dependencia.info

La residencia Ítaca o cómo comerse texturizados unos huevos fritos con patatas

La residencia Ítaca o cómo comerse texturizados unos huevos fritos con patatas
Ampliar
(Foto: Huevos con patatas texturizados en la residencia Itaca.)
miércoles 25 de julio de 2018, 02:19h
Finalista en los Premios Nutrisenior 2018 por el proyecto 'La Alta Cocina llega a las residencias'.

FontActiv, la marca de nutrición para adultos de Laboratorios Ordesa, e Inforesidencias.com entregaron recientemente los primeros Premios Nutrisenior a las Buenas Prácticas Alimentarias 2018.

Uno de los finalistas fue el proyecto "La alta cocina llega a las residencias" de la residencia Itaca en Arenys de Mar de Barcelona.

¿En qué consiste vuestro proyecto?

El proyecto consiste en la modificación de las texturas de los alimentos por separado, bien frescos o bien elaborados, para poder ofrecer el mismo menú a todas la personas que viven en el centro, tanto si tienen problemas de deglución y/o masticación como si no.

¿Por qué? ¿Cuál es el objetivo?

El diagnóstico de disfagia es cada vez más común en las personas mayores; dicho diagnóstico actualmente conlleva un cambio de calidad importante respecto a la alimentación que deben seguir estos pacientes. Es por eso que nuestro objetivo es normalizar los menús de estas personas que tienen problemas para comer los alimentos en su textura natural. Al elaborar los menús texturizados debemos conseguir mantener la forma, el color, el olor y el gusto del mismo menú sin modificar la textura.

¿Cómo surgió la idea?

La idea surgió después de ver una experiencia de un centro en una jornada de atención centrada en la persona, en la que empezaban a elaborar ensaladas para personas disfágicas. Así, en diciembre de 2016 hicimos 4 horas de formación básica en el centro sobre la texturización de los menús, y a partir de entonces ha sido una formación interna sin descanso.

Desde el centro, la cocinera Anna Roura junto al responsable de gerocultores Leo Martínez convirtieron la cocina en un "laboratorio" donde fueron probando la modificación de las texturas de los menús que elaborábamos en el centro, primero en pequeñas raciones para una vez conseguida la textura correcta, poderlos presentar a los residentes en el comedor.

¿Qué ha sido lo más difícil?

Lo más difícil ha sido la formación de todo el equipo de cocina implicado en la elaboración de los menús, así como la formación del equipo de atención directa responsable de la supervisión y ayuda en la alimentación, principalmente gerocultores, que acostumbrados a ayudar o dar de comer un plato único homogéneo, han pasado a dar dos platos en los cuales en cada uno pueden haber diferentes alimentos diferenciados.

¿Algún ejemplo concreto de lo qué habéis conseguido con este proyecto?

El mayor logro es el aumento de calidad de vida de los residentes. Paralelamente ha habido un aumento de peso en la mayoría de personas que anteriormente comían el menú triturado, una mejora y/o disminución de las úlceras, así como una mayor autonomía a la hora de comer.

Tanto residentes como familiares nos han transmitido su satisfacción por recuperar en las comidas un 1er y un 2º plato más postre (tal y como habían hecho toda su vida) y volviendo a comer alimentos no elaborados como las ensaladas. Como menú estrella en la elaboración de los menús texturizados ha sido sin ninguna duda los huevos fritos con patatas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.