dependencia.info

"La prescripción de la sujeción física es la última alternativa posible"

'La prescripción de la sujeción física es la última alternativa posible'
miércoles 16 de mayo de 2018, 18:10h
En la 'Jornada Sujeción ¨cero¨ en centros sociosanitarios. De la utopía a la realidad'.
'La prescripción de la sujeción física es la última alternativa posible'

El día 9 de Mayo se celebró en la Residencia de Mayores Los Nogales Puerta de Hierro la 'Jornada Sujeción ¨cero¨ en centros sociosanitarios. De la utopía a la realidad', organizada por la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología con la colaboración de la Sociedad Española de Médicos de Residencias.

La Jornada estaba dirigida a los equipos multidisciplinares de los Centros Sociosanitarios y su objetivo era fomentar el debate entre los diferentes profesionales implicados en la atención de los pacientes en centros sociosanitarios con sujeciones físicas y químicas y las repercusiones físicas, éticas, jurídicas y sociales que conlleva. Asistieron unas 140 personas entre médicos, personal de enfermería, psicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, trabajadores sociales y directores de centro, tanto de entidades públicas como privadas.

El debate comenzó desde el minuto uno en la primera mesa: Sujeción física cero: sí o no, donde la Terapeuta Ocupacional de la Residencia Amavir Valdebernardo Mª Carmen Martínez
Sánchez defendió que la Sujeción Física no era una alternativa terapéutica en ningún caso y que por tanto no debería existir ninguna en los Centros. Por el contrario el Dr. José Luis Tobaruela, Médico Geriatra y Director de la Residencia Municipal de Griñón defendió la postura que en determinadas situaciones puede ser necesario la sujeción para mantener la propia seguridad del paciente.

Desde el modelo de atención centrada en la persona, en donde la persona es el centro de todo el proceso asistencial, respetando al máximo su autonomía y sus derechos, la prescripción de
la sujeción física es la última alternativa posible y se debe de realizar siempre de una manera puntual, revisable y en donde su indicación esté clara: para la aplicación de tratamientos que son necesarios para la supervivencia (vías intravenosas, etc.), para evitar que el paciente se autoagreda o agreda a otros, o para garantizar la inmovilización o descarga prescrita en procesos traumatológicos (fracturas de cadera, etc.).

El 75% de las indicaciones de una Sujeción física (cualquier dispositivo que limita la libertad de movimientos de todo o una parte del cuerpo: barandillas, cinturones, muñequeras, etc.) se
utilizan para evitar las caídas. Existen pocos estudios multivariables en donde podamos ver las repercusiones de la No sujeción en los Centros Sociosanitarios. En algunos de ellos los pacientes se caen más, pero no aumenta el número de eventos fatales a consecuencia de la caída, cómo fracturas o incluso la muerte.

Es imprescindible la concienciación y preparación de la los equipos multidisciplinares de los Centros Sociosanitarios en la No sujeción y la aceptación de que el paciente mayor se cae, en
cualquier medio asistencial. La inestabilidad de la marcha y las caídas es un síndrome geriátrico como lo es la demencia, su pronto diagnóstico y el tratamiento de las posibles causas precipitantes es fundamental para la no sujeción.

Así mismo, la sociedad debe concienciarse de asumir el riesgo de que su familiar pueda caerse, a pesar de haber tomado todas las medidas posibles. El exceso de protección y paternalismo
de los modelos tradicionales de atención en muchos casos van en contra de la autonomía del paciente.

Es una mala praxis la prescripción de la sujeción por necesidades del Centro, como falta de personal o problemas estructurales, así como la admisión de residentes en la Residencia en contra de su voluntad. El internamiento involuntario debe de estar prescrito por un juez.

En segundo lugar, el prestigioso neurólogo Dr. Javier Olazarán Rodríguez, Director Científico de la Fundación María Wolf y adjunto del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, expuso su ponencia sobre la sujeción química o farmacológica y los Criterios Chrome.

La sujeción química es la utilización de medicamentos de forma deliberada e intencional para controlar un problema de base no psiquiátrica ni médica, para el que existe mejor tratamiento,
y que acaba limitando o restringiendo los movimientos o actividad física y las actividades de la vida diaria del paciente, así como su funcionamiento mental. Por supuesto la utilización de medicación psicótropa para manejar conductas socialmente inadecuada o molesta no está indicada. Mostró diversos estudios que demuestran que la utilización de fármacos psicótropos, fundamentalmente antipsicóticos y benzodiacepinas en los síntomas neuropsiquíatricos de la demencia, aumenta la morbi- mortalidad de dichos pacientes, sobre todo a largo plazo. De
esta manera surgen los Criterios Chrome que establecen una metodología para identificar y eliminar las sujeciones químicas. Desde la Fundación María Wolf se realiza la acreditación de
Centros libres de sujeciones. Existen circunstancias clínicas que generan gran deterioro de la calidad de vida de pacientes frágiles y de su familia o del entorno cuidador en las que estos
fármacos se deben prescribir tras haber agotado las terapias no farmacológicas.

La Jornada terminó con la última mesa debate compuesta por Esther González Domínguez, Jefa de Servicio de Gestión y Coordinación de la Dirección General de la Atención a la
Dependencia y al Mayor de la Comunidad de Madrid; Alfredo Calcedo Barba, psiquiatra y presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría legal; Pedro Gonzalez Gil, geriatra y Coordinador médico de la Residencia los Nogales Pacífico y Manuel Nevado Rey, psicólogo clínico y experto en psicogeriatría.

En ésta mesa se expusieron casos prácticos discutidos por todos los ponentes y con importante participación de los asistentes que pudieron aclarar dudas y exponer sus experiencias, lo que
refleja, la gran polémica existente en el tema de la Sujeción.

Esther González, que lleva muchos años como Inspectora Técnica de las Residencias de nuestra Comunidad, reflejó la gran variabilidad de Centros que existen en ella, con diferentes recursos
materiales y personales que hacen poco viable alcanzar una Sujeción Cero en todos ellos.

La falta de recursos es una realidad en los Centros Sociosanitarios, como ha quedado reflejado en la Asamblea de Madrid el pasado 10 de mayo, en donde se ha dado luz verde para comenzar la tramitación de la Ley de Residencias de Mayores de la Comunidad de Madrid. Las medidas alternativas a la Sujeción (camas especiales, sensores de movimiento, cámaras de videovigilancia, etc.) comportan una inversión económica que se tiene que asumir.

El psiquiatra legal Alfredo Calcedo fue claro en sus recomendaciones, la prescripción de una sujeción física o de un psicótropo debe realizarse conforme a la idoneidad, necesidad y proporcionalidad de la misma. La Residencia tiene el deber de cuidado y nadie puede ir en contra de la lex artis (ir en contra de una clara prescripción). En la historia clínica debe quedar bien reflejados los motivos de la prescripción de la sujeción física y farmacológica, el síndrome neuropsiquiátrico que justifica su uso y la inexistencia de medidas alternativas. Todos los profesionales, no sólo el personal médico o de enfermería, que intervienen en la atención de la persona mayor en el Centro, deben reflejar los motivos por los que se llega a la utilización de la Sujeción desde sus respectivas áreas de intervención: terapeuta ocupacional, psicólogo, fisioterapeuta y trabajador social.

El psicólogo Manuel Nevado explicó la importancia de la terapia no farmacológica en los trastornos neuropsiquiátricos de la demencia y la necesidad de que exista la figura del psicólogo en los Centros Sociosanitarios, dado que actualmente en los Centros Públicos no hay psicólogos. Su papel es esencial en la comunicación con los familiares, en la formación del personal en las terapias no farmacológicas y en facilitar habilidades al cuidador para manejar los trastornos conductuales.

Por último, el geriatra Pedro González Gil señaló la dificultad actual para que las familias asuman la No sujeción, por miedo a las caídas que se puedan producir. Así mismo, en ocasiones, los familiares subestiman las aptitudes del Médico de Residencia en relación con el médico de Hospital y por lo tanto no aceptan los consejos de los mismos. Es imprescindible la formación específica de los médicos de residencias en geriatría, en ausencia de médico especialista de Geriatría que sería lo idóneo.

Dra. Carmela Mañas Martínez
Médico Geriatra. Coordinadora de la Jornada
Directora Médico del Grupo Los Nogales
Presidenta de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.