dependencia.info

EL DIRECTOR GENERAL DE SANITAS MAYORES APUESTA POR LA MEDICALIZACIÓN DE LAS RESIDENCIAS

Pedro Sánchez Soro: "La medicina digital nos va a permitir atender a más ciudadanos y en casos excepcionales, como ha sido la pandemia"

Pedro Sánchez Soro es director general de Sanitas Mayores.
Ampliar
Pedro Sánchez Soro es director general de Sanitas Mayores. (Foto: Sanitas)
Por Dependencia.info
miércoles 12 de enero de 2022, 21:34h

Sanitas Mayores es una organización que en plena pandemia ha apostado firmemente por la transparencia al conseguir ser el primer gran grupo en alcanzar el 100% en el indicador de transparencia. Esta empresa vinculada a la compañía de seguros de salud ha compartido en Internet información como cuánto personal trabaja en las residencias, qué contrato firma e, incluso, las actas de inspección.

Hablamos con Pedro Sánchez Soro, director general de Sanitas Mayores sobre cómo ve la situación actual, los retos postpandémicos y el futuro cercano. Lo tiene muy claro: "Para Sanitas este futuro pasa por una mayor medicalización de las residencias". Pero aclara que "las residencias no son hospitales, nadie quiere vivir en un hospital".

También queremos entender qué significa que Sanitas haya vendido algunas de sus residencias y Sánchez Soro explica que en Sanitas Mayores están en constante revisión de la dimensión de la oferta para adaptarla a las necesidades del mercado. Apunta que "estos cambios se han producido para adaptar el negocio a la nueva realidad y continuar ofreciendo a nuestros residentes la mejor calidad asistencial".

Firme defensor de la digitalización, que permite el seguimiento de pacientes de manera mucho más personalizada, el responsable de Sanitas Mayores considera que la inversión en innovación y seguir dando pasos en medicina digital nos va a permitir atender a más ciudadanos.

Si nos hubiesen dicho en marzo de 2020 que en enero de 2022 todavía estaríamos hablando de efectos de la pandemia casi nadie se lo hubiese creído. Durante los últimos 22 meses las residencias se han visto obligadas a trabajar al límite. ¿Volverán las residencias Sanitas Mayores a ser como antes cuando finalmente desaparezcan los efectos de la covid-19?

Sin duda estos meses han supuesto un gran aprendizaje que se trasladará al futuro post-Covid. Para Sanitas este futuro pasa por una mayor medicalización de las residencias. Durante estos meses hemos modificado las formas de trabajar para proporcionar los mejores cuidados asistenciales más allá de los que tradicionalmente se ofrecían en estos centros.

Nosotros ya contábamos con oferta médica estándar con médico general y enfermería, pero este servicio se ha ampliado, gracias en gran parte a la digitalización, por lo que ahora nuestros centros cuentan con médico 24 horas y atención con 15 especialidades médicas a través de videoconsulta, lo que permite limitar y reducir desplazamientos a los hospitales.

Otro de los cambios que hemos implementado es que todos los residentes de Sanitas Mayores, por el hecho de serlo, tienen suscrito un seguro de salud de Sanitas y en 2022 incorporamos la cobertura de un seguro dental de Sanitas sin coste alguno para todos nuestros residentes. Este es el camino por el que seguiremos tras la COVID, manteniendo el mejor cuidado para garantizar la mayor calidad de vida a los mayores.

Además, no hay que olvidar que las residencias son los hogares de las personas que eligen vivir con nosotros. Esto implica que la carga de socialización y trabajo por un envejecimiento activo es fundamental. Las residencias no son hospitales, nadie quiere vivir en un hospital, son centros de reunión y comunidad en los que personas mayores se estimulan gracias al trabajo y la convivencia tanto con nuestro personal como con los otros residentes. No debemos perder nunca el foco de esa parte sociosanitaria profesionalizada que marca la diferencia.

Las residencias de Sanitas ya ponen el foco en la importancia de la medicalización, socialización y envejecimiento activo, y profesionalización, aspectos que continuarán tras la COVID-19.

Sanitas tiene una perspectiva privilegiada dentro del sector de las residencias que le da el formar parte de un grupo internacional, Bupa, con presencia en varios continentes. Desde esa posición, ¿podemos sacar algún aprendizaje global sobre lo que ha supuesto la covid-19 o la realidad de cada país es tan diferente que el aprendizaje es básicamente local?

La realidad de cada país es diferente y la gestión se ha realizado de manera independiente, pero siempre siguiendo las pautas establecidas por las autoridades en cada zona. Lo que sí podemos afirmar es que, al formar parte de un grupo sanitario tan amplio con experiencia en tantas áreas, hemos contado con las herramientas y profesionales necesarios para hacer frente a esta crisis, lo que nos hace salir reforzados y mejorados en el servicio que ofrecemos.

A pesar de ello, no podemos bajar la guardia, debemos continuar trabajando como un equipo para lograr mejoras asistenciales, así como en materia de investigación y empleo de la digitalización, que es, quizá el mayor aprendizaje extraído. Y es que la videoconsulta ha sido la auténtica protagonista en estos dos años, al demostrar todo su potencial.

Consulta aquí residencias de toda España

Tanto es así que nuestros residentes tienen acceso a un médico a través de videoconsulta para urgencias, disponible 24 horas los 365 días del año, y para consulta o segunda opinión con 15 especialidades médicas de los siguientes servicios: geriatría, dermatología, neurología, reumatología, psicología, psiquiatría, cardiología, traumatología, medicina interna, otorrinolaringología, urología, alergología e inmunología, oftalmología y digestivo.

La videoconsulta permite reducir el desplazamiento de los mayores a los centros hospitalarios a los casos que sea imprescindible y recibir una consulta de especialistas que complementen el trabajo asistencial de los equipos propios de las residencias sin necesidad de desplazarse fuera del centro.

Además, hemos incluido la posibilidad de que un familiar que se encuentra fuera de la residencia se una a esa consulta médica, realizando una “videollamada a tres” un paso más en la transparencia que ofrecemos a las familias. De este modo, los familiares pueden conocer de primera mano cuál es el estado de salud del residente y conocer las pautas de cuidados recomendadas.

Bupa es un gran grupo de salud, y conocer lo que se ha vivido en cada país, compartir experiencias y buenas prácticas nos permite ofrecer un servicio de alta calidad a todos los residentes que viven con nosotros.

Algo que ha quedado demostrado es que, con o sin pandemia, las residencias de mayores son imprescindibles para un porcentaje de personas mayores dependientes. El sector geroasistencial continúa creciendo y se han continuado produciendo operaciones empresariales. Entre ellas, la venta de algunas residencias de Sanitas. ¿Cómo debe interpretarse que un grupo consolidado venda residencias?

En Sanitas Mayores estamos en constante revisión de la dimensión de nuestra oferta para adaptarla a las necesidades del mercado y de nuestra organización. Estos cambios se han producido para adaptar el negocio a la nueva realidad, para permitirnos ser sostenibles y continuar ofreciendo a nuestros residentes la mejor calidad asistencial.

Sanitas continúa apostando por el sector residencial para dar servicio a las necesidades de muchas personas y sus familias, con un alto nivel de dependencia, que necesitan de cuidados profesionales y de calidad. Mantenemos proyectos en desarrollo que no se han incorporado a esta operación y seguimos en la búsqueda activa y análisis de nuevos proyectos que encajen con nuestra visión del cuidado de las personas mayores. Este plan es una muestra del compromiso de la compañía con el sector, en el que va a continuar operando de forma sostenible y adaptando la oferta, que incluye tanto residencias como centros de día y cuidados profesionales domiciliarios, a las nuevas necesidades y requerimientos de la sociedad.

La red de Sanitas Mayores en la actualidad consta de 43 residencias, todos sus centros de día, además de una oferta de cuidados domiciliarios profesionales. El sector residencial es fundamental para dar servicio a las personas mayores, con unos estadios de dependencia altos o muy altos. Sanitas apuesta por que estos cuidados sean profesionalizados y centrados en la persona.

Dentro de ese plan, Sanitas trabaja por incrementar aún más la medicalización de sus centros, así como el desarrollo de tratamientos y terapias innovadoras, centrados en la persona, que permitan una mejor salud y calidad de vida a las personas que viven en nuestros centros.

¿Qué papel van a tener los servicios en el domicilio en la estrategia de Sanitas en los próximos años?

Sanitas cuenta con un servicio de atención a domicilio llamado 'En casa contigo' que se creó con el objetivo de facilitar que los mayores puedan continuar en su hogar el mayor tiempo posible, y este es uno de los pilares fundamentales sobre los que continuaremos nuestra estrategia, que vamos actualizando y mejorando cada año.

La atención a domicilio, especialmente durante los meses de pandemia, ha demostrado ser una aliada perfecta a la hora de dar servicio y continuar prestando la mejor atención a todos nuestros residentes, especialmente gracias al empleo de la digitalización, que permite este seguimiento de manera mucho más personalizada. De hecho, En Casa Contigo se apoya precisamente en la digitalización en dos ámbitos.

Por un lado, recoge en una misma aplicación toda la información del mayor a la que tiene acceso la familia, por lo que cuentan con consejo experto permanente 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año, gracias al cual, profesionales de Sanitas Mayores valoran las necesidades de cuidados y resuelven cualquier duda acerca de cómo ofrecer la mejor atención para ellos.

Y, por otro, este sistema permite que el equipo de profesionales de las residencias pueda hacer un diagnóstico, recomendar un plan de cuidados y necesidades y utilizar las herramientas digitales para el seguimiento del plan: monitorizar las constantes vitales, proponer y recordar las tareas a realizar en cuanto a tratamientos o medicación, dietas, pautas de ejercicio y recuperación, etc., así como supervisar el estado del mayor desde el propio hogar. Además, la cobertura aseguradora que estamos integrando en el servicio facilita la asistencia de consultas con médicos especialistas o asistencia hospitalaria cuando es necesario.

Toda esta actividad se completa con un servicio que aplicamos a lo largo de 2021 y que ha sido todo un éxito, ya que ofrecemos también asesoramiento a las familias a la hora de elegir al cuidador en función de las necesidades de cada persona. Los profesionales de Sanitas Mayores proporcionan una guía de tareas que este cuidador ha de realizar con el mayor para el mantenimiento de una óptima calidad de vida y de una salud física, emocional y mental, además de realizar un seguimiento detallado de la evolución del usuario del servicio para proponer acciones en función de la información que se registra en la aplicación por parte del cuidador.

Desde los poderes públicos se habla mucho de crear un nuevo modelo de atención a mayores generando nuevas normativas y criterios de acreditación. ¿Algún consejo para quiénes diseñan esos nuevos requisitos?

Las ventajas que las herramientas digitales suponen para la gestión de la salud es una de las grandes lecciones que nos ha dejado la situación generada por la COVID-19, y que nos permite mirar al futuro con optimismo. Contamos con grandísimos profesionales a los que hay que dotar de recursos suficientes y hemos de hacerlo de forma conjunta. Para esto, la inversión en innovación y seguir dando pasos en medicina digital nos va a permitir atender a más ciudadanos y en casos excepcionales, como ha sido la pandemia, poder continuar cuidando de su salud a pesar de las limitaciones de movimiento.

Por esto es fundamental que todos los sistemas de salud y sociales trabajen de forma conjunta para robustecer los servicios que ofrecemos a los ciudadanos. La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar dos ejes que se han demostrado muy importantes, la coordinación socio-sanitaria y la colaboración público-privada en nuestro país como mecanismos para hacer frente a los inmensos retos que nos deja la pandemia. Y en ambossentidos, el papel de la digitalización es clave.

Y enfocado al sector residencial también se debe apostar por una mayor digitalización. No debemos olvidar que no sólo del COVID-19 enferma el ser humano y que hay una gran cantidad de cuidados que las personas mayores precisan en su día a día, tanto a favor de su bienestar físico, como a favor de su bienestar emocional. En este punto cabe destacar que el aumento de la esperanza de vida, sobre todo en Europa, está a punto de convertirse en una de las transformaciones sociales más significativas del siglo XXI, con consecuencias para casi todos los sectores de la sociedad, según la ONU.

El hecho de que el número de octogenarios entre la población sea cada vez mayor nos debe impulsar, a los que trabajamos en el ámbito asistencial, a reforzar más aún nuestros cuidados y atención a estas personas, y debemos apostar por la digitalización desde todos los actores del sector sanitario.

Permitir que los mayores vivan en sus domicilios mientras tengan capacidades para ello, aportándoles soluciones digitales que permitan predecir cuando el mayor va a necesitar una ayuda mayor, para esto, el nuevo asistente digital con el que contamos en Sanitas Mayores es de gran ayuda, debemos confiar en las herramientas digitales y trasladar la importancia de las mismas a un sector de la población que se ha educado sin todos estos componentes digitales.

Para terminar, queremos poner a prueba los poderes adivinatorios de Pedro Sanchez Soro. ¿Cómo ve el sector de atención a mayores en España de aquí a cinco años?

Estos últimos meses han supuesto el inicio de un proceso transformador muy grande dentro del sector. Hemos hecho frente a una crisis sin precedentes, y no debemos salir sin lecciones aprendidas. Para nosotros, el sector residencial del futuro ha de apostar al 100% por la profesionalización de los servicios. Todas las personas que trabajan cuidando de mayores con un alto nivel de dependencia han de estar formadas en la materia, por lo que la formación dentro de los propios centros y compañías deberá ser uno de los puntos de atención.

Este sistema, además, deberá extrapolarse también a los servicios domiciliarios, de ahí nuestra preocupación por continuar mejorando y ampliando las opciones que ofrece En Casa Contigo.

Pero lo más importante será lograr un sector que consiga, por fin, unir carga asistencial con carga social. Es decir, para nosotros las residencias son los hogares de las personas que ahí residen, por lo que debemos ser capaces de ofrecerles las máximas garantías tanto en el cuidado y prevención de patologías, como en su ámbito más social. El envejecimiento activo no debe ser solo un concepto innovador, sino una práctica real que suponga lugares de reunión, actividades en comunidad o iniciativas que motiven y mantengan activos a los mayores.

Además, la aplicación de la digitalización irá en aumento. Prueba de ello es el uso que ya le estamos dando a la inteligencia artificial gracias a la cual estamos testando un asistente virtual que ayuda a las personas mayores a cuidar de su salud desde casa, y mejora el seguimiento de sus patologías. Se trata de un cuidador virtual por voz que habla con los pacientes y monitoriza su estado de salud a través de llamadas de teléfono, y envían la información a los especialistas para actuar a tiempo en cuanto se produzca cualquier cambio en la patología de la persona.

Valora esta noticia
5
(3 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios