dependencia.info

Trabajo con personas mayores porque soy egoísta

miércoles 21 de noviembre de 2018, 12:35h

Kyrie Sue Carpenter, coach, pensadora y activista norteamericana, continúa su colaboración con Dependencia.info aportando sus reflexiones sobre el envejecimiento y el necesario cambio de cultura que debemos afrontar.

Cuando tenía 21 años dejé las ciudades playeras de Florida a las que siempre había llamado hogar, metí mis pertenencias en una camioneta y me dirigí a la tierra prometida: Brooklyn (Nueva York). Antes de irme, un amigo y mentor me recomendó que leyera The Fountainhead de Ayn Rand y una cita del personaje principal me llamó la atención, cambió mi perspectiva y, finalmente, mi curso en la vida:

"No tengo la intención de construir para tener clientes; Tengo la intención de tener clientes para construir ".


Quería vivir mi vida de esta manera, aunque aún no había definido mi pasión. En Brooklyn trabajé en el sector del cine y aprendí sobre la vida. A los 25 años me volví a judar y luego sufrí una pérdida, lo que me llevó a mirar en mi interior y a buscar cuál era mi verdadera vocación. Me di cuenta de que mi pasión eran las pasiones de otras personas, o lo que se llama vocación, y esto me llevó a estudiar un postgrado en psicología y a formarme como “coach de vida”.

La idea de la vocación me siguió apasionando durante mis estudios y, mientras estudiaba muy intrigada la asignatura de geropsicología. Pensé: "¿Qué mejor manera de aprender sobre la vida que la retrospectiva?". Asumí que trabajar con ancianos me ofrecería más perspectiva mucho más amplia que la que podía obtener yo misma a mis 20 y tantos. Encontré una residencia que funcionaba como una comunidad de atención para personas mayores, que era rara en el sentido de que ofrecía psicoterapia, y pedí poder hacer allí las prácticas clínicas que mi formación requería.

Al comenzar mi formación, aprendí que muchos de los ancianos con los que estaba trabajando tenían un diagnóstico de demencia. La residencia en cuestión se enorgullecía de admitir a personas mayores a quienes otras residencias les habían dicho que no podían satisfacer sus necesidades. Normalmente estas "necesidades" eran más bien “expresiones de comportamiento”. Así que ahí estaba yo, egoístamente pensando que me sentaría con los ancianos durante horas, escucharía sus historias y aprendería sobre cómo transitar por este mundo: qué errores se deben evitar, qué oportunidades se deben aprovechar. Estaría allí como una esponja absorbiendo sus historias, apuntando los detalles y usándolos después para ayudarme a mí misma y a mis futuros clientes. Siempre he sido buena en descifrar cosas y estaba emocionada ante la posibilidad de aprender tanto de esas personas mayores.

Pero ellos no eran lo que esperaba: muy pocos recordaban mi nombre. Las conversaciones solían ser difíciles de iniciar y mucho más difíciles de seguir. Los residentes no vinieron y se sentaron frente a mí, sino que me uní a ellos en su mundo y su vida. Los ancianos no eran las fuentes del conocimiento de una vida vivida a la perfección que yo había imaginado. Muchos estaban enfadados, frustrados, tristes y aburridos; estas condiciones humanas comunes se vieron exacerbadas por los años y las circunstancias. A medida que pasaba más y más tiempo con esta comunidad, mi pretensión comenzó a desvanecerse y, con una curiosidad que ha sido mi constante compañera, intenté entender lo que estaba suceciendo. Comencé a ver cómo se desarrollaban las relaciones sin poder recordar el nombre o los detalles de las interacciones. Como dijo un anciano: "No te recuerdo aquí [apuntando a su cabeza], pero te conozco aquí [apuntando a su corazón]".

Empecé a conocer a ancianos que parecían estar más en paz con su vida y aquellos que estaban más llenos de sufrimiento. Empecé a detectar patrones de aquellos que envejecían más alegremente que otros, con menos sufrimiento. Noté que quienes rechazaban el proceso de envejecimiento sufrían más que aquellos que lo aceptaban. El secreto de la vida que esperaba desentrañar no se parecía a lo que había previsto.

No hay atajos o respuestas fáciles, pero hay un cambio de perspectiva que puede ayudarnos a medida que envejecemos. A lo largo de nuestra vida podemos escuchar a nuestra sabiduría interna, oír como nos llama y responder a su llamamiento, podemos actuar en nuestro propio interés racional y prepararnos para la vejez en lugar de tratar de evitarla y podemos aprender a conocer las cosas no solo con nuestras mentes sino también con nuestros corazones y cuerpos.

Trabajo con personas mayores porque soy egoísta: quiero limitar mi propio sufrimiento en la vejez y, con suerte, a los demás en el camino. Estoy abierta y aprendiendo activamente de los mayores sobre el proceso de envejecimiento. Animo a personas de todas las edades que tengan la oportunidad de estar cerca de mayores para que prueben esta perspectiva y aprendan de los ancianos que envejecen jubilosamente. Cuando dejamos de tratar de detener el envejecimiento, esa energía puede surgir en el momento y apreciar el proceso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.