. Te ha dicho también que la casa de Carla tiene muchos escalones y no tiene ascensor, además que Carla trabaja los fines de semana por lo que es muy posible que Margarita se quede sola una buena parte del tiempo. Ante tu respuesta en el sentido de que Margarita es una persona capaz que toma sus decisiones, Alba te ha dicho que “sabe perfectamente lo que está pasando”: lo que quieren sus hermanas es llevar a su madre a un notario y forzarla a cambiar los poderes, algo que ella no puede consentir, ya que su madre no es rica y es necesario administrar bien todo para poder seguir pagando la residencia.

La conversación ha sido algo incómoda ya que Alba pide tu complicidad para evitar que sus hermanas se lleven a su madre. Alba te dice que su madre tiene muchísima confianza contigo y que sabe que si tú le recomiendas que es mejor no salir del centro debido a su cojera y situación ella preferirá quedarse. También te advierte de que, si no haces lo que te pide y ella pierde los poderes, se desentenderá de todo lo económico.

Para ti no hay duda: hay que respetar la voluntad de Margarita y tú no tienes ninguna gana de meterte en un asunto que sólo afecta a los familiares. ¿O existe otra opción?

Un año después:

SITUACIÓN 1

Siguiendo tu instinto y convicción seguiste la indicación de la residente, Margarita, y facilitaste las salidas. Éstas se sucedieron durante dos meses. Margarita siempre volvía muy contenta y explicaba lo que habían hecho, después pararon. Al cabo de ese tiempo te enteraste de que, en efecto, doña Margarita había revocado los poderes y ahora administraba ella misma sus bienes, aunque, de hecho, las cuentas las manejaban sus hijas Berta y Carla. Alba, efectivamente, se hizo a un lado, continuó con sus visitas semanales.

Este último mes te ha venido devuelto el recibo de Margarita. Has hablado con ella y te ha dicho que no sabe nada, que se lo digas a Alba. Alba te ha dicho que ella ya no lleva los asuntos de su madre pero que, desde hace unos meses, su hermana Carla vive en el piso que, cuando ella administraba, estaba alquilado. Te comenta que supone que estos últimos meses han pagado con la pensión de su madre y poniendo la diferencia del fondo que tenían. El fondo se debe haber acabado y ha pasado lo que ella predijo. Has hablado con Carla y te comenta que han tramitado la Ley de Dependencia y que les han asegurado que empezará a cobrar algo dentro de poco. Te ha dicho que, si os parece bien, os transferirá cada mes la pensión de la madre pero que ella no tiene más dinero. Le has comentado lo que te ha dicho Alba sobre que ella está viviendo en el piso de su madre proponiéndole que pague ella lo que falta hasta que llegue la ayuda pública ante lo que ella se ha molestado y te ha dicho que tú no tienes ni idea de los acuerdos que ella tiene con su madre.

O sea, que ahora se está generando una deuda de Margarita hacia la residencia. Has consultado la situación con un abogado que te ha dicho que, tras cobrarte una provisión de fondos, te ha informado de que tienes opciones de reclamar la deuda y también de pedir de Margarita un reconocimiento de deuda que puedas usar tras su fallecimiento para cobrar de la herencia. Sea como sea, son soluciones a medio/largo plazo que no son satisfactorias.

SITUACIÓN 2

Conociendo a las tres hermanas y sospechosa de que lo que querían las pequeñas no iba en el sentido de apoyar el bienestar de su madre, hablaste con doña Margarita y la convenciste de que era mejor no salir a dormir fuera de la residencia. Te costó un poco, pero, con ayuda de Alba lo conseguiste. Las hermanas pequeñas no se lo tomaron bien. Dijeron que estabas aliada con Alba para quedarte con sus bienes.

La situación te dejó un mal sabor de boca ya que en el fondo pensabas que tenías que respetar los deseos de Margarita aunque las consecuencias fueran otras que las que ella quería. Al fin y al cabo era una persona adulta.

La residencia siguió cobrando mensualmente y ofreciendo sus servicios. Las hermanas pequeñas siempre te miraron con recelo.

En ambas situaciones, un año más tarde murió Margarita. En la situación 1 estáis negociando el reconocimiento de deuda dentro del proceso de testamentarías para poder cobrar la deuda. En la situación 2, se abrió el testamento que repartía todo entre las hermanas a partes iguales, ya no supiste más de ellas.

¿Qué harías tú?

Autor: Josep de Martí Vallés, jurista y gerontólogo, fundador de Inforesidencias.com

Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios