dependencia.info

Lecturas recomendadas: ¿Pueden leer las personas que tienen demencia?

Libros de lectura fácil y eminiscencias para personas con demencia.
Ampliar
Libros de lectura fácil y eminiscencias para personas con demencia.
miércoles 24 de abril de 2019, 12:01h

¿Pueden leer las personas que tienen demencia? Si no pueden, ¿por qué? Estas dos preguntas son la base de numerosos esfuerzos para comprender las dificultades que puede encontrar una persona con demencia cuando se aproxima a una página impresa.

Numerosas investigaciones han estudiado los diferentes aspectos interconectados de la lectura entre las personas mayores con demencia. La lectura puede convertirse en un imposible para las personas con demencia y en la mayoría de las veces los materiales utilizados no son accesibles.

El seguimiento visual, la atención selectiva, la memoria de trabajo, la percepción de la luz y la destreza manual son deficientes en niveles variables en esta población. Cada persona requiere un enfoque individual, pero un formato de edición e impresión adaptado a los estándares de lectura fácil puede ayudar a compensar la mayoría de esos déficit. Esta idea se ha materializado en la colección de libros de lectura fácil para personas con problemas de memoria, publicada por la psicóloga especialista en demencias, Nuria Carcavilla González.

La lectura en la demencia

La capacidad de leer se conserva en la mayoría de las personas con demencia. Cuando el texto es fácilmente accesible, su capacidad de lectura es evidente. La metodología de la colección "Lectura fácil y reminiscencias" es exitosa para que muchas personas con demencia lean, por su cuenta, no solo con fines prácticos (orientación, información autobiográfica, reminiscencias), sino también para el disfrute personal y el enriquecimiento. La gran mayoría de las personas que viven en residencias siguen queriendo aprender cosas nuevas tal como lo hicieron cuando eran más jóvenes. "Es maravilloso ver las sonrisas de las personas que cogen los libros adaptados de la colección y leen por el mero placer y alegría que nos regala la lectura", afirma Carcavilla.

El proceso de redacción y edición de textos en lectura fácil implica de manera directa al usuario final. Al principio, se utilizaron tres prototipos diferentes de libros y se trabajó uno a uno con personas con problemas de memoria. A medida que transcurrió el tiempo en las sesiones de validación, desarrollé un formato específico con alto contraste, sintaxis directa y textos cuidadosamente elegidos, que facilitaban a la mayoría de las personas la tarea de la lectura.

Los aspectos más importantes de este formato fueron todos los detalles sobre la impresión, el formato y el contenido, incluidos el diseño gráfico, el tipo de letra, la sintaxis, el estilo, el contraste visual, el lenguaje de referencia y el tema a tratar en cada libro. Los tres libros presentan integridad de sus contenidos y el vocabulario para ofrecer una experiencia enriquecedora a las personas con demencia.

Siempre he sido consciente de la necesidad de materiales adaptados y especializados dirigidos a esta población, de ahí que todo este proceso me llevase a editar la colección de libros de lectura fácil. En mi experiencia como psicóloga en residencias, tenía claro que la mayoría de los residentes querían leer algo más que revistas o páginas impresas de estimulación cognitiva. Sin embargo, debido a las dificultades de atención selectiva y sostenida y el cansancio, retener la atención de estos lectores se convierte en un desafío.

La importancia de los materiales adaptados en la demencia

Por esta razón, todos los libros de la colección intercalar fotografías a todo color, claras y llamativas que reflejaban el contenido de la página correspondiente, ayudando a mantener la atención del lector.

Desde el lanzamiento de la colección, el feedback recibido de residencias, centros de día y familiares al incluir los libros en sus actividades está siendo muy positivo. Como material de grupos de conversación, de estimulación cognitiva, de ocio o incluso de actividades de cocina, los libros resultan atractivos y fáciles de integrar en el día a día de las personas con demencia, favoreciendo una lectura independiente y autodirigida.

Sobre todo, las familias comentan cómo los libros hacen que visitar a su ser querido o pasar tiempo en casa, hacen que compartir el tiempo de actividad de lectura y conversación con ellos sea mucho más sencillo y satisfactorio.

Un libro temático (Animales salvajes, La vuelta al mundo o Cocina) y accesible proporciona los pilares para la conversación. La información declarativa que es tan difícil de recordar para la persona con demencia se ofrece en la misma página y es accesible de forma permanente sin necesidad de pasar de página para recuperarla. Con el apoyo del vocabulario relevante y las imágenes junto al texto, las fotografías y las palabras estimulan recuerdos personales y episódicos que permiten a la persona con demencia describir y compartir la conversación con mayor facilidad.

Recuerdo que en una residencia, ofrecí un libro a dos mujeres que estaban sentadas juntas, codo con codo en sus sillas de ruedas. Le pedí que sostuvieran su respectiva mitad del libro. Casi sin esfuerzo, las dos comenzaron a leer entre sí.

Decidieron quién leería qué. Comentaron sobre los temas y las fotos y se pidieron aclaraciones. Lo que decía una, despertaba recuerdos para ambas y así comenzó una conversación espontánea independiente del libro.

¿Una conversación espontánea entre dos personas con demencia? Sí, una conversación y sonrisas, gestos y la magia de la interacción, la amistad y la colaboración.

Valora esta noticia
5
(1 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.