dependencia.info
Ancianos cleptómanos y empleados felices (I)

Ancianos cleptómanos y empleados felices (I)

martes 28 de noviembre de 2017, 17:52h
Ancianos cleptómanos y empleados felices (I)
Ampliar

Una de las cosas con las que más disfruto son los “viajes geroasistenciales”, o sea, esos en los que un grupo de empresarios y profesionales de residencias españolas visitan otro país con la finalidad de conocer cómo funciona allí la atención a personas mayores.

Entre los que hemos organizado en Inforesidencias.com y a los que he asistido, son ya más de una veintena. Los destinos, principalmente Escandinavia (Suecia, Noruega y Finlandia), pero también Alemania, Austria, Francia, Holanda, Suiza o el Reino Unido. Aunque a algunos les pueda parecer que puede aprenderse poco de realidades tan dispersas, lo cierto es que siempre hay empresarios y profesionales dispuestos a apuntarse y que más de una residencia española lleva a cabo actividades y tiene espacios inspirados en lo que vieron durante los viajes.

Ahora mismo estoy escribiendo desde Dinamarca tras un día muy interesante en el que hemos visitado la residencia Dronning Anne Marie Centret. Un ejemplo típico de residencia escandinava dividida en unidades de convivencia de 17 y 18 plazas (sorprendentemente, si se construyese en Castilla y León incumpliría la normativa, ya que allí se prevén unidades de 16 como máximo), en el que conviven personas mayores y algunas más jóvenes, incluso de menos de 30 años, con necesidades de atención (algo que incumpliría casi todas normativas autonómicas españolas que no prevén residencias para dependientes de edades diversas).

Durante la explicación que nos hacen sobre la residencia llama la atención el cuidado que han tenido con los “aspectos sensoriales” a la hora de diseñar el centro. Nos explican que han cuidado mucho la iluminación, los sonidos que se escuchan y los olores que se notan por el centro. Efectivamente, casi todo transmite una sensación cálida y acogedora, a pesar del frío exterior.

Pero el detalle que me resulta más llamativo tiene más que ver con la atención a personas con alzheimer y otras demencias que con el diseño. La residencia está en un barrio residencial y la entidad que la gestiona, OK Fonden, quiere potenciar que sus usuarios con demencias, un 80%, puedan tener una vida lo más normal posible. Eso implica que se limiten al mínimo las salidas. Pero, “¿no se pierden?”, nos preguntamos. La respuesta es que desde la residencia han hablado con todos los vecinos de la zona y les han invitado a conocer el centro; a los familiares de una guardería cercana les permiten usar periódicamente una parte de la residencia y quedarse a comer si lo necesitan; a los empleados de comercios cercanos les han dado una pequeña formación.

La idea es que todo el entorno sea consciente de que hay unas personas que viven en la residencia, que sufren demencia y que en algún momento pueden deambular por el barrio y necesitar ayuda. O sea, que los vecinos saben qué hacer; a veces, si les ven desorientados o vestidos de forma inadecuada, por el frío, por ejemplo, lo adecuado será aproximarse a la persona e invitarla a volver al centro. Otras, sencillamente, saludar o llamar por teléfono a la residencia. Cuenta con dispositivos GPS de apoyo, pero éstos funcionan mucho mejor cuando existe ese apoyo del barrio.

La implicación de los comercios locales llega a ser tal que, si ven a una persona de la residencia “robando” en su tienda, en vez de enfrentarse a ella y pedir que pague o devuelva el género, sencillamente apuntan lo que ha cogido y llaman al centro, que se hace cargo de la factura.

Quizás en nuestro país también hay iniciativas parecidas. Yo no las conozco y, si existen, me encantaría poder difundirlas.

Hasta aquí la primera parte de esta tribuna que, me ha salido tan larga que he decidido partir en dos. La semana que viene sigue con otra cosa muy bonita que he visto durante el viaje a Dinamarca y que tiene que ver con la felicidad de los empelados que trabajan atendiendo a personas mayores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Ancianos cleptómanos y empleados felices (I)

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    237 | Juan Ignacio Mañas Martin - 13/12/2017 @ 01:02:19 (GMT)
    Hola Josep En nuestro país cualquier cosa que se salga de la normativa no puede ser, les descolocas, parece que incluso, es una agresión casi física al funcionario o al inspector de turno. Sino figura en la normativa no puede existir. Somos un país de ventanillas, con ventanilleros sin imaginación, ni interés, desgraciadamente. Un caso que me ocurrió, Comunidad de Madrid. Sra con cardiopatía grave y discapacidad motora, con un hijo con síndrome de down de 45 años, no podía el hijo residir junto a su madre, no lo permitía la normativa, hubo que pedir favores y permisos , comunicar mensualmente la situación, en fin que te cuento... España y sus funcionarios, hay que inventar unas normas para justificar el puesto.
    233 | Oscar - 30/11/2017 @ 21:33:13 (GMT)
    Creo que podemos vivir 1000 años y no veremos eso en España, no por la gente sino por las administraciones. En fin, luego nos consideramos un país avanzado y claramente somos de pandereta.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.