dependencia.info
Concentración en el sector de las residencias

Concentración en el sector de las residencias

jueves 10 de noviembre de 2016, 00:37h

Hace algo más de quince años, cuando pusimos en marcha el portal Inforesidencias.com viajé por España visitando empresas de diferente tipo que tenían en común su “espíritu de liderazgo” y que estaban convencidas de que acabarían siendo las cabezas de león de un sector, el de atención a personas mayores en residencias, que vivía un claro momento de expansión.

En varias oficinas vi grandes paneles con un mapa de España en la que chinchetas o banderitas de colores marcaban los centros construidos, en construcción, en fase de proyecto y algunos incluso en fase previa a ello.

Eran tiempos en los que organizábamos seminarios para inversores y promotores del sector a los que vinieron muchas personas, algunas de las cuales han llegado a ser líderes de grandes empresas.

Desde entonces, la parte “granempresarial” del sector de las residencias ha vivido una época de auge seguida de otra de consolidación y ahora, una más de concentración.

Parece que Pai, o Maisons de Famille con sus recientes adquisiciones han dado un paso más en ese proceso. De hecho casi todos los grupos han tenido experiencias de fagocitación y asimilación de otros. Sanitas Residencial, antes Gers, adquirió Euroresidencias; SAR a Quavitae y tiempo después a Novaire; Amma a Gerogestión; Orpea, tras entrar en España comprando Care, ha adquirido a Sanyres. La belga Armonea ha adquirido La Saleta; y Geriatros también ha tenido su fase expansiva antes de fusionarse como GeriAvi con SARquavitae. Seguro que me dejo en el tintero muchas más operaciones que han ocurrido en los últimos años.

Lo que parece que está cambiando ahora, sobre todo con la entrada de Maisons de Famille, es que un gran grupo tendrá como propietario a una empresa cuyo core bussiness es la atención a personas dependientes, algo que sucedía sólo con Orpea.

Hasta ahora, nuestro sector ha tenido y mantiene una fuerte presencia del mundo asegurador. Sanitas Mayores, Caser Residencial o Ballesol (con Santa Lucía como mayor accionista) son claros exponentes. Habíamos tenido una época con participación importante de constructoras y cajas de ahorro, y más recientemente de fondos de inversión.

En principio, parece que cuando una empresa adquiere otra relacionada con su actividad principal, el movimiento se hace con una intención de largo plazo. En cambio, cuando lo hace un fondo de inversión, la operación tiene un plazo previsto y una fecha de salida (si todo sale bien, tras haber mejorado las expectativas de futuro de la empresa).

Casi todas las residencias de más de ochenta plazas con las que hablo desde hace meses, y con más intensidad los pequeños grupos, me dicen que han recibido ofertas de compra por parte de alguien español o extranjero.

Esta realidad hace pensar que hay expertos que ven la posibilidad de incrementar la eficiencia de las residencias existentes y que, para los que están establecidos, la forma más inteligente de crecer, en vez de “poner ladrillos” es comprar algo que ya esté en funcionamiento.

Lo cierto es que los números hablan por sí mismos. La población de personas de más de 65 años va a subir durante los próximos años del 18% al casi 30%. Si consideramos que aproximadamente el 5% de estos mayores van a necesitar en algún momento de su vida una residencia y que parte de las plazas actuales van a necesitar ser sustituidas por otras más adaptadas al elevado nivel de dependencia de los futuros residentes, sólo cabe pensar que vamos a necesitar muchas más plazas de residencias.

No hace falta ser un genio para hacer ese cálculo, pero sí hace falta tener un premio Nobel en economía para saber cómo vamos a poder pagarlo.

Atender a una persona dependiente con atención profesionalizada 24 horas al día, en un edificio adaptado y con un equipo interdisciplinar de profesionales muy difícilmente puede hacerse por menos de 65 Euros al día (precio medio de una plaza privada en una residencia en España). Y, sin embargo, casi todas las comunidades autónomas conciertan a precios inferiores.

A medida que envejezcan los hijos del baby boom, que han cotizado más que sus padres y esperan (o esperamos) recibir una pensión acorde con nuestra aportación, irán surgiendo tensiones importantes que nacerán de la Seguridad Social y se irán extendiendo a “lo social”.

Ahora que parece que el sector, por la parte de grandes empresas, tiende a la concentración, empezaremos a ver si ésta permite obtener economías de escala y ajustes de costes (algo que requiere mucha imaginación en una actividad en la que más del 60% del coste corresponde a personal) o si las fusiones produce el nacimiento de grandes generadores de conocimiento e innovación que inventen nuevos servicios u oportunidades.

Pronto sabremos si el apetito de los grandes se ha saciado o si aún veremos más concentración, y también veremos cual es la relación de las administraciones con los “nuevos grandes”.

De estos y otros temas hablaremos el próximo 15 de Diciembre en la Jornada que hemos organizado en Madrid con el título “El sector de atención a mayores en la encrucijada

Al final nos acostumbraremos a la situación, hasta que salte la nueva noticia. Y mientras tanto quizás tengamos que empezar a estudiar francés.
Valora esta noticia
0
(0 votos)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Dependencia.Info

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.