Edición testing
21 de abril de 2019, 13:09:45
Opinión


Las “ideicas” de la semana llegan de Valencia y Vitoria

Por Josep de Martí


Mi abuela materna era una aragonesa de pro con quien pasé casi todos los veranos de mi infancia. Murió hace veintitrés años, pero la sigo teniendo muy presente. A pesar de haber nacido a principios del siglo pasado, estudió una carrera universitaria y a los veinte años aprendió a conducir. En mi memoria existen dos versiones de mi abuela. La sofisticada, que sabía hablar francés correctamente y me hacía estudiar por las mañanas, y la más mundana, que tras una embolia y ante la expectativa de tener que ingresar nos dijo: “No me llevéis al hospital, que allí, agujero que tienes, tubo que te meten”.

Esta semana dos cosas me han traído su recuerdo y el de cómo, cuando decía algo que le parecía una tontería, me contestaba que eso eran “ideicas”.

La “ideica” viene a ser una “idea pequeña”, una especie de “protoidea” que, todavía no muy formada, sale por tu boca saltándose los filtros del sentido común y la oportunidad. Creo que todos las expelemos periódicamente, pero cuando quien las genera es una administración pública los efectos son bastante más palpables.

Esta semana hemos sabido que la Diputación Foral de Álava, a la hora de valorar proyectos en una licitación, tendrá en cuenta que quiénes los presenten hayan recibido una acreditación como “Libre de contenciones”. Hasta allí todo perfecto. La “ideica”, a mi entender, aparece cuando la misma Diputación Foral decide que no todas las acreditaciones son iguales y que, si quien la ha emitido es CEOMA vale 10 puntos, pero sólo 5 si se trata de la norma Libera Care.

Qué raro que cuando tantas residencias apuestan por trabajar reduciendo y llegando a eliminar las sujeciones una administración decida, por su cuenta, determinar qué método de acreditación es mejor.

Se nota que no está muy pensado. Por un lado dice “Acreditación por CEOMA” (o sea que habla de “quién” emite la acreditación) y por otro “Acreditación por la norma Libera Care” (o sea que no menciona a “quién” la emite, la Fundación Cuidados Dignos, sino a una norma concreta, olvidando que la misma Fundación, durante años ha trabajado con una norma con otro nombre, Libera Ger). O sea, que quien lo haya escrito no le ha dedicado mucho tiempo.

También es una “ideica” porque, a pesar de lo que puedan pensar personas cualificadas, no existe evidencia científica que pueda demostrar que una certificación es dos veces mejor que la otra, por lo que la administración no debería haberse metido sin motivarlo adecuadamente.

Lo más pernicioso es que la “ideica” puede generar una apariencia de conflicto inexistente entre dos organizaciones que han hecho y están haciendo mucho a favor de la mejora de la atención de los mayores mediante el fomento del trabajo sin sujeciones. Los doctores Ana Urrutia y Antonio Burgueño y las organizaciones que representan son verdaderos pioneros y lo llevan siendo desde hace años. Ahora no es difícil defender un cuidado sin contenciones. Cuando ellos empezaron a defenderlo sí lo era y lo hicieron.

El gran triunfo del movimiento “sin sujeciones” ha sido enfrentar una práctica que era habitual con la evidencia científica. Tú crees que haces lo correcto utilizando ese cinturón, déjame que te presente todos estos artículos, estudios y evidencias que te harán ver que el mal que puedes estar produciendo es superior al riesgo que pretendes evitar.

Si la Diputación Foral quiere priorizar una acreditación sobre la otra debería hacerlo utilizando, por lo menos, el mismo rigor que los doctores Urrutia y Burgueño llevan ejerciendo en la defensa de su noble causa desde hace más de diez años. Hacer algo que pueda dar la sensación de que existe una competición en la que uno es mejor que otro sin base científica es, sencillamente, un flaco favor a la causa.

En el mundo de las “ideicas”, Álava no ha estado sola esta semana. También desde la Comunidad Valenciana han tenido la suya. Podéis saber de qué va en este enlace. Yo la comentaré la semana que viene.

Antes de publicar esta tribuna se la he enviado a los doctores Ana Urrutia y Antonio Burgueño por si querían que incluyese su opinión. Ana Urrutia me ha enviado ésta. Si Antonio Burgueño me envía la suya también la pondré. Gracias a ambos.
Ana Urrutia, presidenta de la Fundación Cuidados Dignos
No deseo polemizar respecto de este tema y tampoco quiero perjudicar a la Diputación Foral de Araba respecto de sus tiempos y sus necesidades de homologación de centros. Más bien al contrario le agradezco enormemente que valorice de una manera tan franca el cuidado sin sujeciones; llevo años pidiendo la implicación de la administración pública y quiero agradecerle a la Diputación que lo haya hecho. Pero lo ocurrido es irregular y arbitrario puesto que no existe fundamento científico ni metodológico que justifique la diferente baremación que se le da a las dos metodologías de retirada de sujeciones que se puntúan en el acuerdo marco; en realidad no existe fundamento para poder puntuar ninguna de las cuatro metodologías a las que los centros españoles pueden optar hoy en día para la retirada de sus sujeciones, como son Libera-Care de la Fundación Cuidados Dignos, No Sujetes de Dignitas Vitae, Cuidados de Demencias Sin Sujeciones de Fundación María Wolff – Ceafa o Desatar de Ceoma.

Lo ocurrido además perjudica enormemente al objetivo social de lograr convertir a España en un país libre de sujeciones, objetivo al que las cuatro entidades estamos contribuyendo ya desde hace muchos años. Pienso que la diversidad siempre es enriquecedora, lo que hace que el hecho de que existan diferentes metodologías para la retirada de las sujeciones y su certificación sea bueno, porque permite a los centros poder elegir entre las diferentes opciones valorando cuál de ellas se adapta mejor a su idiosincrasia y problemática particular.

Por esta razón me he puesto en contacto con la Diputación con el ánimo de subsanar lo ocurrido, y esperando que no sea necesario recurrir a medidas legales no deseadas, con la intención de proteger que los centros certificados como Libera-Care y los que quieran optar a hacerlo, así como los centros acreditados por el resto de entidades, sean justa y equilibradamente valorados en su esfuerzo y en la acreditación obtenida. Pienso que de esta manera se protegerá el proyecto social global de retirada de sujeciones al que todas las entidades estamos contribuyendo a lo a lo largo de todo el país.

Dependencia.Info.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  dependencia.info