Edición testing
12 de diciembre de 2019, 10:45:26
Actualidad


Pilar Rodríguez: “El principio de autonomía está muy presente en la decisión de autoorganizarse en un cohousing”

Por Javier Cámara

Asturias reconoce este modelo de alojamiento y convivencia como centro de servicios sociales.


El cohousing, muchas veces llamado ‘cohousing senior’ para diferenciar el que se refiere al modelo de convivencia en comunidad entre personas mayores, ha sido reconocido por el Gobierno del Principado de Asturias como centro de servicios sociales.

Quien más quien menos ha oído hablar de este modo de vida que surgió hace ya algunos años en distintos países europeos y que propicia el apoyo mutuo entre las personas que deciden vivir según este modelo.

Pero, ¿qué trascendencia tiene realmente que se haya reconocido el cohousing como centro de servicios sociales?

La gerontóloga y experta en servicios sociales, Pilar Rodríguez, ha explicado a Dependencia.info que se trata de “una noticia excelente” porque “viene a cubrir una laguna que hay en toda España y es que no esté regulado un modelo de alojamiento que está suscitando mucho interés entre las personas mayores y las organizaciones”. Esto es así principalmente porque “consideran que es una modalidad en el que las personas deciden por sí mismas”.

Rodríguez, que es además la presidenta y fundadora de la Fundación Pilares, entiende que “el principio de autonomía, que tanto defendemos, está muy presente en esta decisión de muchas personas mayores de autoorganizarse en un cohousing para determinar en qué lugar y de qué modo van a participar y van a convivir un grupo de personas”.

Insiste en que es una muy buena noticia porque si no se está “trabajando en un limbo”: “Muchas veces, las organizaciones quieren desarrollar un cohousing, acuden a las administraciones y éstas se encogen de hombros porque no lo tienen pensado, no lo tienen regulado. El hecho de que el Principado de Asturias haya decidido hacerlo y, además, incluirlo dentro de los recursos sociales es una excelente noticia”.

Esta administración consideran que este alojamiento no son meras “viviendas” si incluyen entre sus objetivos el apoyo ante situaciones de dificultad y la promoción de una vida social activa y colaborativa.

Principio de autonomía

El Gobierno del Principado de Asturias es la primera y, de momento, única administración que lo ha regulado. “Ojalá haya un efecto contagio y las demás administraciones también se pongan a regularlo. Esta noticia potencia que así sea”, destaca Pilar Rodríguez, que añade: “El cohousing es un buen modelo, sobre todo, como decía antes, por la autonomía de las personas porque son ellas mismas las que toman las decisiones y, además, a lo largo de todo el proceso”.

Aclara que la persona decide en todo momento “desde crear el sistema de alojamiento, cómo va a ser, el lugar en el que hacerlo, la búsqueda del solar...”. Por eso, señala que “el hecho de que la administración colabore va a facilitar mucho las cosas”.

Esta exdirectora del IMSERSO cree que “es necesario que se abra el foco en lo que se refiere a las viviendas de las personas mayores” porque “no vale que solo exista la posibilidad de la propia vivienda o la residencia, tiene que haber muchas otras alternativas”.

Pilar Rodríguez nos recuerda que “el cohousing sin duda es una de ellas, pero hay muchas otras, como las viviendas compartidas” y explica, como ejemplo, el modelo ‘Hogar y café’, que consiste en “una vivienda compartida por personas mayores que no quieren vivir con personas más jóvenes, con el objetivo principal de paliar la soledad, pero que, a su vez, conlleva beneficios económicos, como el ahorro en los gastos de agua, luz...”.

“Lo ideal sería que las administraciones y los proveedores de servicios fueran desarrollando proyectos y programa de alojamiento y que diversifiquen”, subraya Rodríguez, que concluye: “La idea es abrir las posibilidades”.

Consulta aquí residencias de Asturias

Dependencia.Info.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  dependencia.info