Edición testing
16 de octubre de 2019, 15:06:53
El rincón del director

EL RINCÓN DEL DIRECTOR


Economía de guerra. Residencias sin enfermeras


Opina sobre este caso práctico en la gestión de residencias y envíanos lo que harías tú.


En la residencia Las Marismas, de la que por cierto eres director/a, estáis viviendo un momento crítico. Aplicando la normativa autonómica y los requisitos de acreditación obligados para atender a usuarios financiados por la administración necesitáis a cuatro enfermeras/os a jornada completa.

Durante unos años habéis funcionado con cinco, dos de las cuales hacían jornada reducida por lo que, la suma de tiempos superaba la exigencia normativa. Desde hace unos dos años la cosa ha ido deteriorándose. Todo empezó cuando se jubiló una y fue dificilísimo encontrar una sustituta. Buscasteis en la bolsa de trabajo de Inforesidencias.com, en los servicios públicos de empleo y en otras páginas web especializadas. Pusisteis un anuncio en el Colegio de Enfermería y en una facultad cercana. Hablasteis con alguien del colegio y os dijeron que cada año se jubilan más enfermera que las que salen de las facultades y, encima, algunas se van al extranjero. También os dijeron que las residencias pagáis muy poco por lo que los profesionales aspiran a poder trabajar en un hospital o en la sanidad ganando más y con un convenio más favorable.

Finalmente encontrasteis a la profesional, pero a los pocos meses, otra enfermera se fue a trabajar a un hospital. Desde entonces habéis tenido un baile. La residencia Las Marismas está relativamente cerca de dos hospitales públicos, uno de reciente construcción y eso genera una fuerza de atracción enorme.

Actualmente pagáis a las enfermeras algo más de lo que marca el convenio, pero aún así os cuesta competir con la sanidad. Además, los precios de concierto y el precio privado que puede cobrar la residencia a los residentes os marcan bastante lo que podéis pagar al personal.

Este verano la cosa ha sido tensa. Durante las vacaciones habéis pasado dos semanas en las que no estabais cubriendo la dotación mínima de enfermería que os exige la norma. Habéis leído en la prensa que a algunas residencias públicas les está pasando lo mismo y eso os hace pensar que, si viene la inspección, ésta será benévola. Pero aún así, la preocupación principal no es tanto por la inspección sino por el funcionamiento. Este verano habéis vivido en una especie de economía de guerra. Las funciones de enfermería son fundamentales y, aunque esas dos semanas las otras profesionales han permitido que todo se haga, la situación la próxima vez puede no ser tan fácil de resolver.

Si la situación es transitoria habrá que intentar superarla como sea, pero si se consolida, ¿qué podrá hacer la residencia?

Has decidido reunir a las enfermeras y has invitado también a algún otro profesional del centro para plantearles la pregunta. Durante la conversación han surgido varias propuestas:

¿Podría encargarse alguien de fuera de la preparación de la medicación que nos lleva mucho tiempo?

¿Podría contratarse un servicio de enfermería externo para llevar a cabo alguna de las funciones que llevan a cabo las enfermeras?

¿Podríamos formar a algunas gerocultoras para que puedan llevar a cabo alguna función bajo la supervisión de la enfermera, tal como ahora se hace con la administración de insulina y heparina?

Ninguna ha conseguido el consenso, e incluso la última ha recibido una gran resistencia.

“Lo que tenemos que conseguir es tener las enfermeras que necesitamos, sea como sea”, plantea un asistente.

Viendo que esa opción se nos escapa de las manos, ampliamos la pregunta: Cuando la población mayor pase del 18% actual al 25% dentro de unos años y aumente el número de mayores que viven en residencias, ¿cómo haremos funcionar esas residencias si en el mercado de trabajo hay menos enfermeras y éstas prefieren trabajar en la sanidad?

Por favor, plantea una respuesta.

Autor del caso: Josep de Martí

Jurista y Gerontólogo

Profesor del Máster de Gerontología Social y del Postgrado en dirección de centros de la UB y UAB.

Perfil de Linkedin

Dependencia.Info.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  dependencia.info